Recientes críticas a la Argentina del Banco Mundial

Recientes críticas a la Argentina del Banco Mundial

o.- El Banco Mundial publicó el jueves 13 de junio de 2024 un informe en el que criticó la elevada “pro ciclicidad fiscal” de la Argentina y la alta incertidumbre de las políticas económicas. El organismo señaló esa situación lleva a gastar de más y reducir los impuestos en los momentos de mayor crecimiento económico. Asimismo, habló sobre las razones que “explican el deterioro económico argentino” y considera que “La riqueza cambiante de las naciones del Banco Mundial (2021)” revela que en el sistema de cuentas nacionales argentinas no figura el valor de servicios ecosistémicos de las superficies protegidas de la jurisdicción nacional, que representan casi u$s 24 mil millones anuales (específicamente unos u$s 23.933.300.386).
Por su parte, el Gobierno nacional, respondió a las afirmaciones a través de su representante en Ginebra.
El Gobierno rechazó las críticas de un alto funcionario de la ONU
o.- (Natasha Niebieskikwiat) Fue en respuesta a los dichos de Volker Türk. Dijo que le dedica más tiempo a la Argentina que a las dictaduras como Venezuela y Nicaragua.
A través de su representante en Ginebra, el Gobierno rechazó duramente las críticas del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Volker Türk, a la situación social en Argentina bajo la administración de Javier Milei: al recorte de gastos en organismos públicos, a su política anti género y anti Agenda 2030.
“Los derechos de todos los argentinos están absolutamente garantizados” en la Argentina le retrucó este jueves el embajador ante organismos internacionales, Carlos Foradori al Alto Comisionado Türk. “No se preocupe tanto por la Argentina. Hasta ahora nos arreglamos solos. Y cuando necesitemos de su ayuda, seremos los primeros en requerir su auxilio. Por ahora nos acostumbramos a vivir con independencia, en paz y en libertad”, le dijo luego de quejarse de que el funcionario internacional dedicaba “más tiempo” a criticar a la Argentina que a dictaduras como Venezuela y Nicaragua o a dramas como el de la guerra en Ucrania y Yemen.
Türk, un austriaco que paradójicamente no era el candidato a ese puesto del gobierno Alberto Fernández, es hoy un fuerte critico de las políticas de Milei, al punto de que en Buenos Aires están convencidos de que el kirchnerismo, que tienen inmensa llegada a los organismos de derechos humanos incon ternacionales, “lo nutre con sus denuncias contra el gobierno de la Libertad Avanza”.
El martes, en su alocución sorprendió a la delegación argentina un fuerte discurso “En Argentina, las medidas propuestas y adoptadas recientemente corren el riesgo de socavar la protección de los derechos humanos. Estos incluyen recortes en el gasto público que afectan particularmente a los más marginados, el cierre anunciado de las instituciones estatales dedicadas a los derechos de las mujeres y el acceso a la justicia, y una instrucción del Ministerio de Relaciones Exteriores de suspender la participación en todos los eventos en el extranjero relacionados con la Agenda 2030”, dijo y luego también arremetió: “Insto a las autoridades a que coloquen los derechos humanos en el centro de su formulación de políticas, para construir una sociedad más cohesiva e inclusiva. Esto también significa el pleno respeto del derecho a la reunión pacífica y a la libertad de expresión”.
Este jueves le llegó el turno a Foradori que empezó reprochándole el especial interés por la Argentina. Lo hizo con ironías. “Parece que de acuerdo al informe, el alto comisionado ha perdido el sueño por la situación de los derechos humanos en la Argentina”. Y luego le recordó que los derechos humanos eran “política de Estado” aquí y que “todos los tratados internacionales de derechos humanos tienen jerarquía constitucional” en el país.
“El cierre del misterio de la mujer criticado es por una reducción del Estado luego del descalabro económico del anterior gobierno. A pesar de ello, los derechos de todos los argentinos están absolutamente garantizados” , dijo Foradori este jueves ante las críticas internacionales por el cierre del llamado Ministerio de Mujeres, Género y Diversidades. Es parte de la pelea con los organismos internacionales porque los Libertarios rechazan sumarse a la llamada Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
“No encontré, paradójicamente, en su anterior informe ninguna mención ni preocupación por el 40% de pobres que dejó el anterior gobierno. Me sorprende que el alto comisionado esté tan preocupado por la Argentina pretendiendo intervenir en enero pasado en el debate de una ley que se trataba en el Congreso, la que, a pesar de su inquietud, recibió la aprobación en general del Congreso Nacional con mayoría opositora. Confíe un poquito más en nosotros”, advirtió en otro tramo.
