EditorialRN

Resolucion 339/2019. Sustituir el Subanexo I.I.1 – Tabla de márgenes por hectárea” de la Resolución ENARGAS N° I-3562/15

Resolución 339/2019. Sustituir el Subanexo I.I.1 – Tabla de márgenes por hectárea” de la Resolución ENARGAS N° I-3562/15

ENTE NACIONAL REGULADOR DEL GAS
RESFC-2019-339-APN-DIRECTORIO#ENARGAS
Ciudad de Buenos Aires, 24/06/2019
VISTO el Expediente Nº 30.796 del Registro del ENTE NACIONAL REGULADOR DEL GAS (ENARGAS), la Ley Nº 24076, su Decreto Reglamentario Nº 1738/92, el Decreto Nº 2255/92, las Leyes Nº 17319 y Nº 17801, las Resoluciones ENARGAS Nº I-3562/15, Nº I-4446/17, Nº 279/18; y
CONSIDERANDO:
Que el ENTE NACIONAL REGULADOR DEL GAS, en virtud de los Artículos 1°, 22, 52 incisos b), k) y m), 66, 95 y 96 de la Ley N° 24076, es el órgano competente tanto para el establecimiento de la normativa que rige en materia de servidumbres de paso de gasoductos e instalaciones complementarias, como para la fijación provisoria del canon por servidumbre ante el caslogo-boletin-oficialo particular y la resolución de las controversias que se derivaren en esta materia, en forma previa a una eventual instancia judicial.
Que mediante el dictado de la Resolución ENARGAS Nº I-3562 del 25 de noviembre de 2015 se elaboró una normativa integral específicamente para instalaciones gasíferas, corrigiendo vacíos normativos, aclarando conceptos, en base a la experiencia acumulada en los años previos por esta Autoridad Regulatoria.
Que en tal sentido se cuenta con una “Reglamentación de afectaciones al dominio derivadas de instalaciones destinadas al transporte y distribución de gas por cañerías”, desarrollada como Anexo I de la Resolución ENARGAS Nº I-3562/15.
Que dicha reglamentación se basó en estudios de suelos llevados a cabo por el INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGÍA AGROPECUARIA (INTA) que permitió determinar márgenes brutos agropecuarios por Partidos y Departamentos, en base a modelos productivos zonales.
Que la Metodología de Cálculo establecida en el Subanexo I.I de la mencionada reglamentación, prevé en su Fórmula A la utilización de dichos márgenes.
Que el Artículo 38 de la “Reglamentación de afectaciones al dominio derivadas de instalaciones destinadas al transporte y distribución de gas por cañerías”, contenida en la Resolución ENARGAS Nº I-3562/15, establece que, a partir del segundo año de vigencia de dicha norma, se determinen valores actualizados de márgenes en forma anual.
Por ello,
EL DIRECTORIO DEL ENTE NACIONAL REGULADOR DEL GAS RESUELVE:
ARTÍCULO 1º: Sustituir el Subanexo I.I.1 – “Tabla de márgenes por hectárea” de la Resolución ENARGAS N° I-3562/15 (sustituido por el Artículo 1° de la Resolución ENARGAS N° 279/18), por el Subanexo I.I.1 que forma parte integrante del presente acto como IF-2019-53890940-APN-GT#ENARGAS.
ARTÍCULO 2º.- Sustituir el Subanexo I.I.3 - “Listado de Departamentos con gasoductos, donde la precipitación media anual es inferior a los 600 mm y margen por hectárea promedio determinado por el asesor experto” (sustituido por el Artículo 3° de la Resolución ENARGAS N° 279/18) por el Subanexo I.I.3 que forma parte integrante de la presente resolución como IF-2019-53890806-APN-GT#ENARGAS.
ARTÍCULO 3º: Establecer que la presente Resolución entrará en vigencia el día de su publicación en el BOLETIN OFICIAL DE LA REPUBLICA ARGENTINA.
ARTÍCULO 4º.- Registrar, notificar a las Licenciatarias del Servicio Público de Distribución y de Transporte, publicar, dar a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archivar. Daniel Alberto Perrone - Diego Guichon - Griselda Lambertini - Mauricio Ezequiel Roitman.
La Resolución completa y sus Anexos puede leerse en: https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/210012/20190625 (Boletín Oficial)

