EditorialRN

ntendente Gleadell visito simulador CAT en AOMA

Intendente Gleadell visito simulador CAT en AOMA

Santa Cruz. El intendente Nelson Gleadell acompañado por el Secretario de Obras Publicas Ing. Carlos Mazzara y el Secretario de Hacienda Raúl Castelli visitaron el Trailer que el Sindicato de Obreros de la Minería dispone temporariamente para capacitar a operarios en maquinas y camiones CAT.
El conteiner posee tres equipos simuladores con software que permite experimentar el manejo de maquinas y camiones de gran porte. Con este tipo de herramientas los operarios alcanzan una capacitación del 70% sin subirse a un equipo real. El 30% restante lo adquiere en el terreno.
Las computadoras brindan información al operador de aciertos, errores, tiempos, etc que le son útiles para comparar en cada una de los intentos por mejorar su manejo.
Gleadell destaco este tipo de aportes que las empresas y el sindicato logran conjuntamente para adiestrar sin riesgos a los futuros operadores de maquinas pesadas o camiones de gran tonelaje, disminuyendo accidentes y costos por aprendizajes por prueba y error en zona de obra. (El Periódico Austral, Santa Cruz, 01/12/14)

 

Última actualización en Martes, 02 Diciembre 2014 12:20

Visitas: 392

Oro blanco: el litio, eje de un audaz proyecto cientifico-tecnologico

Oro blanco: el litio, eje de un audaz proyecto científico-tecnológico

(Por Nora Bar, Colaboró Amalia Eizayaga, desde Jujuy) La puna jujeña es un paisaje mágico. El viajero que se aventure por los caminos de ese territorio ventoso, agreste y desértico, 270 kilómetros al noroeste de San Salvador de Jujuy y a alrededor de 4000 metros de altura, se encontrará con Olaroz, un mar de sal: 300.000 hectáreas que reciben menos de 100 milímetros de lluvia por año.
Bajo un sol que encandila y a temperaturas que descienden por debajo de los 10 grados bajo cero por las noches, se encuentra uno de los más importantes yacimientos del "oro blanco" de este siglo: el litio, el más liviano de todos los metales, y componente fundamental de las pilas y baterías que hacen funcionar desde los teléfonos celulares y computadoras hasta los autos eléctricos que prometen aliviar la dependencia de los combustibles fósiles.
En estos días, Olaroz es el centro de una iniciativa público-privada que promete transformar el desarrollo científico y tecnológico de Jujuy y proyectarse al país.
Y no sólo eso: además, podría revolucionar la economía de toda la región.
Hace algunas décadas, el litio no despertaba entusiasmo. Pero la demanda de un mercado en expansión y las promesas de sus potencialidades lo pusieron en la mira de gobiernos, inversores e industrias. El precio del carbonato de litio, tal como se lo extrae de los salares, asciende a 6500 dólares la tonelada, más del doble de lo que costaba hace diez años.
El viajero que se aventure por los caminos de ese territorio ventoso, agreste y desértico, 270 kilómetros al noroeste de San Salvador de Jujuy y a alrededor de 4000 metros de altura, se encontrará con Olaroz, un mar de sal: 300.000 hectáreas que reciben menos de 100 milímetros de lluvia por año
Gracias a un acuerdo entre la provincia y la Universidad Nacional de Jujuy, el Conicet e Y-TEC, el centro de desarrollo de tecnología de YPF, el litio, que durante años sólo se extrajo de las salinas y se exportó "en bruto", podrá ser purificado e integrado en baterías que en el mercado internacional cuestan entre 20.000 y 25.000 dólares. Y lo más importante: toda la tecnología aplicada hasta su comercialización será, gracias a esta iniciativa en la que, además de los jujeños, intervienen investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional de Córdoba, made in Argentina.
Para concretar este proyecto, la provincia ya cedió los terrenos y el edificio donde alguna vez funcionaron los Altos Hornos Zapla, en Palpalá, para la creación de un Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas sobre el Litio y sus Aplicaciones. Ernesto Calvo y su equipo del Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía (Inquimae) ya desarrollaron una tecnología innovadora para obtener cloruro de litio, que se emplea en la obtención de litio metálico por electrólisis de sales fundidas en muchísimo menos tiempo que con las prácticas ancestrales que se aplican en la actualidad y a un costo ambiental también muchísimo menor.
En suma: Y-TEC ofrece sus tecnólogos y ya está desarrollando el primer prototipo de batería; YPF aportará equipamientos; el Conicet y las universidades, recursos humanos, y todos juntos definirán las líneas de desarrollo de esta nueva tecnología para almacenar energía de forma sostenible. El programa insumirá alrededor de 50 millones de pesos en aportes públicos y privados.
Gracias a un acuerdo entre la provincia y la Universidad Nacional de Jujuy, el Conicet e Y-TEC, el centro de desarrollo de tecnología de YPF, el litio podrá ser purificado e integrado en baterías que en el mercado internacional cuestan entre 20.000 y 25.000 dólares
