EditorialRN

Empresa minera de litio capacita a proveedores del interior

Empresa minera de litio capacita a proveedores del interior

A través de la Cámara de Proveedores Mineros, la empresa de litio Galaxy recorre el interior de la provincia, informando el trabajo que realizan, los futuros proyectos y para iniciar capacitaciones a todos aquellos interesados en formar parte de la misma en un futuro.
El vicepresidente de la empresa, Diego Medilarzo, quien estuvo presente en Santa María, comentó que la presentación en dicha ciudad del interior “obedece a un plan de capacitación que tiene la empresa para los proveedores locales”. En este orden, indicó que previamente estuvieron en Belén.
“La idea es transmitirles a los proveedores cuáles son los requerimientos de la empresa y al mismo tiempo capacitar para que ellos puedan llevar adelante la relación con nosotros desde el punto de vista tributario contable”.
En diálogo con Acontecer Calchaquí, el representante de la firma resaltó la relación con la cámara de proveedores y mencionó que “son los primeros círculos de influencia que nosotros venimos a buscar para que el día de mañana podamos tenerlos en cuenta para contrataciones”. (El Esquiu, Catamarca, 13/08/18)

Última actualización en Lunes, 13 Agosto 2018 11:26

Visitas: 41

Las sales y gredas de los incas

Las sales y gredas de los incas

(Por Ricardo Alonso) Los incas supieron reconocer numerosos tipos de minerales y rocas, entre ellos distintas especies de sales que utilizaron como alimento o en sus diferentes oficios y aplicaciones.
Lo mismo cabe para una variedad de gredas, tierras y arcillas, algunas de las cuales fueron parte de la alimentación o de sus medicinas. La sal común, sal gema, cloruro de sodio o halita, recibió por antonomasia el nombre de "cachi" en la lengua quechua.
En el noroeste argentino tenemos el Nevado de Cachi, el pueblo homónimo y decenas de topónimos que hacen alusión a la sal. También reconocieron y distinguieron la sal común de las salinas y salares actuales de la sal de roca que aparece en capas o estratos de cerros o serranías formadas en tiempos geológicos anteriores. A esta última llamaron "warwa" o "warwa cachi". A los salares les llamaron "cachi pampa". A las salinas o lugares donde explotaron la sal les llamaron "cachichacra". También distinguieron las aguas saladas (cachi unu) de las salmueras (cachizapa unu). A un lugar que tiene sal se lo denominaba "cachiyoc". Cuando las aguas saladas se evaporaban y se convertían en sal, a esa acción llamaban "cachiyan".
Un río cuyas aguas eran saladas recibía el nombre de "cachi mayo". En Cuzco se registra el topónimo Kachimayu con ese significado. Los incas tenían cerca del Cuzco, en Urubamba, las famosas salinas de Maras. De allí se proveían de la sal que necesitaban para el consumo humano, para el ganado y otros usos.
Maras es probablemente una de las minas en explotación más longevas del mundo ya que se trabaja desde hace unos 600 años. El lugar es un valle encajonado, excavado en formaciones rojas que albergan cuerpos profundos de sal de roca.
Las aguas termales atraviesan esa sal, la disuelven y salen a la superficie por un manantial (qoñi puquio) con salmueras híper concentradas. Las aguas corren pendiente abajo por la ladera del valle donde se han construido, en un sistema de terrazas, más de 3000 pozas de entre 2 y 5 metros cuadrados llamadas "cachi cochas".
La explotación es muy rústica y artesanal. Los salineros van derivando el agua por unos pequeños canales que alimentan a las pozas donde la salmuera se evapora y deja su contenido de sal en el fondo. Luego se raspa y se envasa para los distintos usos.
La sal rojiza es muy apreciada en la gastronomía. En Maras se usa mucha de la terminología quechua propia de la sal y las salinas que fuera mencionada. Las salinas y el viejo pueblo de Maras son hoy uno de los destinos turísticos preciados de Cuzco.
Saladeros y saleros
Con la llegada de los españoles, la sal pasó a tener una importancia mayor en la metalurgia de la plata y sólo el cerro Rico de Potosí consumía cientos de toneladas. Una curiosidad eran las salinas de la costa de Santa Marta (Perú), donde la sal marina podía inmovilizar peces, los que quedaban aprisionados y conservados, al punto que podían comerse al cabo de mucho tiempo.
Se cuenta también que en ciertos lugares, el "salero" era un terrón de sal que se ponía en la mesa y que a medida que iban comiendo le pasaban la lengua para saborearlo y si había sólo un terrón todos lambían del mismo.
