EditorialRN

El Pachon: un proyecto de cobre que apunta al crecimiento economico y social de la comunidad

El Pachón: un proyecto de cobre que apunta al crecimiento económico y social de la comunidad

El Proyecto El Pachón es parte de los activos de Glencore, una de las empresas de recursos naturales más grandes del mundo, líder en la producción y comercialización de materias primas, con una cartera equilibrada de diversos activos industriales.
Glencore cuenta con un posicionamiento sólido para crear valor añadido en cada etapa de la cadena de suministro, desde la obtención de materiales del subsuelo hasta el suministro de productos a una base de clientes internacionales.
Diario Las Noticias dialogó con el gerente de desarrollo sostenible y relaciones institucionales, Jorge Sausset, para hablar, sobre el proyecto de El Pachón, que lleva varios años ya en la provincia, pero que recién en este último tiempo se comenzó a movilizar de otra forma mucho más positiva generando buenas perspectivas a futuro, siempre con el compromiso que tomó la empresa desde sus inicios, y poder seguir proyectándose en el ejercicio de exploración y geotecnia.
“En cuanto a la exploración ya tenemos un yacimiento cubicado, que sería –según estudios que actualmente estamos realizando y aún no finalizaron- a un nivel de producción de 92.000 toneladas por día, previéndose a los cinco años duplicar la producción”, remarcó Jorge Sausset.
A lo dicho añadió que “el proyecto tiene mucha sostenibilidad debido a que estos pozos de exploración de hasta 400 ó 500 metros de profundidad todavía dan leyes de cobre interesantes –en geología se los llama pozos colgados. Entonces, una vez que se siga explorando posiblemente puedan seguir aumentando las reservas. Se trata de un proyecto de clase mundial, que representa desafíos como cualquier otro de esa envergadura”, comentó.
Cabe recordar que el proyecto El Pachón es un yacimiento de cobre y molibdeno emplazado en la provincia de San Juan, en Argentina. Situado entre 3.600 a 4.200 metros sobre el nivel del mar, El Pachón se encuentra aproximadamente a cinco kilómetros del límite internacional con Chile.
Actualmente se está trabajando en la etapa de factibilidad de este proyecto y el Informe de Impacto Ambiental, evaluando los aspectos ambientales, económicos y sociales.
¿Cómo se está trabajando?
-A través de estudios que implican determinar la funcionalidad del sistema de procesamiento y de almacenamiento, así como de toda la infraestructura minera. Para ello, se ha incorporado modernas tecnologías que ayudarán a optimizar el desarrollo productivo de la mina durante su funcionamiento.
Además se han realizado estudios y monitoreos de suelo a través de la clasificación de muestras geológicas, a fin de determinar su potencial cuprífero y el valor económico del cobre presente en el yacimiento.
-¿Qué otras cosas también se busca lograr?
-Durante esta etapa ejecutan estudios para el Informe de Impacto Ambiental. En el mismo, evalúan la incidencia de nuestras actividades en los aspectos ambientales, económicos y sociales.
Realizando exhaustivos monitoreos sobre la biodiversidad que compone al ecosistema de El Pachón, para conocer en detalle sus condiciones, y poder elaborar estrategias que permitan mitigar el impacto de las actividades.
Además, desde el proyecto se encuentran estrechando lazos con la comunidad de Barreal y Calingasta, con el propósito de generar beneficios recíprocos a través de la cooperación y la ayuda mutua. De acuerdo con el gerente de proyectos de la mina, Pablo D’Anglio, en este proyecto “el negocio es bueno, cuando es bueno para todos”. (Diario Las Noticias San Juan)

Última actualización en Lunes, 26 Julio 2021 11:20

Visitas: 25

“A pesar de la coyuntura, sigue el interes por invertir”

“A pesar de la coyuntura, sigue el interés por invertir”