"En La Plata ya estamos trabajando con un grupo del Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (Inifta) en el laboratorio del litio. Para mayo del año que viene tendremos la primera batería -se entusiasma Gustavo Bianchi, doctor en Ciencia de los Materiales de la Universidad de Mar del Plata, ex investigador de la Comisión Nacional de Energía Atómica y hoy director de Y-TEC-. Para junio o julio esperamos tener la planta piloto en Jujuy para desarrollar el ánodo, el cátodo, la pasta y la membrana, los componentes esenciales de estos equipos."
Como suele suceder, este proyecto, que involucra a instituciones distribuidas por medio país, nació de un impulso casi fortuito.
"En enero de 2012 escuché a la presidenta por TV decir que la Argentina iba a exportar litio -cuenta Calvo-. Entonces, lo llamé a Lino [Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva] y le dije que no podíamos venderlo «en bruto», que teníamos que agregarle tecnología." Aunque no era una rama de la electroquímica en la que hubiera trabajado especialmente, la idea de Calvo fructificó rápidamente y se hizo una reunión en Jujuy.
En su estado natural, el litio está disuelto en salmueras, más del 99% de las cuales corresponde a cloruro de sodio (sal de mesa). El método ancestral de extracción se basa en la evaporación. Hay alrededor de un gramo de litio por litro de salmuera; es decir que para obtener una tonelada hay que procesar millones de litros de salmuera... en medio del desierto.
"Son millones de litros de agua que se pierden por cada tonelada de litio que se saca, y además al final se le hace un tratamiento químico contaminante. Todo esto puede tardar 18 meses -detalla Calvo-. En las baterías, los iones [átomos con carga positiva] de litio entran y salen de una red cristalina, de un óxido, que funciona con un solvente no acuoso. Es lo que pasa todo el tiempo en el celular. Se nos ocurrió que ese mismo sistema se podía probar en la salmuera para obtener el litio. ¡Y funcionó!".
El resultado de las pruebas de laboratorio fue que pudieron extraer litio en horas o minutos, con un método que además no compromete el agua, porque vuelve al salar. Y usando energía solar.
La tecnología fue una novedad en el mundo. Con la prueba de concepto en la mano, el Conicet obtuvo la patente. "Ahora hay que hacer la ingeniería para escalar el proceso -cuenta Calvo-. De eso se encarga Y-TEC."
El programa insumirá alrededor de $50 M en aportes públicos y privados
En su centro de La Plata, el centro de desarrollo de tecnología ya tiene en marcha un laboratorio de electroquímica del litio de 12.000m2. "La primera celda de fosfato de litio con diseño propio va a estar en mayo del año que viene -insiste Bianchi-. Será la primera de América del Sur. Y en las pruebas que estamos haciendo ofrece más potencia que las existentes en el mercado."
Mientras tanto, en Jujuy, la Legislatura decidió declarar el litio recurso estratégico y está en proceso de creación un instituto de investigación dependiente del Conicet y de la Universidad Nacional de Jujuy en el terreno de los ex Altos Hornos Zapla. "Simbólicamente, Palpalá volverá a ser el motor de desarrollo de la provincia, como lo pensó el general Savio -afirma el doctor Rodolfo Tecchi, rector de esa casa de estudios-. Serán 4000 m2 cubiertos, más un bloque de residencias para investigadores visitantes en la vieja administración del complejo siderúrgico. El 10 de diciembre se abren las ofertas de licitación y pensamos que antes de fin de año estará adjudicada la obra. En ocho meses tendría que finalizarse el edificio."
Allí trabajará una de las piezas clave de este proyecto: Victoria Flexer, una joven doctora en Química del Conicet que después de siete años en Australia, Francia y Bélgica retorna al país para instalarse en Jujuy. Hasta ahora, Flexer investigaba en bioceldas de combustible, que son baterías en las que uno utiliza material biológico como catalizador (para acelerar las reacciones químicas en el ánodo y el cátodo).
El resultado de las pruebas de laboratorio fue que pudieron extraer litio en horas o minutos, con un método que además no compromete el agua, porque vuelve al salar. Y usando energía solar.
"Pueden ser enzimas, que es una parte de la célula purificada, o bacterias enteras que se hacen crecer hasta que se desarrolla un biofilm, una película bacteriana sobre la superficie del electrodo -cuenta la científica, de 36 años, nacida en el barrio porteño de Once-. Tienen particularidades que las hacen muy atractivas, porque el material biológico es relativamente económico, especialmente las bacterias, a las que uno les da de comer literalmente basura y crecen, es un recurso ciento por ciento renovable y no contaminante. Además, trabajan a una temperatura muy cercana a la del ambiente y no es necesario aplicar altas presiones. Pero tienen sus desventajas, y la principal es que la cantidad de energía que producen es limitada. Y si bien yo trabajaba en mejorar estos sistemas, hay un límite que es intrínseco, que está dado por la idiosincrasia de los organismos. Otra de las cosas que hay que mejorar en estos sistemas es la estabilidad, porque el material biológico eventualmente se muere."
Las bioceldas de combustible ofrecen potencias mucho más bajas, que no permitirían iluminar una ciudad, por ejemplo, ni impulsar un automóvil o medio de transporte. Se piensa que podrían utilizarse para aplicaciones de nicho, como dispositivos implantables en el cuerpo humano, pequeños sensores (que midan glucosa en la sangre de pacientes diabéticos, por ejemplo), pero que nunca brindarán energías que puedan reemplazar al petróleo. Es decir, tienen aplicaciones interesantes, pero limitadas.
En el nuevo centro de Jujuy, Flexer y el grupo de científicos que decidan seguirla harán investigación básica. "Hoy por hoy, la Argentina extrae del salar carbonato de litio, que es el más económico, y eso se procesa en el extranjero para obtener sales muchísimo más caras y puras, que son las que se incorporan a las baterías -explica la científica-. Nosotros estudiaremos procesos que permitan extraer el litio de los salares más eficientemente y analizaremos qué se les puede cambiar a las baterías para hacerlas mejores. Por ejemplo, para evitar que el celular se te muera a las siete de la tarde. O que los automóviles eléctricos puedan funcionar con mayor autonomía, ya que la mayoría de los que se venden en la actualidad no superan los 100 o 200 km. Dos de las propuestas son la de litio-aire o litio-azufre, pero por el momento no funcionan como uno quisiera. Por ejemplo, no tienen una alta ciclabilidad [no se pueden recargar muchas veces]. Y si la batería te dura 30 cargas, no es negocio. Por otro lado, el proceso que desarrollaron Ernesto Calvo y su grupo en principio es prometedor, pero hay que probarlo, primero en escala de planta piloto, y sólo si funciona se podrá construir una planta industrial. La planta piloto para probar este proyecto está en construcción."
Como muchas veces ocurre, desde que el litio comenzó a despertar el interés de empresas y del gobierno local, varias de las 300 comunidades originarias reconocidas se pusieron en alerta e impulsaron reclamos administrativos y litigios judiciales.
Algunas se quejan de que no han sido debidamente consultadas ni previamente informadas, de que no les dieron participación en la gestión de los recursos naturales y de que no dieron su consentimiento. Entre otros reclamos, temen que la explotación genere un alto impacto en el medio ambiente y en el agua.
Sin embargo, el gobierno jujeño sostiene que se realizaron todos los pasos legales y que los estudios de impacto ambiental garantizan una explotación segura.
"Aunque en el pasado hubo problemas en salinas fronterizas con Salta -explica Tecchi-, en este caso, las dos empresas que están comenzando a extraer el litio en Jujuy, Salares de Jujuy y Exar, acordaron con las comunidades originarias que serán las beneficiarias de los puestos de trabajo, y realizaron convenios de catering y transporte con pequeñas empresas que están organizando en las poblaciones."
Para Flexer, este desafío va más allá de un simple paso en su camino profesional: "No vuelvo por el sueldo, lo que me hace pensar mucho por qué vuelvo -confiesa-. No, lo que me hace retornar es que soy fruto de la escuela pública argentina. Ingresé a los tres años y medio y salí cuando me doctoré en la Universidad de Buenos Aires. Soy quien soy y obtuve todos los trabajos en el exterior gracias a la formación que me dio la educación pública argentina de calidad. Siento que le debo algo a mi país y lo quiero devolver. Y creo que si me voy a Jujuy tengo más cosas para dar que si vengo a Buenos Aires. Si dentro de 25 años en Palpalá hay un centro de investigación que funciona, habré contribuido un poco a que la ciencia sea más federal, a enriquecer a la Universidad de Jujuy, porque los chicos no sólo van a tener profesores con experiencia industrial, sino también en investigación, y van a tener más posibilidades de «meter las manos en la masa». Y también voy a apoyar un proyecto que, si prospera, sumará oportunidades laborales".
Bianchi no duda de que las perspectivas son más que favorables: "Si Bolivia, Chile y la Argentina [dueños de entre el 40 y el 80% de las reservas] se pusieran de acuerdo, podrían manejar el mercado mundial del litio. Y nosotros somos los únicos que desarrollamos tecnología para aprovecharlo".
La joven que desarrollará tecnología en la Puna
Victoria Flexer. Se incorpora al Conicet. Profesión: investigadora. Edad: 36 años. Origen: Argentina. Es egresada del Colegio Nacional de Buenos Aires; se graduó e hizo su doctorado en Química en la Universidad de Buenos Aires. En los últimos siete años, trabajó en Burdeos, Francia; Brisbane, Australia, y Gante, Bélgica. Se radicará en Jujuy y dirigirá un grupo de investigación en la tecnología del litio. (La Nación, Buenos Aires, 01/12/14)