Última actualización en Martes, 25 Junio 2019 12:28

Visitas: 4

Por YPF, Burford podria facturar ganancia del 500%

Por YPF, Burford podría facturar ganancia del 500%

(Por Carlos Burgueño) Corte de EE.UU. ayer rechazó mudanza del caso a Buenos Aires. Abogados que representan al país preparan ahora estrategia para "embarrar" la cancha. Se asegura que hay testigos hoy presos que quieren declarar.
Burford está concretando, por lejos, el mejor negocio de su historia. Y a costa de la Argentina. Hasta la decisión de ayer de la Corte de Estados Unidos -rechazó el reclamo oficial para mudar la causa por la reestatización de YPF en 2012 a los tribunales locales- el fondo inglés ya había ganado un 236% en dólares en algo más de cuatro años, luego que a fines de 2015 compró la causa a los tribunales de quebrantos de Madrid. Y se estima que si el fallo final es negativo para la Argentina, ganará hasta un 500%.
Con esto casi equiparará, en tiempo, la ganancia que obtuvieron los fondos buitre al litigar en el “juicio del siglo” luego del default de 2001, quienes consiguieron más de 1.000% pero casi en 10 años de espera.
La causa ahora se acelerará en los tribunales norteamericanos; y probablemente, con resultado final negativo para el país (más cerca o lejos del tiempo). Mientras tanto Burford puso ayer en venta el 10% de sus acciones en el caso, colocándolas a unos u$s 100 M y manteniendo aún el 30% restante.
De tener éxito final, Burford y el resto de los litigantes recibirán por el reclamo entre u$s 3.000 y u$s 3.500 M (dependiendo de la decisión final de la Justicia norteamericana), algo menos de la mitad de lo que vale YPF hoy en el mercado: unos u$s 6.900M.
En el momento de la nacionalización, en 2012, el valor que se determinó que valía la compañía (para calcular el precio a pagarle a Repsol), era de u$s 11.000M. Burford había comprado a los tribunales españoles la causa de las quiebras de Petersen Energía y Petersen Energía Inversora, por unos u$s 15M.
Originalmente el fondo especializado en litigar en el mundo en casos como el del YPF, había comprado el 70% de la causa. Actualmente sostiene el 30%, habiendo colocado a inversores privados (en principio unos 10 fondos comunes de inversión), el resto de la causa. El 40% que ya vendió lo fue colocando en diferentes momentos del avance del caso y a medida que se aproximaba el momento actual su precio iba en incremento otorgándolo a Burford (un especialista en manejar los tiempos de la oferta y demanda de los casos que va litigando), ganancias extraordinarias.
Especula Burford que en poco tiempo (no más de 90 días), la Corte Suprema de los Estados Unidos anunciará que rechaza tomar el caso, y que la causa volverá al tribunal de primera instancia de Loretta Preska, quien en junio de 2018 ya había fallado a favor de mantener la causa en Nueva York. Casi un año antes había determinado que el fondo Burford tenía razón en su reclamo.
Para cuando esto suceda, al fondo inglés lo esperará la contraofensiva que preparan los abogados que representan al país y que, básicamente, buscan ganar tiempo para que, al menos, la eventual liquidación de la deuda caiga en el próximo período. Y que, mientras tanto, la amenaza de pagar por la manera en que Axel Kicillof cuando era ministro de Economía durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner privatizó la petrolera sea un tema de campaña. Más con el exfuncionario como candidato potente en la provincia de Buenos Aires.
Los tres argumentos de la presentación que en la primera quincena de julio hará el país se basa en el reclamo sobre la impropiedad de la plaza neoyorquina como la sede del caso, la situación de Petersen Energía y Petersen Energía Inversora como litigantes no registrados ni con status legal como para sostener la causa y la no obligatoriedad de YPF para extender la oferta de compra de acciones a los accionistas que quedaron fuera del acuerdo entre el Gobierno argentino y la petrolera española Repsol.
En la presentación que prepara la defensa argentina, tal como informó el especialista y director de Fin Guru, Sebastian Maril, el Gobierno nacional aclara que “hemos identificado testigos actualmente encarcelados o procesados quienes no tienen permiso para salir del país y que pueden testificar en la causa” y que con este argumento concurrirá al tribunal de Preska para que autorice que la causa, finalmente, se trate (al menos en un aspecto fundamental) en los tribunales de Buenos Aires.