 (Por Pablo Ferrer) Con el creciente interés por la minería, con su potencialidad para generar trabajo y recursos para Salta, Remsa (Recursos Energéticos y Mineros de Salta) empezó a adquirir mayor protagonismo en los últimos años. El director de ese organismo, Alberto Castillo, contó a El Tribuno cuáles son las prioridades de la empresa estatal ante una coyuntura macroeconómica del país que no es favorable para las inversiones, pero aún así la actividad minera ofrece una posibilidad de desarrollo que no se puede soslayar.
¿Qué ocupa a Remsa en la actualidad?
Remsa es una sociedad anónima, con mayoría de participación estatal, que tiene como objetivo principal generar las condiciones de desarrollo para que emprendimientos mineros logren poner un pie en la provincia de Salta y generar puestos de trabajo. Para eso Remsa tiene cinco áreas fundamentales. En el tema de gasoducto somos subdistribuidores de gas, las principales redes troncales de gas están bajo el dominio y control de Remsa. Estamos trabajando fuertemente en este momento con obras en Anta, en cinco localidades, para proveer gas natural domiciliario, y estamos también con la planificación de la red en La Viña y Guachipas. Después en materia fotovoltaica, en energía renovable, estamos con la licitación del parque fotovoltaico de Amblayo, que será la primera localidad de 13 con ese servicio. También tenemos, por ley, la facultad de licitar áreas mineras que son declaradas vacantes, tras los requerimientos que fija la ley de procedimientos mineros. Desde este punto de vista tenemos reuniones periódicas con las empresas, sabemos que la coyuntura nacional no es la mejor, el acceso a fondos de capitales es complicado, pero todavía el interés de las empresas mineras y de los grupos de inversión está al día. En los próximos días estamos cerrando tres proyectos muy importantes y la verdad que estamos en diálogo y constante negociación. Tenemos claro que la idea no es que se adquiera un área de exploración y explotación minera y no se invierta.
¿Esos tres proyectos que menciona de qué se tratan?
Son iniciativas privadas. Cuando se declara vacante una propiedad minera y llega Remsa, el organismo evalúa y propone un área de investigación, que es un estudio sobre las cualidades y características que se ofrece a las empresas para que vean el potencial del área. Quiero dejar algo en claro, Remsa no percibe ningún fondo del Estado, sino que por este servicio que presta a las empresas mineras a través de las áreas de investigación se hace de los recursos necesarios para generar las obras y mantener en pie toda su estructura, por más que exista un presupuesto específico destinado, ese presupuesto nunca ha venido desde 2017 a Remsa. Es al revés, Remsa genera recursos y muchas veces los reenvía a la Provincia o los destina a obras de infraestructura. Esos tres proyectos que nosotros formamos áreas de investigación, una vez aprobadas, tanto por la Secretaría de Minería como por el Juzgado de Minas, que tiene la palabra final, nosotros iniciamos un proceso de licitación pública nacional e internacional para que esas áreas después del concurso lleguen a los grupos que quieran invertir. No estamos trabajando con ningún tipo de fondo que tenga alguna finalidad especulativa, sino que busquen adquirir las áreas para desarrollarlas, generar puestos de trabajo y desarrollo para la provincia.
¿En qué grado de avance está el proyecto de construcción de un nodo logístico minero en la Puna salteña?
En los primeros días de agosto comienza el concurso público para el máster plan del proyecto, para que se presenten diferentes sectores de profesionales que puedan diseñar y planificar lo que sería un nodo logístico minero en la Puna, que va a contar con todas las áreas de servicio. Estas son las políticas que hacen que la minería tenga un buen nivel de desarrollo. Salta tiene un también un nivel de seguridad jurídica muy importante frente a otras provincias, porque tenemos reglas claras, condiciones que perduran en el tiempo y a la vez tenemos un Gobierno que va a acompañar con una serie de obras de infraestructura, a la vez se reglamentó la ley de promoción minera para acompañar las inversiones de infraestructura con carácter social pero también productivas. Están dadas todas las condiciones para que Salta sea un actor fundamental en materia energética a nivel mundial con la producción de litio. Más allá de esa seguridad jurídica y acompañamiento de la Provincia a las inversiones mineras, hay un contexto macroeconómico muy complejo en el país ¿En cuánto afecta esto a la actividad minera?
La verdad es que el Estado nacional tiene que tomar una decisión muy importante con respecto a qué se hará con los grandes proyectos mineros. Cualquier inversor extranjero sabe que es difícil traer la plata, pero más difícil es sacarla y ese dinero por lo general corresponden a fondos de inversión, a préstamos que se hacen de casas matrices a filiales locales y lo tienen que retornar, la verdad es que el actual escenario plantea un problema que se está discutiendo. De todas formas, a pesar de la coyuntura, el interés sigue. Hay empresas que están dispuestas a invertir, por supuesto con un riesgo muy superior a que si no tuviésemos estas condiciones. Hay que seguir trabajando, porque la coyuntura no es favorable especialmente para los grandes proyectos, como Taca Taca o la ampliación de otros, como Posco, que realmente tienen planeadas inversiones de sumas muy grandes. Vuelvo a repetir, Salta está en una posición única, es una oportunidad que la vamos aprovechar, no nos va a pasar por el costado. Para tener un ejemplo, en 60 días comienza la ejecución de uno de los proyectos más importantes, que es el proyecto de litio Mariana de la firma Gangfeng, que van a utilizar en la construcción alrededor de dos mil personas en forma directa e indirecta. No solo va invertir en la Puna sino también en General Güemes, en una planta para el procesamiento de carbonato de litio. (El Tribuno, Salta, 25/07/2021)