Última actualización en Lunes, 01 Diciembre 2014 11:03

Visitas: 543

China se enfria y desinfla el auge de materias primas que alimento

China se enfría y desinfla el auge de materias primas que alimentó

(Por John W. Miller y Rhiannon Hoyle) La demanda de minerales por parte de China para construir rascacielos, puentes y automóviles dio lugar a un auge de una década en los precios y la producción de materias primas. Ahora, los países que las exportan sienten el impacto de la desaceleración de la economía Cuadro-china-se-enfria-y-dedel gigante asiático.
La lista es encabezada por grandes exportadores de commodities como Australia y Brasil, pero también abarca a países como Guinea, Indonesia y Mongolia, donde la minería constituye un porcentaje desproporcionado de la economía y el empleo.
En las naciones especializadas en materias primas clave como el mineral de hierro y el carbón, el debilitamiento de la demanda y la caída de los precios están reduciendo la recaudación tributaria, aumentando los déficits comerciales y devaluando sus monedas.
El dólar australiano registró en noviembre su nivel más bajo en cuatro años frente a la divisa estadounidense debido en parte al descenso de los precios de los commodities y la desaceleración de la demanda china.
El banco de inversión estadounidense J.P. Morgan recortó su proyección de crecimiento de la economía australiana en 2015 de 3,3% a 2,8%. El gobierno brasileño, a su vez, redujo a la mitad su previsión de expansión en 2014, de 1,8% a 0,9%. Las ganancias procedentes de la minería como porcentaje del Producto Interno Bruto en ambos países se duplicaron con creces durante los últimos 15 años, según las estadísticas del Banco Mundial.
El impacto a largo plazo de un colapso de los precios de las materias primas podría ser más profundo, perjudicando las economías de los países productores y apuntalando el poder adquisitivo de las economías desarrolladas que consumen los commodities.
“El impacto del exceso de suministro podría ser un desastre”, dice Lourenço Gonçalves, presidente ejecutivo de Cliffs Natural Resources Inc., una minera mediana que realizó despidos en Australia.
Rio Tinto ha invertido miles de millones de dólares en infraestructura ferroviaria para exportar mineral de hierro de Australia a China.
En tanto, las mayores compañías mineras mantienen firmes sus planes de seguir batiendo sus marcas de producción. Rio Tinto PLC y BHP Billiton Ltd. han estado llenando los buques de carga que zarpan desde el noroeste de Australia a un ritmo sin precedentes.
En las economías más pequeñas, la creciente dependencia de la minería adquiere una mayor relevancia. La participación de las ganancias mineras como porcentaje de la economía de Guinea se más que triplicó entre 2000 y 2012 para llegar a 18,3%, según el Banco Mundial. En el caso de Mongolia, casi se duplicó a 11,9%.
En este momento, ningún país puede llenar el vacío que deja China, a pesar de que las empresas mineras, entre ellas BHP Billiton, esperan que India contribuya a absorber la nueva producción. De todos modos, se prevé que China marque la pauta para la próxima década.
Ningún commodity ha sido tan dependiente de la demanda china como el mineral de hierro. China produce la mitad del acero del mundo y 98% del mineral de hierro se destina a la fabricación de este material. El gigante asiático importa dos tercios de los 1.200 M t de mineral de hierro que se transa anualmente en los mercados de transporte marítimo.
En 2003, ocho países exportaban más de 10 M t de mineral de hierro. El año pasado, la cantidad había aumentado a casi el doble, 15 países.
Australia, el principal exportador de mineral de hierro, envía 80% de su producción a China, por lo que el año pasado recibió unos u$s 67.000M. Brasil, en tanto, envía la mitad de su producción de mineral de hierro al gigante asiático. En los últimos años, las mineras que operan en esos países han aumentado la producción, el empleo y la inversión en vías férreas, puentes y puertos en anticipación a un incremento de la demanda por parte de China.
No obstante, el consumo de acero chino cayó 0,3% en los primeros ocho meses del año a 500M t, el primer descenso en 14 años.
“El país está entrando en un patrón de menor consumo de acero, más típico de las economías modernas y desarrolladas”, señala Daniel Rohr, analista de Morningstar Inc.
El resultado es un exceso de mineral de hierro. Se estima que para 2018 el superávit de mineral de hierro ascienda a 300M t. Citigroup calcula que los precios podrían caer a unos u$s 50 por tonelada en 2015, tras empezar este año en u$s 135 y alcanzar el viernes u$s 69,80.
La reacción obvia hubiese sido una reducción considerable o incluso una suspensión de la producción, pero ninguna minera quiere dar su brazo a torcer.
Se espera que Australia y Brasil dejen fuera del mercado a otros exportadores. Australia envía cerca de la mitad del mineral de hierro transportado por mar. Luego de invertir miles de millones de dólares en la construcción de puertos y vías férreas, BHP y Rio Tinto afirman que seguirán produciendo y reduciendo costos para paliar la caída de los precios. Eso se podría traducir en la renegociación de los acuerdos con los proveedores y miles de despidos.
“En general, cuando tienes capacidad instalada, si dejas de producir terminas con costos por unidad más altos”, indicó recientemente Andrew Mackenzie, presidente ejecutivo de BHP. “Nuestra intención siempre es maximizar la producción de la capacidad existente”.
La chatarra es otra amenaza. Dentro de unos años, China tendrá disposición cantidades gigantescas de chatarra de acero proveniente de la primera generación de autos y lavadoras para el mercado masivo. En cantidades suficientemente grandes, la chatarra de acero puede ser un sustituto del mineral de hierro. La chatarra exacerbará la sobreoferta de mineral de hierro y el impacto de los menores precios en la economía global. (Wall Street Journal, 01/12/14)

