EditorialRN

Mitsui operará el mayor almacén flotante de GNL aguas de Uruguay

Mitsui operará el mayor almacén flotante de GNL aguas de Uruguay

La compañía nipona de transporte marítimo Mitsui O.S.K. Lines anunció hoy que construirá y operará a partir de la primera mitad de 2018 la mayor planta de almacenaje flotante de gas natural licuado (GNL) del mundo frente a la costa de Uruguay.

Mitsui anunció hoy en un comunicado que ha firmado un contrato con Gas Sayago (sociedad de riesgo compartido formada por las compañías públicas uruguayas de hidrocarburos, Ancap, y energía, UTE) para operar esta plataforma de carga y descarga de GNL durante los próximos 20 años.

El acuerdo llega después de que el Gobierno uruguayo rescindiera un contrato anterior con el consorcio GNLS, formado por la francesa Engie y la también nipona Marubeni, que originalmente pretendía construir y gestionar esta instalación durante 15 años pero que se retiró del proyecto por un problema con una subcontrata brasileña.

Mitsui invertirá unos u$s 378 M en la construcción de esta planta de regasificación "offshore" que ya está en montaje en el astillero que el segundo mayor armador del mundo, Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering, tiene en la localidad surcoreana de Okpo.

La estructura servirá para descargar y almacenar GNL traído mediante buques específicos desde Oriente Medio y Estados Unidos y además enviará por tuberías el GNL a instalaciones que estén en tierra firme en Uruguay y "en otros países vecinos", explica el comunicado.

Esta planta regasificadora flotante podrá almacenar un volumen récord de 260.000 metros cúbicos de gas y se calcula que tendrá una altura un 50% mayor que la que tienen estructuras similares existentes.

La mayor capacidad de esta planta facilitará la gestión de los grandes volúmenes de GNL que serán capaces de transportar los buques de envergadura Post Panamax a raíz de la reciente ampliación del Canal de Panamá. (Finanzas, España)

Última actualización en Viernes, 22 Julio 2016 11:48

Visitas: 175

Macri y Malcorra hablaron con Putin sobre comercio bilateral y acuerdos con YPF

Macri y Malcorra hablaron con Putin sobre comercio bilateral y acuerdos con YPF

 El Presidente y la Canciller dialogaron telefónicamente con el mandatario ruso sobre el comercio bilateral y se propusieron avanzar hacia un acuerdo entre YPF y la petrolera rusa Gazprom para promover el desarrollo conjunto de proyectos de gas en el país.

BANDERAS-RUSIA-ARGENTINAEl gobierno ruso también informó, a través del portal oficial en.kremlin.ru, que Putin mantuvo una conversación telefónica con la ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner a quien le expresó su sincero agradecimiento durante muchos años de trabajo conjunto en el desarrollo de la cooperación ruso-argentino.

Mauricio Macri y Susana Malcorra le agradecieron a Putin por sus saludos y por sus condolencias ante el accidente de los gendarmes y, según informó la cancillería por medio de un comunicado, le manifestaron la decisión del gobierno nacional de seguir cooperando con Rusia en los foros multilaterales (ONU, OMC y G20) y de servir como nexo entre Moscú y la región, en el marco del acercamiento que Rusia ha encarado hacia América Latina a través de Celac y Unasur.

Además, coincidieron en expandir y diversificar el comercio bilateral, y que la Argentina sea un proveedor confiable de alimentos, según informó Cancillería a través de un comunicado.

Asimismo, la canciller Malcorra destacó que "ambos países concuerdan en cooperar en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, y en intensificar la cooperación en materia de ciencia y tecnología, especialmente en el área de exploración espacial".

Conversaron también sobre avanzar hacia un acuerdo de términos y condiciones entre YPF y Gazprom, para promover el desarrollo conjunto de proyectos de gas en el país.

Por último, acordaron seguir con las negociaciones para un acuerdo de cooperación entre el Mercosur y la Unión Económica Euroasiática. (TELAM)

Última actualización en Jueves, 17 Diciembre 2015 11:31

Visitas: 200

Winthershall también afina el lápiz para el 2016

Winthershall también afina el lápiz para el 2016

Neuquén. La petrolera alemana Wintershall –subsidiaria del grupo BASF– cerrará en los próximos días un acuerdo con el gobierno provincial para obtener una concesión de 35 años en el bloque Aguada Federal que promete millonarias inversiones.

El monto para el próximo lustro, aún no consolidado, se cuenta de a cientos de millones de dólares y el trazo grueso ya fue aprobado por el directorio de la compañía en el país germano, según revelaron a "Río Negro" fuentes provinciales.

Pero además, la provincia se llevará una yapa. Al igual que hizo con YPF primero y luego con Exxon y Shell, la petrolera provincial cederá parte de su participación del 50% en el bloque para embolsar alrededor de 30 millones de dólares, una cifra que tampoco está cerrada, detallaron las fuentes.

