EditorialRN

Entrevista a Alejandra Cardona, nueva Directora Ejecutiva de CAEM La mineria: un “agente de transformacion de la realidad economica y social del pais”


Entrevista a Alejandra Cardona, nueva Directora Ejecutiva de CAEM
La minería: un “agente de transformación de la realidad económica y social del país”

Para la Directora Ejecutivo de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Alejandra Cardona, con “reglas claras”, “estabilidad fiscal” y mayor comunicación “de las empresas”, “la minería tiene el potencial de convertirse en un agente de transformación de la realidad económica y social del país”. Además, Ley de Humedales, transición energética, sustentabilidad, problemas con las demoras para importar insumos, fueron algunos de los temas que se trataron en el encuentro que puso en evidencia el conocimiento que tiene la nueva integrante de CAEM sobre -no solo la problemática minera argentina- sino también sobre la situación socioeconómica del país.
Puntos salientes de la entrevista que le realizara El Pregón Minero a horas de asumir su cargocardona-alejandra-caem
EPM: Antes de preguntarte que sentís al ser la primera mujer que ocupa el cargo de Directora Ejecutiva de la Cámara Argentina de Empresarias Mineros quisiera saber cuál es tu opinión ante la posible Ley de Humedales y sabemos que si la aprueban correríamos el riesgo de quedarnos sin posibilidad de explotación de proyectos mineros
AC: Los proyectos de Ley de Humedales presentados han sido concebidos sin tener en cuenta el desarrollo productivo. Las definiciones que contienen estas iniciativas limitarían el desarrollo de la actividad, no solo la minera, que es la que nos toca, sino también las de otros sectores productivos.
Entrañan además problemas porque plantean una suerte de oposición del desarrollo minero al cuidado ambiental y eso es una concepción que hay que desmontar. La minería no se opone a la protección del ambiente, por el contrario, trabaja por él; creemos en el valor de la protección del medio como tal y tenemos un cuerpo de leyes incorporadas al código minero, más las leyes provinciales, que hacen que la actividad minera esté sumamente controlada.
Estamos a favor, por supuesto, de la protección de los distintos elementos del ambiente, entendiendo que deben ser claramente definidos y que esa protección debería permitir también el desarrollo productivo tal como se lo viene planteando.
EPM: ¿Están trabajando este tema en conjunto con las Secretarías de Minería de la Nación y de las provincias para que esta ley -si es aprobada- no afecte tanto a la industria?
AC: Se está trabajando desde la Cámara para que se conozca realmente cuál es el impacto que se generará en el sector en caso de aprobar estos proyectos. Y en el caso de las provincias, también hay una cuestión muy importante, porque se vulneran sus autonomías. Las provincias son las titulares de los recursos naturales desde 1994 y tienen sus propias legislaciones y mecanismos de control. Por eso, al inmiscuirse en un ámbito que no es el que corresponde, se genera un conflicto de leyes, una superposición de ámbitos legislativos.
Y por otra parte, también se perjudica la fuente de ingresos de las provincias. Por ejemplo, 85% de las exportaciones de Catamarca corresponden a la minería; el 84% de las de Jujuy, el 78% de las de Santa Cruz, el 75% de las de San Juan. En el caso de Salta, de donde yo vengo, está rondando ya el 40%, en una provincia históricamente minera, pero que acaba de parir su primer proyecto metalífero, y que posee proyectos de litio en construcción y ya es su segundo complejo exportador.
A esto se suma el rol de la minería en el desarrollo provincial, motorizando las economías regionales. Esto es lo que se pone en riesgo por un proyecto de Ley que no es claro en su definición, que además supone un parate para inventariar el territorio antes de decidir qué vamos a tutelar. Sin dudas, afectaría el desarrollo tan cual lo tenemos planteado hasta ahora.
EPM: Ahora sí, saliendo un poco de la Ley de Humedales. ¿Qué sentiste cuando te ofrecieron ser Directora Ejecutiva de CAEM, habida cuenta que sos la primera mujer ocupando ese puesto lo cual significa un desafío importante aunque estás en el ámbito minero hace años?
AC: Es una mezcla de cosas. Por un lado, es un reconocimiento importante a muchos años de trabajo; por otro, es una enorme responsabilidad no solo por lo que supone el cargo en sí mismo sino por el rol que uno detenta, como referente. También, si hablamos en cuestión de género, eso también significa ser un referente. Y, más allá del enorme crecimiento que ha tenido la participación de la mujer y otras diversidades en la industria, el porcentaje en puestos de dirección o posiciones ejecutivas de mando es muy pequeño, esto excediendo también a la minería.
EPM: Sí, sucede en todos los sectores.
