EditorialRN

Fernanda Avila: “Proyectamos exportaciones mineras por u$s18.000 millones y la cifra se queda corta”

Fernanda Ávila: “Proyectamos exportaciones mineras por u$s18.000 millones y la cifra se queda corta”

 Para completar lo dicho por la Secretaria de Minería de la Nación en el cierre de Ámbito Debate, se transcriben algunas de sus respuestas a las preguntas formuladas por el periodista Sebastián D. Penelli, y publicadas hoy en el matutino Ámbito Financiero.
Sebastián D. Penelli: ¿Cuáles son las principales provincias mineras?
Fernanda Ávila: Todo el país tiene producción minera en diferentes escalas, pero las que más inciden en las exportaciones son Catamarca, San Juan, Salta, Santa Cruz y Jujuy. En algunas de ellas las exportaciones mineras representan más del 80% de las exportaciones totales de las provincias, como Catamarca que es del 86%. Esto marca que la incidencia de la minería es muy fuerte y traccionadora de empleo.
P.: Como creadora de la Mesa de Litio usted conoce bien cómo se desarrolla ese tema, ahora, ¿cómo es la interacción entre Nación y los gobernadores?
F.Á.: Catamarca, Salta y Jujuy tienen proyectos en curso y decidieron juntarse para trabajar de forma coordinada y desarrollar políticas públicas conjuntas que permitan el aprovechamiento de esta venta de oportunidades que tenemos en Argentina. Como los recursos son de las provincias, a la Nación se la invitó en carácter de invitado. Hoy opera como un acompañamiento para participar en la mirada estratégica de largo plazo. Así, se han invitado a representantes de Economía, Ministerio de Interior y Ciencia y Tecnología.
P.: ¿Cree que el litio y el cobre argentinos pueden ser clave para la transición energética no solo local, sino a nivel global?
F.Á.: Desde luego, el litio por su carácter de almacenador de energía será necesario para que se pueda trabajar con las renovables como la eólica o solar, y también necesitamos el cobre, y tenemos importantes reservas. Un auto eléctrico utiliza en 5 y 10 veces más de cobre que un auto convencional. Todas las predicciones nos dicen que la demanda del litio y cobre irán en aumento en los próximos años y todo el mundo está buscan garantizarse esos recursos.
P.: ¿Es posible tener en Argentina una minería sustentable?
F.Á.: Claro que sí, son compatibles. La minería sustentable no es solo responsable con el medio ambiente, sino que es saber aprovechar los recursos de la tierra para las generaciones presente sin descuidar las generaciones futuras. Es algo que sea hace y se trabaja fuertemente. Hay que trabajar desde un punto de vista social y económico, y que los beneficios de la tierra se traduzcan en beneficios concretos y tangibles, no solo de infraestructuras, sino también recursos humanos.
P.: Si bien los recursos son de las provincias, ¿qué tipo de control ejerce el Estado nacional sobre los proyectos mineros?
F.Á.: Las provincias ejercen el control, la gestión ambiental y dan los permisos, en definitiva, son quienes controlan cómo se llevan adelante los proyectos. La Nación da asistencia tanto en la gestión, como el control de los recursos y tiene un rol muy fuerte con la Ley de Inversiones Mineras, que tenemos desde 1990, que acompaña y da garantías a las inversiones. También se trabaja mucho de la transparencia, por ejemplo, con el Sistema de Información Abierta a la Comunidad sobre la Actividad Minera (Siacam), donde hay indicadores ambientales, económicos y sociales, y se puede ver el impacto real de la minería y ver hacia dónde va la minería.
P.: Y también tiene un factor de movilidad social ascendente, porque cambia la realidad de miles de familias…
F.Á.: La minería tiene uno de los salarios más altos de los sectores productivos y eso tiene un impacto significativo en las provincias. En Catamarca, San Juan, Santa Cruz impacta en generación de empleo, desarrollo de proveedores y genera arraigo, porque la minería se desarrolla en lugar alejados y busca quedarse en sus lugares. Lo he visto como ministra de Minería en Catamarca, cuando los jóvenes se iban a Antofagasta de la Sierra o al centro porque no había empleo, cuando las comunidades necesitan desarrollarse en la región.
P.: ¿El Estado nacional tiene herramientas para desarrollar más la cadena de producción y los proveedores locales?
F.Á.: Por supuesto, desde Nación creemos que las políticas públicas para que sean robustas se tiene que dar entre los tres sectores: privados, provincia y Nación. Y por eso trabajamos en jornadas de vinculación, con planes de asistencias a las comunidades, con un fuerte acompañamiento económico.
P.: Chile genera exportaciones mineras por casi u$s 60.000 millones, ¿es posible alcanzar esas metas?
F.Á.: Sí, es posible. En 2021 las exportaciones en Chile fueron de u$s 57.000 M y en Perú de u$s 49.000 M, son 17 y 12 veces más que Argentina, son cifras increíbles. Lo destacable es que compartimos la Cordillera de los Andes, el potencial geológico. Y acá una vez más aparece la exploración: en Chile el presupuesto fue de u$s 300 M y acá de 30. Estoy segura que si siguiéramos explorando encontraríamos aún más. Tenemos la capacidad de desarrollar e igualar el potencial de nuestros países vecinos, y sabemos que podemos llegar. Las proyecciones a 2030 son de alrededor de u$s 18.000 M en exportaciones y la cifra se queda todavía corta. Tenemos el potencial y podemos llegar a eso.
P.: ¿Argentina tiene las puertas abiertas hoy a las grandes empresas mineras extranjeras?
F.Á.: Hoy Argentina está abierta al mundo y a las inversiones extranjeras, no hacemos distinción del origen, pero sí hacemos hincapié en el desarrollo de los proveedores locales, de la utilización de mano de obra local, contrataciones locales, es algo que exigen las provincias y la Nación. Y siempre dentro de un marco responsable con el medio ambiente, el cumplimiento de las normativas y con una minería sustentable.
P.: ¿Se mantendrán los incentivos a las inversiones?
F.Á.: Entendemos la óptica empresarial y trabajamos desde la Nación en generar un marco propicio para las inversiones, con regla de juego clara y estables. Como dijimos la minería es de largo plazo, y se necesitan estabilidad normativa, cambiaria y de condiciones. Argentina viene trabajando fuertemente sobre las demandas que tiene la industria, tratando de encontrar un punto intermedio y llegar a solucionar parte los problemas, pero siempre dentro del marco de lo que permita la situación económica del país, y por eso se trabajó con el Decreto 234 para las grandes inversiones, que fue modificado por el 836, para fomentar y atraer inversiones. Son herramientas que se vienen trabajando en conversación con la industria y seguimos conversado para buscar soluciones conjuntas. (Ámbito Financiero)