Con esto, de prosperar el pedido ante la jueza de primera instancia del tribunal del Distrito Sur de Nueva York (donde trabajaba Thomas Griesa), la Argentina ganará tiempo. Según Maril, hoy “la Argentina está 3 a 0 abajo” y pide a Preska que “reconsidere su fallo ya que ha habido nuevos acontecimientos”.
Dependerá ahora de la buena voluntad ante el país de Preska. Si el caso continúa sin resolución durante un tiempo, pero finalmente el fallo se mantiene a favor del demandante Burford, más dinero habrá que pagarle al fondo inglés. Burford reclama por los supuestos daños que el pago a los españoles de Repsol le provocó al 49% restante de los accionistas de la petrolera, luego de la nacionalización de 2012. Ese dinero iría, en parte (unos u$s 1.000M) a las arcas del fondo Burford.
Aún es un misterio (aunque hay sospechas de todo tipo) sobre quiénes son los dueños de los derechos de los otros millones de dólares que el país deberá liquidar. Algunas de esas especulaciones hablan de fuertes (y muy serias) vinculaciones políticas locales de los propietarios de las acciones que reclaman por los derechos de ese dinero.
Desde la Argentina hay pocas expectativas favorables. Más teniendo en cuenta los argumentos utilizados por la defensa del país en la audiencia del 15 de junio del año pasado en Nueva York. El caso planteado por Burford llegó a la segunda instancia judicial de Nueva York luego de la presentación del fondo ante el juzgado del fallecido Thomas Griesa el 8 de abril de 2015, y después de que el juez derivase el caso a la jueza Loretta Preska el 11 de mayo de 2016. Preska finalmente falló en contra de la Argentina e YPF (y a favor de Burford) en octubre de 2016 y el Gobierno de Mauricio Macri apeló la decisión ante la Cámara, que también avaló a Burford.
La demanda se inició por la expropiación de la mayoría de las acciones de la petrolera, pero a nombre de las empresas españolas Petersen Energía y Petersen Inversora, dos compañías hoy en quiebra, abiertas por el Grupo Petersen en los días en que era socio por el 25% de YPF y a partir de que el expresidente Néstor Kirchner los hizo entrar como parte de la petrolera.
El Grupo Petersen hoy está absolutamente fuera del reclamo y de los derechos a cobrar, con lo que el gran misterio (por ahora) de esta megacausa es quién es el socio de Burford en los reclamos. Esta persona (o personas) o sociedades recibirán, si Argentina pierde el juicio, miles de millones de dólares que tendrá que pagarle el país.
Para agregarle misterio a la causa, el 19 de junio (luego de la audiencia), Burford anunció a sus accionistas la venta del 15% del juicio en u$s 66M. En esa operación, el fondo de capitales ingleses especializado en hacer juicios luego de renacionalizaciones fallidas, la valuación que se le aplicó al caso fue de u$s 440 M, en lugar de los u$s 3.000 que se reclaman en los tribunales de los Estados Unidos.
Burford no es especialista en inversiones financieras (mucho menos en el mundo energético o petrolero), sino que su especialidad son los megajuicios por demandas millonarias, en general, a compañías en quiebra o empresas en bancarrota que tienen demandas anteriores sin definir y que necesitan efectivo para enfrentar su cierre o concurso. Fue el caso de Petersen, que luego de la renacionalización del 51% de YPF en mayo de 2015 quedó sin poder sostener la compra del 25% que había acordado en los tiempos de Néstor Kirchner, y se vio obligado a presentarse en concurso. Antes dejó claro que no podía seguir adelante sosteniendo ese porcentaje por la manera en que se decidió reestatizar la petrolera y la prohibición explícita del Gobierno argentino de redistribuir dividendos en la nueva YPF. La causa se basa en el reclamo de Burford por la forma en que se nacionalizó la petrolera sin realizar una Oferta Pública de Adquisición (OPA), tal como figuraba en el estatuto definido en 1993 durante la privatización impulsada en la presidencia de Carlos Menem. Allí el país se comprometía en la Bolsa de Comercio de Nueva York a que cualquier operación de adquisición posterior de una porción de la petrolera argentina obligaba a hacer una oferta por el total de las acciones del mercado. (Ambito Financiero, Buenos Aires)