Buenos resultados

Wintershall terminó un pozo no convencional hace algunos meses que aún está bajo ensayo y, según destacan desde la empresa, tiene muy buenos resultados. En este yacimiento la prioridad pasa por el petróleo, aunque no se descarta el gas asociado que viene del subsuelo, un bien preciado en este momento del mercado internacional.

El acuerdo entre GyP y Wintershall fue firmado en Alemania a fines de 2013 por el exgobernador Jorge Sapag y su ministro de Energía, Guillermo Coco. En aquel momento, se consideró un hito, por ser el segundo más importante después del que suscribieron YPF y Chevron por Loma Campana, que luego se convertiría en el primer yacimiento no convencional fuera de Norteamérica.

En el medio hubo algunas demoras en los trabajos acordados y se agregaron algunas adendas al contrato. Recién a principios de este año Wintershall tomó la operación del yacimiento, que estaba en manos de la petrolera provincial y contaba con un solo pozo perforado. (Diario Río Negro, Río Negro)

Última actualización en Jueves, 17 Diciembre 2015 11:25

Visitas: 196

Petróleo: caen costos, suben regalías

Petróleo: caen costos, suben regalías

Neuquén. El anunció de la liberación del tipo de cambio a partir de hoy -una devaluación en términos reales- tendrá un fuerte impacto en el sector petrolero y la recaudación de regalías de los gobiernos provinciales.

Pero no hay que apurarse: el valor del dólar es tan sólo una de las variables vitales para el sector. La otra, lógicamente, es el precio del crudo y el gas, ambos regulados por el Estado que seguramente meterá la mano para evitar incrementos.

En términos concretos la devaluación tendrá tres efectos:

1- Las petroleras licuarán sus costos en pesos. Es imposible establecer cuánto representan. Para YPF, por ejemplo, rondan el 70%. El principal ahorro será en salarios: si un trabajador cobraba en pesos el equivalente al 5% de un barril de crudo (por tomar un número teórico), ahora cobrará el 2,5% si el tipo de cambio pasa, como espera el mercado, a 15 pesos por dólar. Como en el resto del mundo del trabajo, los sueldos perderán poder adquisitivo.

Además de salarios, las empresas también licuarán su deuda en pesos. Como contraparte, las utilidades en moneda nacional que no pudieron girar durante la era K habrán perdido un 50% de su valor (siempre suponiendo un cambio de 15 pesos).

2- Las provincias recibirán más dinero en concepto de regalías. Neuquén, por caso, había calculado un tipo de cambio de 9,45 pesos en su Presupuesto 2016. Si hoy las casas de cambio abrieran con el dólar a 15 pesos, la provincia embolsará $ 4.000 M más en este concepto, siempre que el barril criollo de 77 dólares no se modifique.

La contraparte para Neuquén es que también tiene tomada un 75% de deuda en dólares, así que lo "gane" en regalías, lo "perderá" para pagar deuda. Pero hay un aliciente: el gobernador Omar Gutiérrez aún no liquidó unos u$s 130 M que tiene guardados en una cuenta, producto del último endeudamiento y el pago de dos bonos petroleros. Son recursos que irán al pago del medio aguinaldo y que ahora pasarán a valer al menos un 50% más.

3- Si se aplica la ley de mercado más llana, la devaluación se trasladará a los surtidores, aunque no necesariamente al mismo nivel.

El petróleo representa un 30 o 40% del precio final del combustible. Si ese insumo sube, lógicamente lo hará la nafta y el gasoil en el surtidor.

Pero el gobierno de Mauricio Macri tiene un as bajo la manga: el "barril criollo". Fuentes de la Casa Rosada aseguran que se buscará un valor más bajo de los 77 dólares actuales para compensar la suba en las estaciones de servicios. (Diario Río Negro, Río Negro)

Última actualización en Jueves, 17 Diciembre 2015 11:26

Visitas: 193

Acuerdo de París: ¿el fin de la era de las energías fósiles?

Acuerdo de París: ¿el fin de la era de las energías fósiles?

Es el acuerdo de París contra el cambio climático una señal clara para el sector privado y los inversores de que se abre una nueva era sin energías fósiles? Al fin y al cabo, ellos serán en gran medida los que empujarán la transición energética necesaria para limitar en dos grados el aumento de temperatura del planeta, el objetivo que se han marcado casi todos los países del mundo en la capital francesa.

A pesar de sus deficiencias –pues el pacto alcanzado depende de compromisos voluntarios de los países–, los economistas consultados no dudan de que París apuntala el cambio hacia una economía que paulatinamente prescindirá del petróleo, del carbón y del gas como sostén. Ahora queda por ver hasta qué punto tanto las naciones industrializadas como las emergentes convierten el impulso dado por la diplomacia francesa en un movimiento sólido y constante.

Para el economista Michel Colombier, “el acuerdo no es perfecto, pero por primera vez hay una señal económica de que el clima será un riesgo en el futuro”. Se sabe, y así lo han reconocido los países, que sus compromisos no serán suficientes para alcanzar el objetivo de los dos grados. No solo eso, se trata además de aportaciones voluntarias, que cada cual cumplirá a su ritmo.