Al sulfato de calcio o yeso le llamaron qontay o sihuas, pero no supieron aprovecharlo.
A los materiales originados por carbonato de calcio los denominaron isku, izku, qatawi, y otros seudónimos. Qatawi era la cal quemada que se apagaba con agua salada y que se utilizaba en alimentación. Aquí la cal forma parte de los minerales comestibles. Preparaban la qatawi lawa, una mazamorra de quinua molida, hervida en agua, a la que se le agregaba la cal apagada con agua salada y grasa.
Coipa y collpa
La coipa son las eflorescencias de carbonato y bicarbonato de sodio que ocurren en ciertos salares andinos. Se utilizaba a la manera de un jabón natural, pero además servía en la preparación de algunos alimentos, en el teñido de tejidos y en la elaboración de la yista para el lixiviado de las hojas de coca del acullico. Al sulfato de aluminio y potasio (alumbre), al igual que al sulfato de hierro, le llamaron generalizadamente "collpa" y ambos fueron utilizados ampliamente en la fijación de colores de los tejidos (mordiente), medicina tradicional, brujería, reemplazo de la sal para el ganado (collpasqa), tratamiento de parásitos intestinales, entre otros. Seudónimos son collpu, colpa, zuka y collpa collpa.
El término kachina o cachina se utilizaba para el sulfato de hierro y también para una greda blanca que se usaba para pintar o aclarar los colores.
El vocablo collpa o zuka fue utilizado también en el sentido de salitre y, collpani, collpa collpa o zuka zuka, en el sentido de salitral. Los salitres nitrogenados no recibieron atención de los incas pero si fueron utilizados por los españoles para la preparación de la pólvora y también para enfriar el agua de bebida en los desiertos calientes. En cuanto a las gredas, tierras y arcillas las diferenciaron en sus distintos tipos y utilizaron en sus necesidades. Las que resultaban útiles para la fabricación de alfarería les llamaron "sañu", y a las demás gredas "llanca". No conocieron los ladrillos ni las tejas, pero sí hicieron gran cantidad de vasijas, jarros, platos, ollas y otros muchos recipientes de distintas formas, cocciones y colores. Algunas piezas de cerámica son verdaderas obras de arte, más aun considerando que las trabajaron a mano ya que no conocieron ni la rueda ni el torno.
Arcillas benéficas
A una greda blanca, especial y comestible, le llamaron “pasa”, “pasalla” o “chachaco”. Se trata de arcillas esmectíticas, del tipo de las bentonitas, que corresponden a cenizas volcánicas caídas en el pasado geológico en lagos alcalinos donde los minerales originales fueron transformados.
Se disuelven fácilmente en agua y con esto preparaban, y aún preparan, un licor que usan para untar las papas y otros vegetales. Además las utilizaban en medicina para cicatrizar y curar las úlceras estomacales o hemorragias internas. Sinónimos son “parpa”, “contaya” y “chaco”.
El millu era una tierra que utilizaban para teñir telas y las había unas que daban color azul y otras que daban un color rojo. Por su estipticidad (astringente), mordacidad y carácter purgante se aprovechaban para curar llagas y lamparones. También preparaban un agua medicinal fuerte utilizando millu, salitre y alumbre.
El millu sería un sulfato de hierro y aluminio hidratado del tipo de la halotrichita y sus especies relacionadas. Llamaron tacu o taku a unas tierras de color rojo sangre, otras de color hígado y las últimas de amarillo ocre. Las utilizaron en pigmentos y en medicina. En realidad se trataba de óxidos de hierro (hematita) e hidróxidos de hierro del tipo de las limonitas (goethita).
Generalmente, se las encuentra en la parte superficial o sombrero de hierro de yacimientos de sulfuros oxidados desde donde las extraían. Trataron las llagas, y además, disueltas en la chicha, las usaron como bebida para curar las úlceras y hemorragias internas. Tierras similares de color amarillo les llamaron “quellu”, anaranjada “pitu” y otras rojo almagre “puca allpa”.
Copajira o copaquira era el sulfato de cobre que usaban para curar llagas, pústulas y otras heridas corrompidas en la piel. La caparrosa recibió también el nombre de collpa, al igual que otros sulfatos del grupo de minerales de los alumbres. La caparrosa era el sulfato de hierro, una de cuyas especies abundantes es la melanterita. Este mineral diluido en agua formaba una tinta negra con tonos azulados excelente para teñir. Los españoles la usaron para escribir logrando una tinta de igual calidad a la que traían de la península. (El Tribuno, Salta, 13/08/18)