Última actualización en Martes, 25 Junio 2019 12:16

Visitas: 4

Tras el fallo de la Corte, la estrategia oficial sera intentar acelerar la causa

Tras el fallo de la Corte, la estrategia oficial será intentar acelerar la causa

Luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos definiera que la controversia judicial por la expropiación de YPF debe dirimirse en los tribunales neoyorquinos, el Estado argentino presentó ayer un escrito para solicitar que juicio comience inmediatamente. Los negociadores argentinos consideran que la Argentina tiene “buenos argumentos técnicos” para pelear una batalla contra el Fondo Burford por u$s 3.000 M que puede extenderse por unos seis años.
“Hasta ahora se estaba discutiendo dónde debía realizarse el juicio. El Departamento de Estado había indicado que el juicio se tiene que hacer en Estados Unidos y la Corte Suprema consideró lo mismo, así que ahora tiene que comenzar el juicio por la expropiación”, explica uno de los funcionarios argentinos que lleva adelante el caso.
“Tenemos excelentes argumentos técnicos para demostrar que la Argentina tiene razón”, sostiene esa misma fuente, que viajó a Nueva York para esperar la decisión de la Corte Suprema y apurar el litigio en el juzgado de primera instancia del Distrito Sur de Manhattan, Loretta Preska.
Según fuentes al tanto de la estrategia argentina, el primer paso del plan había sido evitar el inicio del juicio en suelo estadounidense. Caído ese intento, en el Gobierno se conformaban con haber dilatado el arranque de la pelea y de ese modo haber retrasado el impacto financiero de la controversia. Sin embargo, ahora los negociadores argentinos esperan acelerar la controversia, confiados en que hay "buenos argumentos técnicos" frente a Burford.
Burford es un fondo que compró parte de los derechos de litigio en la justicia española, donde se sustanció el proceso de quiebra de dos empresas del Grupo Petersen, que poseían buena parte de las acciones de YPF en el momento de la expropiación llevada adelante por el kirchnerismo. Burford presentó una demanda en Nueva York porque sostiene que en el momento de la expropiación, cuando el Estado se hizo del 51% de las acciones de YPF, estaba obligado a comprarle las acciones al resto de los accionistas minoritarios. Para eso citan al prospecto de las acciones de YPF.
Frente a ese plan, los negociadores argentinos presentarán tres líneas argumentativas. La primera es que en el prospecto de YPF no figura esa obligación. La segunda es que, si eso ocurriera, una ley de Expropiación está por encima de cualquier contrato de ese tipo. Y, por último, el Estado sostendrá que Burford está violando la legislación sobre sociedades argentinas, que impiden que un accionista le inicie una demanda a otro accionista.
Además, la Argentina cuestionará la adquisición de los derechos de litigio en España por parte de Burford. Según el Estado, esa transacción fue hecha de modo fraudulento. (Clarín, Buenos Aires, 25/06/19)

Última actualización en Martes, 25 Junio 2019 12:15

Visitas: 4

Como se voto la expropiacion

Cómo se votó la expropiación

Entre quienes vota ron a favor de la expropiación de YPF en 2012 hubo legisladores de distintas bancadas. Por el oficialismo de entonces estuvieron Diana Conti, Carlos Heller, Andrés Larroque, Facundo Moyano, Mayra Mendoza, Agustín Rossi, Felipe Solá y Omar Perotti, entre otros. también lo hicieron Victoria Donda y Fernando Solanas, y los radicales Ricardo Gil Lavedra, Ricardo Alfonsín, Mario Negri y Gerardo Milman.
Entre los que votaron en contra estuvieron Elisa Carrió, Laura Alonso, Patricia Bullrich, Graciela Camaño y Graciela Ocaña. (La Nación, Buenos Aires)