“Me fascina el brillante desequilibrio demostrado a la hora de juzgar. Dedicó a la Argentina el mismo espacio y tiempo que a Haití, Yemen y a la Ucrania, ocupada por Rusia, entre otros. Pero se olvidó también de Venezuela y Nicaragua. A cualquiera le puede pasar”, le redondeó, irónico, el embajador Carlos Foradori. Foradori criticó la actitud del funcionario hacia Argentina. (Clarín, Buenos Aires, 21/06/2024)

Las tres razones que, según el Banco Mundial, explican el deterioro de la economía argentina
o.- El organismo presentó un duro informe en el que relevó que Argentina hubiera crecido al mismo ritmo que la región en los últimos 60 años su PBI sería 60% alto.
Sin embargo, reconocieron: “La calidad del ajuste fiscal es una fuente de preocupación”.
Luego de presentar un peor pronóstico para la economía argentina durante año, en el que proyectó una caída del 3,5% del PBI, el Banco Mundial volvió a poner el foco sobre el país y alertó que en los últimos 50 años la economía casi no creció y que si lo hubiera hecho al ritmo en que crecieron los países de la región el PBI sería hoy un 60% más alto.
El organismo presentó un duro informe en que analizó las razones del errático crecimiento de Argentina en el último medio siglo, en el que encontró tres razones transversales en la historia del país que actuaron como trabas para ese crecimiento.
Por un lado, habló de la elevada “pro ciclicidad fiscal” (que lleva a gastar de más y reducir los impuestos en los momentos de mayor crecimiento económico) y la alta incertidumbre respecto a las políticas económicas.
Por otro, se refirió a políticas comerciales restrictivas y limitaciones para participar en el comercio internacional y por último encontró que si bien el capital humano es un elemento diferenciador de la Argentina respecto de sus pares, en los últimos años “está disminuyendo gradualmente su calidad y podría quedar rápidamente por detrás de las exigencias de una economía mundial dinámica, impulsada por la tecnología e intensiva en conocimiento.
Daniel Reyes, economista senior del Banco Mundial y autor del informe, expresó este jueves en una rueda de prensa dos variables que ejemplifican esta historia: la caída de los ingresos reales por habitantes, y las grandes recesiones, que ponen a Argentina en el mismo nivel que la República del Congo o Chad.
Hecho este diagnóstico, el organismo presentó una serie de recomendaciones entre las que resaltó la “necesidad de que Argentina recupere la herramienta de la política fiscal como un elemento de estabilización de la macro”. En ese sentido, Reyes destacó que el “déficit fiscal fue el motor de desestabilización de la economía”.
A su turno, Julián Folgar, economista del Banco Mundial y coautor del reporte, reconoció que “preocupa la calidad del ajuste fiscal”, pero ponderó la necesidad de hacer reformas tributarias, con la inclusión de un impuesto a la renta, como “estabilizadores automáticos”.
“La pro ciclicidad fiscal, combinada con la incertidumbre sobre las políticas amplifica en lugar de minimizar los shocks económicos, produciendo mayor volatilidad. Reformular el cálculo de indexación de las pensiones para proteger mejor el valor real de las prestaciones frente a variaciones inesperadas de la inflación, fortalecer estabilizadores automáticos como el impuesto a la renta de personas o introducir reglas fiscales sólidas son herramientas contra-cíclicas eficaces” dijo Folgar. (Clarín, Buenos Aires, 13/06/2024)

El Banco Mundial calculó que al PBI argentino le faltarían u$s 24 mil millones
o.- (NA) La valorización económica de los servicios ecosistémicos de las superficies protegidas de la jurisdicción nacional, equivalente al 3,8% del PBI, desde 2022 no fue incluida en las cuentas nacionales.
La Naturaleza y el capital humano forman una unidad conceptual para calcular la riqueza de un país, según el Banco Mundial.