Última actualización en Lunes, 13 Agosto 2018 11:25

Visitas: 31

Barrick dice que podria buscar socio chino para activos de cobre


Barrick dice que podría buscar socio chino para activos de cobre

El máximo responsable de Barrick Gold Corp. , John Thornton , dice que la minera canadiense está estudiando sus activos de cobre "muy en serio" para determinar si tiene sentido crear una empresa cuprífera con uno o dos socios, muy probablemente deChina .
"La pregunta para nosotros respecto al cobre es: ’¿se pueden tomar los activos de cobre, combinarlos con los de otra parte, incluso con dos partes, y crear una compañía cuprífera global de primer nivel con el tiempo?’", dijo Thornton a los empleados el miércoles. "Al responder a esa pregunta, la probabilidad de que ese compañero en el esfuerzo sea chino es muy alta".
Thornton hizo los comentarios en una reunión interna de la compañía, partes de las cuales fueron publicadas en el sitio web de la empresa el jueves. Thornton describió su estrategia a largo plazo para Barrick a los empleados que, según un amplio plan de propiedad accionarial, también son inversores.
El plan incluye aumentar su cartera de los denominados activos de nivel 1 con el tiempo y eliminar gradualmente todo lo que no sea de nivel 1 o que se considere "estratégico". El ex ejecutivo de Goldman Sachs Group Inc. definió los activos de nivel 1 como minas que pueden producir al menos 500,000 onzas de oro al año, tienen una vida útil de mina de más de 10 años, y se encuentran en la mejor mitad de la curva de costes.
Minas de oro de nivel 1
"Resulta que solo hay entre 10 y 15 en el mundo. Barrick tiene, digamos, cuatro de ellas. Ninguna otra compañía tiene más de dos", dijo Thornton a los empleados. "Obviamente, si uno tiene seis es mejor, si tiene ocho es mejor, y si tiene 10 es mejor".
Aproximadamente la mitad de los activos de primer nivel del mundo se encuentran en jurisdicciones "difíciles", lo que significa que la empresa con sede en Toronto debe poder operar con éxito en cualquier lugar.
Los activos que actualmente no cumplen los criterios de nivel 1 son: Lagunas Norte en Perú, Hemlo de Canadá, una participación del 47,5 % de la mina Porgera en Papúa Nueva Guinea, una participación del 50 % en Kalgoorlie en Australia y Golden Sunlight en Montana, dijo el portavoz de Barrick, Andy Lloyd, por teléfono después de que se publicaran los comentarios de Thornton. (Gestión, Perú, 13/08/18)