Última actualización en Lunes, 26 Julio 2021 11:20

Visitas: 21

El ardor de los cielos

El ardor de los cielos

(Por Ricardo Alonso) Las auroras boreales han sido siempre una belleza relacionada con los paisajes nórdicos. Las disfrutan los países que se encuentran cerca del círculo polar ártico. Están relacionadas con la defensa que hace la Tierra, a través de la magnetósfera, de las partículas cargadas eléctricamente y que provienen del Sol. Lucen con muchos colores de acuerdo con la intensidad y gracias a ello han sido descriptas desde la antigüedad.
Incluso se las ha llegado a ver a latitudes bastante bajas.
Hasta no hace mucho tiempo el registro más antiguo estaba en un documento chino del año 193 antes de Cristo. Sin embargo la lectura de tabletas de arcilla con caracteres cuneiformes de Mesopotamia permitió determinar fenómenos astronómicos que ocurrieron unos 600 años antes de Cristo.
Historiadores de la ciencia, especialmente estudiosos japoneses liderados por Hisashi Hayakawa, han investigado los diarios astronómicos de Babilonia y encontraron cinco entre nueve fenómenos que coinciden con observaciones de auroras en la antigua Mesopotamia. Esos diarios cubren entre el 652 y el 61 antes de la era cristiana.
También han investigado fuentes antiguas de China, Japón y Corea en busca de fenómenos atmosféricos que aparecen descriptos como vapores, nubes o luces y que pueden estar relacionados con tormentas solares y auroras boreales. Por ejemplo el uso de palabras como "arcoíris inusuales" o "arcoíris blancos" son candidatos para ubicar fenómenos aurorales en los antiguos documentos.
Un cambio de era
El punto es que las observaciones astronómicas instrumentales se remontan a solo cuatro siglos atrás. Antes de ello hay que recurrir a documentos de muy diversos tipos, desde esas antiguas tabletas de arcilla hasta manuscritos medievales.
Entre los manuscritos resulta de gran interés un escrito de carácter científico, en latín, del siglo XVI.
Se trata de la obra del médico italiano Marcello Squarcialupi, un protestante antitrinitario que vivía en Hungría y estaba bajo la protección del príncipe de Transilvania Kristóf Báthory (1530-1581). Squarcialupi, fue testigo presencial de la aurora del 10 de septiembre de 1580. En su libro "Del ardor del cielo" hizo la primera descripción científica de una aurora boreal proporcionando datos exactos de sus observaciones personales sobre el tiempo, la dirección, la forma, el color y variabilidad. Invocó una explicación racional, planteando solo causas naturales. Téngase presente que estos fenómenos de los cielos eran temidos en la Edad Media porque en el imaginario colectivo presagiaban sucesos graves. De ese autor se conoce también un manuscrito sobre los cometas y otro sobre las aguas de las fuentes y de los ríos. Resulta necesario identificar, reconstruir y catalogar la vieja actividad del Sol en orden a comprender la dinámica de nuestra estrella. Y todo lo que puede aparejar en cuanto a la evolución de sus manchas así como las llamaradas y tormentas eléctricas. Parte se puede estudiar en los isótopos de carbono-14 de los anillos de los árboles. Así fue como se descubrieron dos eventos con un aumento considerable de radioisótopos cosmogénicos para los años 775 y 994. O bien en los isótopos de berilo-10 de los hielos antárticos
La furia del sol
Pero no hay nada mejor que un manuscrito donde figuran datos concretos como fecha, hora y descripción de un fenómeno.
La importancia de recurrir a documentos históricos de la era pretelescópica tiene que ver con la posibilidad de rastrear eventos solares y cósmicos. Una es para entender nuestro propio Sol y otra luego que se descubriera de que algunas estrellas de tipo solar o 3G son capaces de generar mega tormentas o superfulguraciones al menos una vez por centuria de acuerdo con estudios de la física estelar. No se sabe con certeza si el Sol tuvo ese tipo de superfulguraciones en el pasado, pero sí que responderían a un mecanismo similar. Habría un registro posible a fines del Pleistoceno, un momento clave donde se extinguió la megafauna de mamíferos del Cuaternario.