AC: Creo que es un guiño interesante al sector la incorporación de esta perspectiva. Aplauso para el sector minero que tiene esta apertura.
Y también tiene que ver con un trabajo que viene ejecutando CAEM que desde hace tiempo abraza la agenda de género. Y, en ese punto, CAEM estuvo desarrollando iniciativas que invitan a generar más participación de la mujer, como el Programa de Becas en formación ejecutiva y liderazgo, tratando de ser un facilitador para que estos procesos de cambio en las empresas, sigan esas tendencias.
EPM: Tenés un gran de desafío por delante.
AC: Sí, un gran desafío. CAEM fue para mí un lugar de referencia. Lo que se ve desde una provincia del Norte es una institución sumamente importante, un referente en lo que dice, la palabra de CAEM tiene un peso específico, un peso grande para todo el sector industrial y, además, es un organismo que articula con el sector público, con otras instituciones, inclusive con el exterior y produce información. Yo soy muy fan de la difusión de la actividad. Creo que desde que empecé a trabajar en esto me dediqué fundamentalmente a hacer que se conozca más de minería y que llegue a la gente de un modo más llano. CAEM creo que tiene la posibilidad de abarcar todo el espectro, de llegar con un lenguaje muy llano y también técnico.
La producción que puede generar con el equipo, que es diverso y de distintas especialidades, es genial, entonces puede producir material informativo de calidad, sobre temas de los cuales no había información, para que ahora esté disponible. Creo que es el mejor lugar donde puedo estar.
EPM: Se nota que te gusta y querés informar, porque asumiste esta semana y ya me estás atendiendo para dar una nota. La verdad que no es común. Más aún, no es fácil que alguien asuma y enseguida se abra para contar lo que pasa, piensa, como estás haciendo en estos momentos con El Pregón Minero.
¿Qué objetivos tenés planteados de acá en adelante?
AC: La agenda del sector minero está atravesada por ciertas urgencias que marcan por dónde ir. Creo que el tema de la comunicación es un desafío para la industria minera en su conjunto. Hay que trabajar más la comunicación y no solamente a través de los canales clásicos.
También hay que focalizarse en la capacitación, la formación de líderes, de difusores, generar material y participar en ámbitos en los que habitualmente la minería no estaba presente. Es llevar la voz a otros lugares. Esa puede ser una impronta particular para trabajar a lo largo del año. Facilitar el acceso a las empresas, que suelen ser algo reticentes a meterse en lugares donde se pueden ver en riesgo y hacer punta de lanza, abrir el camino para que eso ocurra y sea más fácil.
La problemática ambiental es importante y en particular el manejo del agua es una temática central. También el tema de los impactos sociales. Tenemos tal pluralidad de sociedades y de comunidades a lo largo del territorio del país que es interesante hacer un abordaje para ver las similitudes y diferencias y que se hagan visibles los beneficios de la industria minera para las comunidades cercanas a los proyectos y también para las provincias que son las cunas del desarrollo.
EPM: Es un montón
AC: Por supuesto y sin dejar de lado la economía general. Lo que es clásico de analizar: el impacto económico o cómo uno puede transformar ciertas matrices que tienen que ver más con lo económico-político a nivel nacional: “torcer” la balanza de exportaciones.
Como seguramente habrá cambios en la matriz energética, se va a ver un aggiornamento en el desarrollo de los proyectos que ya están incorporando también energías renovables. Son necesarios, son una demanda de la sociedad y creo que CAEM tiene que abrazarlos y abordarlos.
EPM: Hablemos de las importaciones. CAEM publicó un comunicado en relación a las dificultades para importar insumos indispensables para el desarrollo de la industria minera y expresó su preocupación por un incremento de los costos. ¿Qué está pasando con las restricciones? ¿Cómo salimos de este atolladero?
AC: Estamos sufriendo restricciones en materia de comercio exterior, que se aplican a la adquisición de insumos importados que en muchos casos son críticos para el desarrollo de la actividad productiva y que también están afectando a la exploración.
Hay algunos insumos que no están ingresando al país, por las demoras en los procesos de aprobación. Más que el tema del plazo del pago, la cuestión es que se están demorando las aprobaciones y, cuando salen, tienen un plazo demasiado largo. Están saliendo aprobaciones con 180 días y esto demora o interrumpe la planificación del desarrollo de los proyectos.
Lo que se vislumbra es que si estas demoras se prolongan podrían traer como consecuencia la paralización de la actividad. Por ello, se está trabajando para recopilar la información de las empresas que tienen trabas o demoras para ver cómo podemos facilitar la gestión.
EPM: El mismo Gobierno dice que la minería es una importante “fábrica de dólares” y de “puestos de trabajo” ¿cuáles son los motivos que -intentando salir del atolladero coyuntural en el cual está sumergida la economía argentina, la minería (no solamente ella, sino todo el espectro industrial del país) tengan tanto que trabajar para conseguir los insumos que hacen a su desarrollo? ¿Qué es lo que está pasando?
AC: Nosotros tenemos claramente identificado los beneficios que genera la actividad, pero tal vez hemos fallado como sector en que los demás conozcan estos beneficios. A veces, nuestro interlocutor parte de asumir mitos, como que la minería no paga impuestos, entonces por qué preocuparse por sus importaciones…
EPM: esos mitos sobre los que tanto se habla…
AC: Exacto. No me refiero a los organismos con los que trabajamos en forma más cercana, pero sí pueden estar presentes esos mitos en el imaginario colectivo, de modo tal que hay decisiones que tienden a privilegiar a otros sectores.
En el caso de la minería, se percibe el asombro de algunas personas cuando decimos que somos el segundo sector, después del agro, que genera divisas netas, que aportamos al Estado más $ 107.000 millones al año. Sostenemos la matriz productiva de distintas provincias, como las del cordón Oeste. Somos el quinto complejo exportador del país. Somos un sector que importa un elemento por cada diez que produce. Sin embargo, todo eso parece ser solamente patrimonio del conocimiento de los mineros y no del resto.
Creo que las actividades que se vienen realizando desde la Cámara, como participar en otros ámbitos, tal como se hizo hace una semana en la Comisión de Minería de Diputados o el encuentro con otros sectores productivos como en el caso de UIA, ayuda a socializar la información y a que se nos reconozca como un sector en crecimiento, que es muy incipiente, pero que puede de verdad generar cambios muy importantes para el país.
EPM: ¿Existe interacción de la CAEM con otros organismos (además de la Sec. de Minería) para apurar los tiempos?
AC: Sí, se tiene interacción permanente con la Secretaría y con otros organismos que articulan esta dinámica
EPM: ¿Y con las provincias, están trabajando?
AC: Con las provincias lo hacemos a través de las respectivas cámaras. CAEM no solo concentra empresas productoras, sino también a proveedores y las cámaras provinciales, que son a su vez otros centros de articulación y gestión.
EPM: ¿A nivel personal crees que la minería es parte de la solución de los problemas que tiene nuestro país?
AC: En mi opinión, sí. La minería tiene el potencial de convertirse en un agente de transformación de la realidad económica y social del país. Hoy asistimos como testigos a la concreción de muchos proyectos y desarrollos que fueron concebidos hace 20/30 años atrás. Y hago una salvedad: estos tiempos que maneja el sector minero hay que tenerlos muy presentes cuando efectuamos análisis. La industria tiene eso: si detenemos hoy la exploración, en 20 años no tenemos minería.
Y volviendo a tu pregunta, creo que hoy estamos en el momento óptimo de que ocurra. Tenemos la oportunidad del litio y del cobre por los desafíos que presenta la transición energética, la electromovilidad; como así también el proceso de digitalización que demanda el mundo. Tenemos esos dos recursos (cobre y litio) además de oro, plata y tantos otros minerales que pueden contribuir a esas transformaciones y sería una picardía no aprovecharlos.
Chile, hoy exporta 20 veces más de lo que estamos exportando en la Argentina. Poseemos el potencial de triplicar las exportaciones, tenemos inversiones por más de 20 mil millones de dólares, siempre y cuando las condiciones del país sean amigables, ya que se necesitan reglas claras y estabilidad para que esto sea posible.
EPM. ¿Con reglas claras y estabilidad, ¿estamos en condiciones de competir con otros países?
AC: Sí, no solo porque la geología argentina está bendecida por la diversidad de los recursos minerales, sino porque tenemos también profesionales muy competentes y capacitados. Contamos con las condiciones necesarias para hacerlo, faltan algunas cosas, como infraestructura y conectividad, que van de la mano del desarrollo de los proyectos pero tenemos todas las condiciones para llegar a ese progreso.
EPM: ¿Lo que pueda faltar de estructura y de conectividad, se podría solucionar si los proyectos en danza (Josemaría por ejemplo) arrancaran su etapa productiva, el país podría crecer y estas carencias en conectividad y estructuras podrían solucionarse?
AC: Sin dudas, necesitamos más proyectos produciendo. Porque esto, además
motoriza el desarrollo de proveedores, de la cadena de valor minera. Algunas provincias ya están viendo beneficios muy palpables y estamos recién empezando.
De continuarse esta línea, de sostenerse las condiciones favorables en el desarrollo minero, podremos ver avances positivos y sostenibles, especialmente en las zonas del país donde es más necesario. (El Pregón Minero, 22/11/2022)