Pero casi nadie pone en duda que la fuerza de lo acordado es que, por primera vez, prácticamente todos los países se han puesto de acuerdo para marcar la dirección hacia la que quieren que vaya el mundo, esto es, un futuro que cuente cada vez menos con las energías fósiles, las principales causantes del calentamiento global.

El descafeinado Protocolo de Kioto al que París debe sustituir a partir de 2020 solo incluía a 55 países. Pero desde entonces el mundo ha cambiado y no hubiera funcionado un pacto que dejara fuera a los emergentes. “Esa es la legitimidad del acuerdo”, matiza Colombier.

Pero lo relevante es que ya antes de que el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, diera el mazazo que selló el pacto, en Le Bourget, el centro de conferencias donde tuvieron lugar las negociaciones, hubiera tanta presencia del sector privado, que reclama una señal contundente para moverse desde el fiasco de la cumbre de Copenhague en 2009.

¿Qué hacía por esos pasillos el presidente de un gigante como la aseguradora Suisse Re?

“El de los seguros es probablemente el sector que mejor ha entendido que está en su propio interés mantener las emisiones por debajo de dos grados, pues será imposible cubrir el mundo con su modelo de negocio habitual”, comenta Nick Robins, codirector del informe Diseño de un sistema financiero sostenible elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP).

Lo que viene a decir Robins es que parte del mundo financiero ya ha comprendido que el cambio climático representa un riesgo. Y esa es la clave para que el mundo quiera moverse hacia otro modelo económico. “Hay una convergencia muy clara entre el desarrollo de las finanzas y la transición climática. Nadie hubiera dicho hace 20 años que hoy ya habríamos movilizado €600.000 M para descarbonizar la economía”, apunta.

Resulta llamativo que el documento de la UNEP, elaborado dos semanas antes de que empezara la cumbre del clima, aborde ya no si la transición energética tendrá lugar, sino cómo crear un modelo económico y financiero que la sostenga.

En este sentido, “el acuerdo de París es una señal fuerte para avanzar hacia la descarbonización de la economía”. Es la conclusión de Barbara Buchner, directora del instituto Climate Policy Iniciative y considerada una de las 20 mujeres más influyentes en cambio climático.

El organismo que Buchner dirige desde Venecia es el encargado de cuantificar y seguirle el rastro al dinero movilizado hasta ahora contra el cambio climático. “Lo que realmente importa si queremos conseguir el objetivo de los dos grados es saber cuánto dinero está fluyendo ahora mismo, cuánto más necesitamos y cómo podemos aumentarlo”.

Su estimación, el resultado de haber cruzado decenas de organismos públicos y privados, bancos de inversión o ayudas bilaterales, es que en 2014 se invirtieron u$s 391.000 M (unos €357.160 M) en iniciativas de bajo carbono y en acciones para mitigar el impacto del calentamiento global.

“Es un 80% más que en 2013 y el mayor incremento registrado hasta el momento, en gran parte por la movilización del sector público y la inversión en renovables”. Lo que se necesita ahora, explica, es convertir la señal de París en un movimiento que ya no pare.

¿Cómo desarrollarse sin quemar carbón?

India y todos los países emergentes tendrán que industrializarse sin recurrir al creciente consumo de energías fósiles. Ningún país ha hecho esto antes, necesitamos innovación en todos los mercados financieros”.

La conclusión, de Rathin Roy, director del Instituto Nacional para Finanzas Públicas de India, plasma muy bien el reto al que se enfrentan los menos ricos del planeta al haber dicho sí al acuerdo de París.

En la capital francesa se vio cómo India y China pelearon por que se reconociera la responsabilidad histórica de los países industrializados, cuyo rápido desarrollo se ha debido precisamente a la quema de carbón, petróleo y gas.

Pero fuera de su posición negociadora en el marco de la cumbre del clima, estos países ya han entendido que la transición energética es una de las claves en su desarrollo.

“Para ellos, las renovables o la eficiencia energética no son solo una estrategia climática, sino fundamentalmente de desarrollo, pues necesitan tener acceso a la energía. Tienen un pensamiento muy abierto, ahora su pregunta es cómo llevar a su sector financiero sus objetivos de desarrollo”, comenta Nick Robins, de la UNEP.

Un dato muestra cómo los emergentes no han esperado al acuerdo de París para empezar a moverse. El año pasado atrajeron, por primera vez, más inversión en renovables que los países industrializados, según Bloomberg New Energy Finance (BNEF). Para explicar el salto de gigante que esto supone, esta agencia lo compara con el que han vivido los agricultores africanos: nunca tuvieron línea de teléfono fijo y ahora pueden consultar el precio de los cereales desde sus móviles. (Cinco Días, España)

Última actualización en Jueves, 17 Diciembre 2015 11:24

Visitas: 286