Última actualización en Lunes, 01 Diciembre 2014 11:00

Visitas: 673

La caida del crudo reordena el mapa energetico

La caída del crudo reordena el mapa energético

La decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener sus niveles de producción de crudo pese al exceso de oferta repercutirá en todos los participantes del mercado, incluyendo empresas, inversionistas y los países productores.
Los precios de referencia en Estados Unidos cayeron 10% el viernes a u$s 66,15 el barril, su nivel más bajo desde septiembre de 2009. El petróleo Brent, la referencia mundial, para entrega en enero cedió u$s 2,43 para quedar en u$s 70,15 el viernes.
Las acciones de las petroleras y las divisas de los países productores también se debilitaron. El peso mexicano, por ejemplo, descendió a su menor nivel frente al dólar en más de dos años.
Pascal Menges, gestor de portafolio de la firma suiza Lombard Odier, que posee acciones en productores de crudo de esquisto estadounidenses, dice que la decisión de la OPEP “creó una situación muy incómoda” para las petroleras, las cuales deben decidir si recortan sus inversiones.
El inversionista predice que el exceso de oferta global caerá durante los próximos meses y el crecimiento de la producción estadounidense se moderará, evitando que los precios bajen mucho más.
Si eso ocurre, agrega, las compañías de esquisto menos endeudadas seguirán siendo rentables. Sin embargo, Menges redujo las inversiones de su fondo en las productoras de petróleo y trasladó parte de esos fondos a firmas que compran y procesan el crudo.
Los productores canadienses de petróleo procedente de arenas bituminosas también están bajo presión.
El precio que necesitan las nuevas minas para no arrojar pérdidas es de cerca de u$s 85 el barril, uno de los más caros del mundo, según Bank of Nova Scotia.
El desafío inmediato es reajustar los presupuestos planeados en épocas de precios más altos. El presidente ejecutivo de BP PLC, Bob Dudley, dijo el mes pasado que la petrolera británica estimó precios del crudo Brent de u$s 80 el barril cuando decidió invertir en sus proyectos actuales.
Abdalla Salem El-Badri, secretario general de la OPEP, habla con periodistas el Un portavoz manifestó que BP continúa planificando proyectos en función de una cotización de u$s 80 el barril para “inversiones a largo plazo que usualmente tienen una duración de una o dos décadas”.
Rusia planificó su presupuesto de 2015 suponiendo un precio promedio del crudo de u$s 100 el barril.
El viernes, su ministro de Finanzas informó que el gobierno revisará o recortará el gasto, considerando un promedio de u$s 80 el barril durante los próximos años “un escenario moderadamente optimista”. Venezuela, cuyos ingresos dependen de las exportaciones de crudo, también anunció el viernes una reducción del gasto. El presidente Nicolás Maduro señaló en un discurso que aprovechaba la oportunidad para reorientar al país hacia una “optimización de sus recursos”.
Los altos precios del petróleo en los últimos años fueron acompañados por costos elevados para las grandes petroleras, como BP y Royal Dutch Shell PLC. Estos gigantes enfrentan la posibilidad de un menor flujo de caja para financiar los gastos destinados a proyectos que tardarán años en completarse.
Un portavoz de Shell dijo el viernes que el “rango de precios” de la compañía para proyectos nuevos oscila entre u$s 70 y u$s 110 el barril. “Un proyecto nuevo debe alcanzar el punto de equilibrio u$s con u$s 70 el barril” para recibir la luz verde, aseveró.
Algunas compañías pequeñas ya pasaban apuros antes de la decisión de la OPEP.
La británica Fastnet Oil & Gas PLC, que descubrió hace unos meses que uno de sus yacimientos en Marruecos estaba seco, analizó recientemente la opción de devolver a los accionistas los US$25 millones que le quedan o dejar el negocio petrolero e incursionar en el de la tecnología médica, dice el presidente de la junta directiva Cathal Friel.
No obstante, otras industrias podrían salir ganando.
El gigante minero Anglo American PLC obtiene cerca de u$s 42 M en ganancias anuales adicionales por cada caída de u$s 10 del precio del crudo en el lapso de un año, dijo un portavoz.
Numerosas aerolíneas también podrían beneficiarse siempre y cuando no hayan fijado los precios de entregas futuras de combustible.
El combustible para aviones representa habitualmente 30% o más de los costos de una aerolínea. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en ingles), que representa a más de 200 líneas aéreas, calcula que la industria gastará u$s 7.000 M menos en combustible este año, en comparación con 2013, ahora que los precios están 20% por debajo del nivel de hace un año.
Henrik Meincke, economista jefe de VCI, una asociación de fabricantes alemanes de químicos, dice que si los precios bajos se mantienen, “hará que las materias primas sean menos costosas para las empresas químicas alemanas”.
El precio de la nafta, un hidrocarburo refinado que es una materia prima clave, ha caído 30% desde junio, observa. No obstante, parte de esas ganancias se evaporarán entre una probable competencia de precios, vaticina.
Mientras tanto, los gestores de fondos estaban reconfigurando sus carteras de inversión. Aberdeen Asset Management retiró inversiones de productores de petróleo como Nigeria y fortaleció sus posiciones en Turquía, un importante importador de crudo, dice el gestor de fondos Viktor Szabo.
“Esto es sumamente positivo para Turquía”, afirma Timothy Ash, de Standard Bank. El estratega cambiario calcula que una caída de u$s 10 en el precio del barril de petróleo le permite a Turquía ahorrar unos u$s 4.000 M al año en importaciones de energía. (Wall Street Journal, 01/12/14)