Última actualización en Lunes, 13 Agosto 2018 11:23

Visitas: 20

El combo australiano mineria-rugby desembarca en San Juan

El combo australiano minería-rugby desembarca en San Juan

(Por Sebastián Saharrea) Augustín Pichot junto a una pata empresaria sanjuanina apuestan a recrear el ambiente con un ambicioso plan por delante. Los detalles del desembarco.
Es común y natural encontrar a grandes emporios mineros en Australia como sponsors de los grandes equipos de rugby. También lo es en los otros gigantes de ese deporte en el Hemisferio Sur: Sudáfrica y Nueva Zelanda. Son países en los que la minería es la principal economía productiva, sobre la que se apalanca todo el entramado empresario de sus modelos económicos: servicios, bancos, mercados de valores o traders dedicadas a administrar esa riqueza.
Todos ellos, países similares al nuestro de manera conceptual: colonias todos, aquellos de la corona inglesa a la que aún pertenecen en los papeles (excepto Sudáfrica que ha dejado la Mancomunidad ante la molestia del Apartheid), Argentina de la española. Países jóvenes todos, puestos a despegar en base a sus riquezas naturales.
Y aquí los caminos se despegan: los anglosajones recalaron en la minería como fuente de riqueza, Argentina en el monocultivo y las vacas. Aquellos se mezclaron en el mismo lapso (200 años), muy rápido entre las principales potencias del mundo, o al menos entre los países en los que a uno le hace bien vivir. El nuestro tropieza una mil veces con la misma piedra y vuelve a caer al rescate del FMI.
Resulta que ahora todos estos países son socios a nivel deportivo, desde que Los Pumas fueron aceptados en la elite de los tres mejores equipo del mundo ovalado y una franquicia (Jaguares) entró al privilegiado círculo no sólo a fuerza de tackles sino también de intereses, incluso desplazando a algunos peso pesados del ambiente.
Negocios, sencillamente, que estos tres países signados por la pasión por el rugby y la economía en base a la producción minera intentan exportar a estas pampas agrícolas. O no exactamente a las pampas por definir a Argentina sino a los parajes nacionales más remotos donde no germina la soja y sí resultan atractivos los negocios mineros, si es con rugby mejor.
Nada menos que el hacedor de aquel hallazgo deportivo de entreverar a Los Pumas a nivel deportivo y de negocios de máximo nivel, Agustín Pichot, es el pionero que busca hacer cabecera de playa en San Juan con este modelo.
Ya Agustín había hecho mucho con la ovalada en la mano, pero luego hizo más como dirigente. Al punto de convertirse en vicepresidente de la World Rugby (como la FIFA) y sonar para presidirla en poco tiempo más. El ex medio scrum icónico de la celeste y blanca anda ahora buscando departamento en San Juan para pasar tres o cuatro días de sus semanas aquí en esta nueva misión que se propuso. Ya se dejó ver en algunos ámbitos sanjuaninos, levantando la polvareda lógica de alguien de su dimensión deportiva. Parece que será visto por aquí más habitualmente.
Como el rugby y los selectos negocios de esponsorización van muy de la mano, como lo demuestra cada presentación de Los Pumas o los Jaguares y se pudo notar fácilmente en las últimas presencias en el Bicentenario, lo que buscan Pichot y sus socios sanjuaninos es reproducir acá la ecuación que descolla en Australia: grandes compañías asociadas con este deporte, intereses simultáneos.
Los grandes equipos australianos de rugby son en realidad franquicias, eslabones de un negocio súper profesionalizado. Por eso los grandes sponsors desembarcan en sus camisetas, en especial las mineras en Australia –o compañías que le prestan servicios a la actividad- en un país que, como se dijo, tiene a la minería como principal actividad productiva.
Río Tinto es uno de los sponsors de los Reds de Queensland, tal vez el equipo más emblemático en el que también aparecen aportantes como ConocoPhilips, la principal petrolera privada mundial que tiene interés en Vaca Muerta. En los Warathas –de Sidney, ex New South Wales- se luce CMCmarkets, una compañía de finanzas enfocada al negocio minero. En los Brumbies de Camberra (la coqueta capital del país), aparece Plus500, una trader especializada en negociar comodities mineros. Y la principal minera del mundo, la australiana BHP Billiton, tiene directamente un equipo con su nombre pero en el Rugby League, similiar al de Union pero más espectacular y que también arrastra multitudes.
O Western Force, recostada sobre el Oeste del país, que hasta hace un año era una franquicia del Super Rugby y ahora descendió de jerarquía para dejar su lugar a los Jaguares argentinos, pero sigue teniendo un equipo profesional. Este equipo de la ciudad de Perth tiene como uno de sus sponsors a la minera Fortescue, la principal compañía de la región y una de las mineras más importantes del mundo.
Justamente Fortescue es la que contrató como su CEO en Argentina nada menos que a Agustín Pichón, y lo encomendó a impulsar sus negocios en San Juan. Se conoció en ambientes empresarios locales que la minera australiana no quedó conforme con el alto perfil inicial que tuvo el desembarco de Pichot en San Juan. Deberá calibrar mejor entonces porque se trata de un ídolo deportivo que hace ruido en cualquier lado.
Dicen que no favorece a los tiempos de la empresa, que son los de ir negociando para convertirse en la principal plataforma del segundo despegue minero sanjuanino. Que está necesitada de un nuevo aire a medida que se agotan los yacimientos en marcha (Veladero, Gualcamayo, Casposo) y si no lo hace con velocidad corre el riesgo de quedarse sin nada más temprano que tarde.
Fortescue está interesada, como ya se informó, en el combo de los tres proyectos de cobre más prometedores de la provincia: Pachón, Azules y Altares. Son viejas grandes promesas, que por ahora no mueven desde lo que insinúan a convertirse en realidad. Y que, de concretarse, podrá ser leído como una fuerte inversión privada en San Juan.
Por eso, Fortescue ordenó para su desembarco en Argentina-San Juan a un especialista como Pichot: no en minería, sí en relaciones empresarias y corporativas. Se asoció con una pata empresaria sanjuanina de perfil muy revelador. Sus partners sanjuaninos son dos. La abogada Jimena Daneri, nada menos que la memoria histórica de la Barrick en San Juan, de reciente y resonante salida de la compañía que explota Veladero. Y Marcelo Rodríguez, contador sanjuanino y nada menos que el flamante presidente de la Unión Argentina de Rugby.
Entre ellos tres conformaron la unidad de desembarco de Fortescue en San Juan, según cuentan las fuentes empresariales locales. Ya tienen oficina en el céntrico edificio de la Bolsa de Comercio y desde allí monitorean los contactos mineros, fatigan los llamados y despuntan el vicio con el rugby.
El asunto es que los tres proyectos de cobre estrella de San Juan en los que está interesado Fortescue, tienen dueño. Como se conoce, Pachón es de Glencore desde que absorbió negocios de Xtrata Cooper (las dos, justamente, con altos intereses en Australia).
Fuentes de la empresa no descartaron la posibilidad de conceder derechos a Fortescue, vender o asociarse con ella. No respondieron los dueños de Azules y Altar, McEwen o Minera Andes en el primer caso y Stillwater en el segundo. En todos los casos, deberán superar un obstáculo excluyente: la vigencia de la ley de Glaciares que, así como está, pone en riesgo cualquier inversión en esas zonas porque tienen geoformas que encuadran en la ley dentro de sus áreas.
Mientras eso ocurre, los negocios con el rugby relacionados no descansan. Está en danza la posibilidad de habilitar en Argentina dos nuevas franquicias profesionales, dentro de una liga americana e incluso con la chance de importar jugadores de Fiji (potencia deportiva sin respaldo empresario). Sería una en Buenos Aires y otra en el Oeste. Por esta última pulsean potencias como Córdoba o Mendoza, pero San Juan dispone de la ventaja de un posible sponsoreo privado potente con sus mineras.
¿Saldrá el equipo a la cancha con la camiseta estampada con Fortescue y Pichot de cara visible? Los negocios inminentes y la habilidad del exquisito 9 tanto en la cancha como en los escritorios tienen la respuesta en sus manos. (Tiempo de San Juan, San Juan, 11/08/18)