Última actualización en Martes, 25 Junio 2019 12:16

Visitas: 4

El Gobierno pidio abrir el juicio y plantea una defensa acerrima

El Gobierno pidió abrir el juicio y plantea una defensa acérrima

Volvió a pedir ante la jueza Loretta Preska que el proceso se lleve adelante en la Argentina.
Los abogados argentinos de la Procuración del Tesoro y la representación local en Estados Unidos, a cargo del estudio Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom, pusieron en marcha, pocos minutos después de la sentencia de ayer, la nueva estrategia para defender al país en la demanda del megabufete Burford, que reclama por la estatización de YPF una cifra estimada en u$s 3000M.
Con la negativa de la Corte Suprema de Estados Unidos de trasladar el caso a Buenos Aires –una decisión que se conoció hace algunas horas–, los defensores argentinos presentaron ayer mismo una nota en el juzgado de Loretta Preska, sucesora de Thomas Griesa y figura clave en el futuro judicial del país, para que inicie cuanto antes el juicio en Nueva York, según el documento al que accedió La Nación.
Se trata de un cambio radical en la estrategia local.
Desde la presentación de la demanda de Burford contra el país y la petrolera pasaron dos años en que la defensa argentina intentó diversos movimientos en una etapa prejudicial. Ahora, en cambio, la intención es acelerar el procedimiento.
Una vez que Preska inicie el juicio, la defensa argentina reclamará otra vez que se traslade a Buenos Aires. Uno de los principales argumentos de Burford para esquivar los estrados locales era que el kirchnerismo había desarrollado una especie de persecución contra el fondo, algo que no garantizaba imparcialidad.
En la práctica, la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona, junto al extitular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, iniciaron una demanda en el país contra Burford. Pero esa denuncia ya fue cerrada por el fiscal Guillermo Marijuan.
Para la Casa Rosada, el hecho de que ya no esté vigente la demanda contra Burford cambia el contexto, justifica que no hay persecución y muestra que en el país hay un ámbito equitativo para litigar. De manera que habría desaparecido el argumento principal para discutir en Estados Unidos. Intentarán convencer a Preska de eso para que la demanda vuelva al país.
El procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, tenía pocas expectativas de que la Corte Suprema norteamericana le diera el visto bueno al pedido del país. Por eso viajó a Estados Unidos, pero no recaló en Washington, sede del máximo tribunal, sino en Nueva York, donde se desarrollará la defensa argentina.
Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom y la Procuración estuvieron en los últimos meses juntando pruebas para presentar ante un eventual litigio. Muchas de ellas las guardan bajo siete llaves para sorprender a los querellantes y creen que en pleno juicio tendrán las manos libres para ser más agresivos.
Mencionarán, también, que la demanda contra el país se hizo a través de dos empresas creadas por la familia Eskenazi para comprar parte de YPF en una acción que, intentarán demostrar, fue oscura.
También mencionará algunas supuestas irregularidades en España. La Procuración preguntará, por ejemplo, por qué la justicia ibérica no le ofreció primero el juicio a la propia YPF, una de las grandes interesadas en la demanda, y terminó yendo a las manos de un fondo buitre.
Más allá de los conceptos, la defensa argentina transitará por caminos poco relacionados con la política y más orientados a la técnica jurídica.
Una vez que el país pida el inicio del juicio, Preska debe llamar a las partes y organizar la modalidad en la que se realizará el litigio. En Estados Unidos hay un código procesal, pero cada magistrado tiene su propia manera de trabajar.
Es algo que bien conoció la Argentina en la pelea con los fondos buitre por la deuda en default, que se terminó definiendo en el mismo despacho en el que ahora se hará la pelea por la estatización de YPF. (La Nación, Buenos Aires)

 

Última actualización en Martes, 25 Junio 2019 12:14

Visitas: 4