Última actualización en Lunes, 01 Diciembre 2014 11:01

Visitas: 534

La mineria divide al sur y amenaza los procesos de integracion

La minería divide al sur y amenaza los procesos de integración

El proyecto Hierro Indio generó una grieta nunca vista entre los vecinos de Malargüe y General Alvear, con posiciones en muchos casos irreconciliables. Se recorrió ambos departamentos y también el “neutral” San Rafael, para recoger las voces de sus habitantes. Algo se rompió y hay que arreglarlo urgentemente.
Malargüe: un lugar con identidad minera
Malargüe es el departamento que alberga a Hierro Indio, el proyecto minero que es la “punta de flecha” de la discusión. El impacto social de este debate es indiscutible e innegable, a tal punto que no sólo hay posturas disímiles sobre el tema con el vecino General Alvear, sino hacia dentro de la misma comunidad malargüina.
Más allá de las discusiones, lo que no se borra es la historia del departamento, siendo la minería uno de sus fuertes en épocas de crisis y esto se corresponde con el colegio más grande la ciudad de Malargüe, que forma justamente técnicos mineros y técnicos en industria de proceso.
La escuela 4-018 Técnica Química, Industrial y Minera General “Manuel Nicolás Savio” tiene una matrícula de 630 estudiantes y por año egresan aproximadamente 60.
La profesora Ruth Mercado es quien lidera esta institución y recalcó que este colegio forma técnicos para los recursos naturales que tiene Malargüe y “eso fue desde el principio, desde el origen de esta escuela, porque siempre respondió a la identidad que tiene el departamento y lo va a seguir haciendo”.
La docente también se refirió a la supuesta contaminación que genera la minería y aclaró que los estudiantes de este colegio “están formados para respetar el ambiente, porque es su casa y nadie va a querer que su lugar de vida sea destruido”.
En tanto, sobre las discusiones que se han originado en torno a Hierro Indio, indicó que los estudiantes son conscientes de lo que pasa y esperan una respuesta del Estado, más aún teniendo en cuenta que muchos de ellos en pocos días terminarán el nivel secundario y cuando salgan a la calle “es difícil que encuentren trabajo”.
Cinthia Carmona es una de las estudiantes que este año egresa y además es Reina de la Minería. Acompañada por algunos de sus compañeros, la joven también participó de las marchas donde parte de la comunidad se manifestó en favor de la minería sustentable. “Estoy estudiando la tecnicatura en minería y me gustaría trabajar en alguna empresa aquí en Malargüe, porque conozco a varios chicos de la escuela minera que después de recibirse han tenido que irse a trabajar a otras provincias, porque acá no pueden ejercer su título”, comentó la joven de 17 años.
El rechazo a Hierro Indio repercutió incluso en el ámbito comercial y Carlos “Cacho” Pérez es uno de los empresarios del medio que siente las réplicas del tema.
Lleva 15 años con su empresa, ha logrado sortear distintas épocas y, según su punto de vista, si el proyecto minero no se realiza el comercio en general va a sentir el impacto, “porque la gente que puede llegar a trabajar en este proyecto, sea poca o mucha, es importante para dar movimiento al pueblo”.
Cacho comparó Hierro Indio con Vale y si bien sabe que esta última abarcaba un amplio espectro de trabajadores, acusó: “Cuando se fue lo sentimos muchísimo”.
Como receptor de opiniones de la comunidad, interpreta que es muy poca la gente que está en contra de Hierro Indio y agregó: “Hay muchos que están molestos por el rechazo de los diputados y creo que casi todo Malargüe quiere que este proyecto prospere, por el bienestar de cada uno de nosotros”.
Desde la Asamblea por los Bienes Comunes de Malargüe denunciaron desde un principio irregularidades en la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto Hierro Indio.
En representación de este sector, Ernesto “Nito” Ovando reflexionó sobre el panorama actual y manifestó: “Malargüe necesita un debate, porque el discurso de que es un departamento minero se ha caído, porque si bien hay una identidad minera la matriz productiva debe ser discutida seriamente”.