Última actualización en Lunes, 13 Agosto 2018 11:24

Visitas: 52

Descubren un mineral casi tan duro como el diamante dentro de un meteorito siberiano

Descubren un mineral casi tan duro como el diamante dentro de un meteorito siberiano

Científicos de las Universidades de Ural y Novosibirsk y el Instituto del Departamento de Siberia perteneciente a la Academia de Ciencias de Rusia han analizado el material procedente de unmeteorito caído en Siberia y han descubierto un nuevo mineral nunca antes visto en nuestro planeta, denominado uakitite.
Mientras continúan las labores de laboratorio para obtener más información sobre este misterioso mineral, los científicos han revelado en la Reunión Anual de la Sociedad Meteorítica enMoscú que es más duro que un diamante, de apariencia metálica, transparencia, tonalidad amarilla y cristales cúbicos.
La mayor parte del meteorito (98%) es de una aleación de hierro y níquel con al menos un 90% de hierro. El 2% restante se compone de más de una docena de minerales, la mayoría de los cuales, al igual que la aleación mayoritaria, se forman en el espacio, bajo circunstancias extremas y calientes, por encima de los 1,000 grados Celsius o 1.832 grados Fahrenheit.
El peculiar mineral solamente tiene un tamaño de 5 micras. Pese a ello, la investigación pudo determinar las similitudes estructurales en común con otros dos minerales forjados en el espacio, la carlsbergita y la osbornita, que son nitruros que contienen nitrógeno.
Por otro lado, el equipo pudo inferir algunas de las propiedades físicas del nuevo mineral. Si es como el nitruro de vanadio, es de un color gris claro, con un tinte rosado en la luz reflejada, y tiene una dureza de 9-10 en la escala de Mohs. (Gestión, Perú, 13/08/18)

Última actualización en Lunes, 13 Agosto 2018 11:23

Visitas: 25