El informe “La riqueza cambiante de las naciones del Banco Mundial (2021)” revela que en el sistema de cuentas nacionales argentinas no figura el valor de servicios ecosistémicos de las superficies protegidas de la jurisdicción nacional, que representan casi u$s 24 mil millones anuales (específicamente unos u$s 23.933.300.386).
Y tampoco estarían siendo monetizados de manera alguna, de acuerdo con el análisis que realiza el Banco Mundial de la riqueza de los países, tomando en cuenta no solo el PIB, sino también el capital humano y el natural.
El BIRF había ampliado ese año el concepto de riqueza de los países incorporando el conjunto de activos naturales y humanos, que se convierten a valores monetarios.
Otro de los antecedentes se encuentra en el reporte ¨The Economics of Biodiversity: The Dasgupta Review (2021)”, que sugiere que las naciones necesitan adoptar un sistema de cuentas económicas que registre una medida ¨inclusiva¨ o ¨integral¨ de su riqueza, que sea considerada dentro de la definición de ¨riqueza¨ a la Naturaleza como un activo.
Los servicios ecosistémicos en las hectáreas con superficie protegida del país serían: regulación de gases, regulación de clima, regulación de disturbios, suministro de agua, formación de suelos, ciclado de nutrientes, control de erosión, tratamiento de residuos, polinización, control biológico, producción de alimentos, refugio y hábitat, turismo y recreación, cultura, materiales crudos, según la aplicación de una metodología científica que hizo la Administración de Parques Nacionales (APN) de Argentina.
Su valoración económica equivalía al 3,8% del PBI de 2022, en crecimiento económico sostenible, de las personas que lo habitan y sus vastos recursos naturales.
La riqueza natural argentina por habitante terminó siendo bastante inferior a la de Malasia y está ahí nomás de la OCDE y Brasil, pero si se comparan los globales de cada país o bloque queda relegada por Polonia, Malasia, Corea del Sur, OCDE y Australia, según el último inventario de las riquezas que realizó el Banco Mundial.
La diferencia entre el peso relativo de las tierras de cultivo, los activos del subsuelo, la pesca y manglares, pastizales, bosques, madera y con servicios ecosistémicos y capital humano y el que integran el capital producido, el humano, el neutral y los activos exteriores denota el deficiente aprovechamiento de la riqueza natural en relación con los otros países.
En números, da para Argentina una riqueza natural per cápita valuada en u$s 12.717M, que en la medición global de la economía nacional arroja como resultado u$s 200.000M por habitante, apenas adelante de México, de la región como conjunto y de Brasil.
En la estructura del capital natural de nuestro país, la abundancia de tierras, tanto las empleadas para el cultivo como para el pastoreo, le confieren una sensación de riqueza que no se compadece con el comportamiento de indicadores como el PBI, pero induce a un gasto fiscal y endeudamiento que cíclicamente desbordan la capacidad de ser solventados con los ingresos generados.
Se acostumbra a medir la actividad económica de un país basado en su Producto Interior Bruto (PIB), es decir, todos los bienes y servicios producidos dentro de sus fronteras, restando lo traído del exterior. Pero no se tiene en cuenta lo que en verdad genera crecimiento económico sostenible: las personas que lo habitan y sus vastos recursos naturales.
El suelo ocupa más de la mitad de la riqueza natural total del país y el subsuelo (activos relacionados al petróleo y algunos minerales, como el oro y el cobre) la cuarta parte, la forestación 15% y las áreas protegidas, el resto.
En el marco del IEFA Latam Forum, la directora del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay, Marienne Fay, afirmó que “América Latina es una región con muchísimo potencial, principalmente en la transición verde”, pero cuestionó que sea la región dentro de las economías emergentes con el crecimiento más lento durante la última década.
En el caso particular de Argentina, destacó la competitividad del agro y el potencial del litio.
Sin embargo, también se mostró crítica respecto a las reticencias del país de construir su modelo de crecimiento económico con base en la explotación de sus recursos naturales.
Entre las razones, la funcionaria del Banco Mundial enumeró dos factores fundamentales: la baja acumulación de capital, tanto humano como de infraestructura; y la falta de libre competencia.