Según él, con debates previos se podría haber llegado a un consenso social y así se hubiera evitado llegar a este punto de inflexión donde parte de la sociedad está dividida e incluso se ha llegado a agresiones a través de las redes sociales hacia quienes piensan distinto.
En este sentido, Ovando aclaró: “No estamos en contra de Hierro Indio sino que estamos a favor del trabajo y de la minería no contaminante. Estamos en contra de las desprolijidades de la declaración de impacto ambiental que se presentó”.
Algunos de los integrantes de su sector han recibido amenazas y agresiones, por lo que el entrevistado no se privó de mencionar que esto se debe a “matrices autoritarias que tienen varios de los malargüinos, aunque eso ha servido para reconocer las caras de los que de verdad están trabajando en una democracia y también de quienes quieren construir un consenso”.
Esta fractura en parte de la comunidad también trascendió hasta el vecino General Alvear. Así lo ven desde la Cámara de Comercio, Industria, Minería, Agricultura, Ganadería y Turismo de Malargüe e incluso hablan de un retroceso en la integración: “Es un paso hacia atrás”, lanzó el presidente Lisandro Jaeggi.
Sobre la reacción de los vecinos de Alvear, expresó su malestar, porque se venía realizando -según comentó- un fuerte trabajo de integración que contemplaba rutas, corredor bioceánico, sistemas productivos, entre otros proyectos en pos de un mejor desarrollo para el sur y “con la postura intransigente tomada por parte de vecinos e instituciones dificulta el proceso de integración y significa una pérdida de oportunidades para todos”. / Gustavo Yáñez
General Alvear: un no rotundo a Hierro Indio
Tras el rechazo a Hierro Indio en Diputados y el posterior desarchivo realizado por la misma Cámara, los alvearenses se han mantenido expectantes acerca de lo que pueda suceder con este proyecto minero que tanta polémica y tensión generó.
Hasta el viernes 21, General Alvear era una caldera a punto de estallar: la tensión acumulada por el proyecto minero a desarrollarse en Malargüe, había generado un clima caliente en toda la población que se volcó a las calles sin dudarlo.
Después del rechazo se abandonaron las rutas y la gente se volcó al centro alvearense para festejar la decisión de los diputados, la situación se descomprimió y el fin de semana largo estuvo repleto de festejos en los que el “No a la Minería, Sí a la Vida” fue la consigna principal.
Ahora los alvearenses mantienen la alegría de saber que la lucha para que este proyecto fuera rechazado sirvió y que no fueron en vano tantos días y tantas noches en las rutas.
La calma retornó a Alvear aunque la consigna en contra de la minería contaminante se mantiene y aún se pueden observar carteles en los distintos comercios reafirmando esta posición. La más emblemática es sin dudas la bandera que se encuentra firme en la pérgola de la plaza central del departamento, que reza “No a la minería contaminante”.
“El proyecto Hierro Indio iba a usar una gran cantidad de agua que en este momento el Río Atuel no tiene. Hace varios años que estamos en emergencia hídrica y apoyar este proyecto era imposible”, opina Romina, quien es empleada pública.
Raúl, empleado de comercio, es más cauto: “Me parece que se les fue un poco la mano con los cortes de ruta. Yo no estoy de acuerdo con Hierro Indio porque no existen los controles para que la minería funcione correctamente, pero si se realizaran bien podría haber proyectos mineros en la provincia. Me parece que faltó diálogo y que habían muchos que no sabían por qué protestaban.
El tema aún se mantiene en boca de los alvearenses que se preguntan qué es lo que sucederá el próximo año, cuando comience a funcionar nuevamente la Legislatura y pueda volver a tratarse Hierro Indio, aunque está la esperanza de que por ser un año electoral las intenciones de concretarlo se esfumen y en 2015 no se escuche hablar de este proyecto.
Mientras tanto, los ciudadanos continúan debatiendo acerca de la minería y del uso que se realizaría del agua en caso de que se lleven adelante este tipo de proyectos.
La población se informó mucho durante este mes de tensión y hoy por hoy se habla de Hierro Indio con la misma pasión que del superclásico del fútbol argentino: en cada hogar y en cada café se escucha hablar de este proyecto que tantos dolores de cabeza dio a los funcionarios.
En cuanto a las protestas y el descontento de los malargüinos, que querían que Hierro Indio fuera una realidad, la mayoría de los alvearenses esperan que sus vecinos entiendan que el objetivo de su rechazo no fue en contra de la creación de nuevos puestos de trabajo sino del uso irrestricto que, según la mayoría, se iba a hacer del recurso hídrico.
“Soy de Malargüe pero hace algunos años que vivo en Alvear, por lo que puedo opinar desde los dos puntos de vista -dice Eliana, ama de casa-. Me parece que Hierro Indio se rechazó bien porque no hay agua, y además habría que controlar mejor porque en Malargüe hay una gran cantidad de enfermos por culpa de la minería”.
Hoy una de las principales preocupaciones en la zona se centra en retomar los trabajos en conjunto que se estaban llevando adelante entre ambos departamentos, como las gestiones por el trasvase del Río Grande al Atuel y la concreción de la Ruta 188, pero por el momento las esperanzas son pocas.
Aunque en estos días la calma ha regresado, todos coinciden en algo: “Si hay que volver a las rutas para decirle que no a Hierro Indio, se volverá y la lucha continuará”. / Federico Navarro
San Rafael: entre la indiferencia y la conciliación
El tema Hierro Indio en San Rafael sólo se manifestó en un pequeño sector que hizo marchas a una de las rotondas de ingreso a la ciudad y cortes en el arco que da la bienvenida al departamento a quien viene de la ciudad de Mendoza o el Valle de Uco.
Otro grupo participó activamente en los cortes de San Carlos y el más grande se manifestó junto a los alvearenses, como fue el caso de los productores de Real del Padre, con afinidad geográfica con Alvear por su proximidad. Sin embargo, la problemática no es un tema que preocupe, al menos en las apariencias, a los sanrafaelinos en general.
Una recorrida por el centro deja en claro que la mayoría de la gente no posee un conocimiento ni aproximado sobre el conflicto que enfrenta a alvearenses y malargüinos.
Cuando se habla de minería en este departamento, sólo se tiene una idea aproximada del yacimiento de uranio Sierra Pintada y de los efectos que, según sectores ambientalistas y la propia Multisectorial del Sur, produciría la reapertura de esta mina a cielo abierto.
Sí se han manifestado, en apoyo a la postura de Alvear, el Concejo Deliberante y la misma Multisectorial donde está incluida la Cámara de Comercio, aunque en ambos casos se sugiere la conveniencia de acercar posiciones para evitar enfrentamientos entre dos de los departamentos del sur mendocino que perjudiquen el desarrollo de la región.
Esto último directamente en referencia al trazado de la Ruta Nacional 188 (que San Rafael pretende que pase por el distrito El Nihuil) y el trasvase del río Grande al Atuel, dos puntos que claramente Malargüe ha amenazado a Alvear con no apoyar y sí forjar una alianza con La Pampa.
Juan Martínez, conocido publicista sanrafaelino, lo dejó en claro: “La explotación es un riesgo pero la exploración también tiene que ver con el medio ambiente. Por lo menos ahora podremos estudiar el caso conscientemente para ver cómo se hace un trabajo racional, sustentable, que no afecte el ambiente ni las relaciones entre los departamentos, que en definitiva son la base del desarrollo regional”.
En tanto, Darío Carmona, encargado de la oficina de Turismo de Malargüe en San Rafael, quien tiene a la mayoría de su familia viviendo en Alvear, dice estar a favor de la minería “bien hecha y bien controlada, que es lo que siempre ha hecho Malargüe.
Hay que recordar que este departamento es el único que tiene Dirección de Ambiente, que tiene la Payunia como candidata a patrimonio de la humanidad, el proyecto Pierre Auger por su cielo limpio, una espectacular miel orgánica, la explotación de chivos controlada y otras tantas cosas que no son casualidad. Se trabaja desde hace mucho tiempo”.
Se han manifestado a favor y en contra distintos dirigentes políticos que reflejaron la posición de las Cámaras de Senadores y Diputados, referidas a Hierro Indio. / Carlos Simón. (Los Andes, Mendoza)

Última actualización en Lunes, 01 Diciembre 2014 10:57

Visitas: 482