Pero no hace falta irse muy lejos. En 1859 ocurrió la más intensa erupción solar desde que se tienen registros telescópicos y lleva por nombre el Evento Carrington, en homenaje al nombre del astrónomo que lo describió por primera vez. La deflagración estuvo acompañada de una gigantesca mancha solar. Se han visto manchas de más de 12.000 km lo cual es el equivalente al tamaño del planeta Tierra. El fenómeno causó desastres en América y Europa, especialmente en los telégrafos de la época. Las auroras fueron visibles en casi todas las latitudes y reportadas por astrónomos aficionados en Japón, Hawái y el Caribe. Un pico de incremento de nitratos en los testigos obtenidos de perforaciones en hielos polares ha sido atribuido a dicho evento.
Lo cierto es que un fenómeno similar, en la actualidad, tendría consecuencias imprevisibles y pérdidas que un cálculo conservador estima en dos trillones de dólares. Esto basado en que nuestra civilización actual se asienta sobre una infraestructura eléctrica.
De allí la importancia de estudiar la actividad pasada y presente del magnetismo solar y su efecto en el clima de la Tierra. Los ciclos solares duran once años. pero se cuenta con información de que un evento tipo Carrington podría ocurrir cada cien años.
Se sabe entonces que las grandes manchas solares desencadenan con frecuencia enormes erupciones que resultan en grandes tormentas magnéticas que producen auroras boreales en nuestro planeta aún en latitudes bajas. Eso está bastante bien establecido.
El sol y las pandemias
Lo que no se sabe aún con certeza es qué relación existe entre los máximos solares con las epidemias en la Tierra. Edgar Hope-Simpson, médico británico, publicó en 1978 en la revista Nature un estudio en que hacía notar la sorprendente coincidencia entre los tiempos de las pandemias de gripe tipo A y los ciclos de máxima actividad de manchas solares durante el siglo XX.
Por su parte, los astrónomos Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe, ampliaron el estudio sobre pandemias de influenza y manchas solares a los últimos 250 años, en un artículo publicado también en Nature en 1979. Maximiliano Rocca, científico argentino, ha retomado el tema ampliando las correlaciones entre manchas y máximos solares hasta mediados del siglo XVI, unos 500 años de datos.
Ha publicado algunas de sus ideas con el prestigioso científico Chandra Wickramasinghe. Rocca sostiene que la mortífera pandemia de 1556-1560 ocurrió durante un máximo de manchas solares y solo en Europa mató al 20% de la población.
En 1580 hubo una nueva pandemia coincidente con un máximo de manchas solares y en 1582 se registró una gran tormenta magnética solar que provocó vistosas auroras boreales en la Tierra. Curiosamente el Mínimo de Maunder, un periodo de inactividad magnética y ausencia de manchas solares que va desde 1618 hasta 1723, o sea un siglo de duración, no registra pandemias.
Tampoco hubo reportes de auroras boreales, especialmente entre 1645 y 1715. Entre 1729 y 1732 hubo un nuevo máximo de actividad de manchas solares y una pandemia asociada.
La pandemia de 1917 a 1919 fue la peor registrada en toda la historia conocida. Se la conoce como “la Dama Española” y la produjo la cepa del virus influenza tipo A H1N1.
Su oleada más letal comenzó a fines de agosto de 1918 y se esparció luego por todo el mundo matando a no menos de 50 millones de personas en solo un año. Esta terrible pandemia ocurrió durante el máximo de manchas solares del ciclo solar número 15.
En cinco siglos de datos, lo llamativo es que el 70% de las pandemias, 13 en total, han ocurrido durante máximos solares.
En comparación, Rocca chequeó para el mismo periodo la ocurrencia de grandes terremotos y mega erupciones volcánicas buscando alguna correlación estadística con las manchas solares y no encontró ninguna. Los máximos de manchas solares son el reflejo de la fuerte actividad magnética solar.
No hay dos ciclos de manchas solares iguales.
Durante el máximo de cada ciclo hay mucha emisión de radiación UV, X y Gamma, fulguraciones y protuberancias solares. Rocca propuso además un mecanismo para
explicar la relación entre las radiaciones ultravioletas y los virus de la gripe A que generarían las pandemias mencionadas.
Futuros estudios podrían demostrar la causalidad o casualidad de la correlación entre máximos solares y pandemias. (El Tribuno, Salta)

Última actualización en Lunes, 26 Julio 2021 11:18

Visitas: 16

Recursos Energeticos y Mineros continua las inspecciones en la Provincia

Recursos Energéticos y Mineros continúa las inspecciones en la Provincia

La Dirección General de Recursos Energéticos y Mineros del Ministerio de Economía y Servicios Públicos, continúa verificando el correcto cumplimiento de la producción informada en las declaraciones juradas de regalías presentadas.
Personal de esa dirección, realizó inspecciones a distintas canteras ubicadas sobre los ríos Vaqueros, Mojotoro y La Caldera.
En las mismas se relevó la ubicación de la cantera, las condiciones de extracción, tipo de productos extraídos (arena, ripio, base), personal trabajando, equipos utilizados, consumos (en el proceso o insumos para los equipos), producción estimada, cantidad de camiones que transportan el material (tipo, modelo, cantidad de material que transportan).
Además, se tuvo en cuenta si el transporte de áridos fue realizado con Guías de Tránsito para su posterior control con la información presentada ante la Dirección y detección de posibles irregularidades. (Gobierno de Salta)

Última actualización en Lunes, 26 Julio 2021 11:19

Visitas: 11

En Lindero hubo menor produccion

En Lindero hubo menor producción

La compañía canadiense Fortuna Silver Mines, que explota el yacimiento de oro Lindero en la Puna salteña, reportó una menor producción en la mina por el impacto de la pandemia.
En un comunicado a sus inversores, la empresa informó que durante el segundo trimestre de este año se redujo la producción de oro por los "impactos directos e indirectos del aumento de casos positivos de COVID-19".
Lindero es la primera, y única, mina metálica a cielo abierto de la provincia. Está ubicada al sur del Salar de Arizaro, en el departamento Los Andes.
Según se comunicó, el rango de producción anual del yacimiento es ahora de entre 90.000 y 110.000 onzas (una onza es equivalente a 28,3 gramos), lo cual refleja una disminución de 50.000 onzas respecto de lo estimado en enero pasado.
Advirtieron que la tasa de infección por la enfermedad de coronavirus en Lindero "aumentó durante el segundo trimestre y tuvo un impacto significativo en el desempeño de la operación, ya que 160 personas dieron positivo, lo que representó el 18% de la fuerza laboral".
Entre abril y junio, la compañía suspendió voluntariamente, de manera intermitente, las operaciones en el sitio por un total de 16 días, lo que afectó directamente el progreso del aumento y redujo la cantidad de mineral entregado a la plataforma de lixiviación en pilas.
Señalaron que las restricciones de viaje impuestas por el Gobierno provocaron, además, "interrupciones en la contratación y el movimiento de personal calificado, y retrasos en el acceso al apoyo de proveedores extranjeros, lo que resultó en un mayor tiempo de inactividad mecánica". Eso llevó a que se entreguen menos toneladas de mineral procesado a la plataforma de lixiviación.
De este modo, la producción total de oro para el trimestre fue de 19,521 onzas, el 73% del plan, ya que la trituración primaria y secundaria promedió 14.870 toneladas por día, lo que representa el 79% de la capacidad de diseño.
Fortuna Silver destacó, por último, que, aún con un mayor costo de mantenimiento previsto, espera completar la expansión planificada de su planta de procesamiento y lograr la capacidad de producción total a principios del cuarto trimestre de 2021. (El Tribuno, Salta, 25/07/2021)

Última actualización en Lunes, 26 Julio 2021 11:17

Visitas: 19