El valor de la Naturaleza
Un informe del Word Economic Forum estima que u$s 44 mil millones de generación de valor económico (más de la mitad del PBI mundial) depende moderada o altamente de forma directa de la Naturaleza y sus servicios, y por lo tanto también están expuestos a la pérdida de esta.
Si se quisiera acreditar el verdadero valor que tiene la Naturaleza e impulsar transformaciones en el comportamiento de las personas y las instituciones, Argentina necesitaría encarar con urgencia un cambio global en el paradigma económico, recomienda.
“Lamentablemente, aún la economía no lo está contemplando adecuadamente. A nivel de la región, sin embargo, se están realizando cada vez más esfuerzos en esta dirección”, se contrasta.
A nivel global, se estimó que el gasto actual en conservación de la biodiversidad osciló entre u$s 124 y 143 mil millones por año, frente a una necesidad total estimada de entre u$s 722 y 967 mil millones al año, lo cual dejaría un déficit de financiación de entre u$s 598 mil y 824 mil millones al año.
Aunque la brecha entre lo que se estima actualmente invertido y lo necesario puede parecer muy grande, las necesidades financieras en el peor de los escenarios podrían representar un bajísimo porcentaje del PIB mundial, de entre un 0,005% y un 0,008%.
Capital Natural
En el informe, preparado por el Banco Mundial, el Natural Capital Project (Proyecto de Capital Natural) y el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), se concluye que casi todos los países presentan importantes brechas de eficiencia en el uso de sus recursos naturales.
Superar estas diferencias puede servir de ayuda para enfrentar muchos de los problemas económicos y ambientales más apremiantes del mundo: el cambio climático, la productividad económica, la seguridad alimentaria e hídrica, y la salud.
En general, los países tienen la capacidad necesaria para casi duplicar su desempeño, ya sea en términos de rentabilidad económica o de resultados ambientales al mejorar en una dimensión sin sacrificar la otra.
Dado que los países enfrentan necesidades contrapuestas y tienen presupuestos limitados, abordar las ineficiencias sigue siendo una de las formas más eficaces en función de los costos y más atractivas desde el punto de vista económico para alcanzar los objetivos mundiales de sostenibilidad.
La sustentabilidad es rentable
Asignar y gestionar la tierra, el agua y otros recursos naturales de una mejor manera podría aumentar el total de los ingresos anuales de alrededor de u$s 329 000 M en todo el mundo, que se derivan de la agricultura, el pastoreo y la silvicultura, y producir una cantidad de alimentos suficiente para la población mundial hasta 2050, sin una pérdida neta de bosques y hábitats naturales.
Este trabajo novedoso ayudará a integrar el valor que la Naturaleza proporciona a la sociedad en las decisiones importantes”, señaló Steve Polasky, profesor de Economía Ecológica/Ambiental de la Universidad de Minnesota e integrante del Natural Capital Project.
Según el informe, evitar la deforestación podría ayudar a secuestrar 85 600 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono adicionales (o hasta 1,7 años de emisiones mundiales), sin afectar el crecimiento económico.
Además, gastar los montos actuales en la prevención de la contaminación atmosférica de una manera más eficiente podría ayudar a salvar 366 000 vidas más cada año.
Muchas de estas oportunidades se encuentran en países de ingreso bajo y mediano, es decir, los que más se beneficiarían con estas medidas.
No hay una solución única para todos, dadas las enormes diferencias que existen entre los países y los desafíos que enfrentan.
En el informe, por tanto, se identifican los cambios necesarios y en qué parte de un país es preciso implementarlos.
El capital natural -la abundancia de la Naturaleza- constituye la riqueza de los pobres. Su degradación y pérdida son la carga que deben soportar.
Degradación
Los países más pobres podrían perder el 10% de su PIB anualmente de aquí a 2030 debido a la degradación de la Naturaleza.
La pérdida de polinizadores provocada por la destrucción del hábitat y la contaminación afectará el 75% de los cultivos alimentarios, y reducirá la productividad y aumentará la escasez de alimentos y los precios, no es solo un riesgo para un futuro lejano: ya peligran los avances en materia de desarrollo logrados con gran esfuerzo. (El Pregón Minero, 19/06/2024)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *