EditorialRN

La generacion de empleo del sector petrolero y minero crecio un 222 %

La generación de empleo del sector petrolero y minero creció un 222 por ciento en doce años

Santa Cruz. La producción de petróleo, gas y otras actividades mineras resultan vitales para la provincia, ya sea porque los tres sectores generan un alto Valor Agregado Bruto (VAB) a la economía provincial y patagónica, como así también, por la generación de puestos de trabajo, directos e indirectos, que repercuten en toda la economía del país.
Entre 2003 y 2014, la economía argentina en todos sus rubros tuvo una expansión del 62 %. El mayor ritmo de crecimiento lo tuvo el rubro servicios, que en el mismo período alcanzó un alza del 75 %, mientras que la producción de bienes creció un 44 %. Estos datos se desprenden de la Dirección de Cuentas Nacionales del INDEC.La-generación-de-empleo-del
El rubro de producción de bienes está integrado por Agricultura, Ganadería y Caza, Pesca, Explotación de minas y canteras donde está comprendida la actividad hidrocarburífera, industria manufacturera, construcción y suministro de electricidad, gas y agua. Según los datos ofrecidos por el INDEC, las actividades hidrocarburíferas representaban en 2014 el 3,53 por ciento del Valor Agregado Bruto del país.
El sector vinculado a la producción de bienes que más aportó a la economía fue la industria manufacturera con el 22,36 por ciento, seguido por el sector agropecuario (6,49 por ciento), la construcción (4,77) y el suministro de electricidad, gas y agua (1,57).
Si bien la generación de valor agregado de la industria petrolera, gasífera y minera parece exigua frente al resto de los sectores analizados, al interior de la Patagonia y en particular a Santa Cruz, su impacto se amplifica.
Según un trabajo publicado por la Secretaría de Política Económica y Planificación del Desarrollo (octubre 2015), entre 2003 y 2014 las exportaciones del complejo productivo petrolero tuvieron un incremento en Santa Cruz del 21 por ciento, mientras que el complejo minero creció un 54 por ciento.
Esta evolución tuvo su correlato en la generación de empleo directo en los rubros analizados. En 2003, el sector petrolero y minero empleaba en la provincia 4.300 personas de manera directa. Para 2014, la cantidad de trabajadores pasó a 14.000, es decir un incremento del 222,7 %.
Si se tiene en cuenta el total de personas en relación de dependencia en la provincia, los rubros analizados (petróleo y minería) equivalen al 21,3% del total de trabajadores de Santa Cruz, el porcentaje más alto después de los empleados vinculados a los servicios, que representaron el 35,8 por ciento del total del empleo registrado en esta jurisdicción.
Los 14.000 trabajadores directos del complejo petrolero-minero santacruceño representaron en 2014 el 17,5 por ciento del total de trabajadores del mismo complejo a nivel nacional, que incluye al resto de la Patagonia y algunas provincias del NOA. En todo el país, los trabajadores registrados vinculados a estas industrias alcanzaron la cifra de 80.000 personas, el 1,2 por ciento del total de asalariados a nivel nacional.
Este dato ratifica la fuerte dependencia del sector petrolero y minero para las provincias de la Patagonia, aunque la economía local y regional se fue diversificando en los últimos años.
“Este sector es el más importante de todos los agregados, habiendo alcanzado una participación máxima en el producto bruto geográfico para 1996 del 50,37 por ciento neto de impuestos. Esto habla de una especialización casi completa en un tipo de explotación petrolera y gasífera, casi exclusivamente. A partir de 1996, la participación del sector comenzó a disminuir, levemente primero, y más rápidamente después, hasta llegar a consolidar un ‘cambio de tendencia’ registrada hacia el año 2002, posiblemente obedeciendo a un fuerte cambio de los precios relativos en la economía argentina”, analizó Daniel Jorge Martínez Llaneza, investigador y docente del Universidad Nacional Tecnológica (UTN), regional Santa Cruz, que en 2010 escribió un libro sobre la evolución económica de la provincia.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) determinó que la participación de Santa Cruz dentro del Producto Bruto Geográfico nacional creció un 60 por ciento entre 1997 y 2005 (al pasar del 1,0 por ciento al 1,6), y un 17 por ciento dentro de la región patagónica. Es decir que, al mismo tiempo en que se dio la diversificación señalada por Llaneza, la provincia mejoró sus indicadores económicos.
Otro rubro que debe analizarse de manera conjunta con el sector petrolero es la generación de empleo en la construcción, que en el período 2003-2014 aumentó en la provincia un 77,5 por ciento. Si bien la mayor cantidad de asalariados están vinculados a la obra pública, hay un dato que permite apreciar el peso específico de la construcción dentro del sector energético.
A 2014, los asalariados de la construcción eran 8.900. De ese total, 1.400 estaban afectados a la construcción de las usinas termoeléctricas de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), es decir el 16 por ciento de la masa asalariada de la construcción.
Los tipos de trabajo asociados al sector energético permiten abordar otro análisis, que es la generación de puestos indirectos. Se calcula que por cada puesto directo vinculado a la extracción de petróleo y gas, pueden generarse hasta cuatro puestos indirectos, es decir un 300 por ciento más. Y para el rubro que comprende la refinación de crudo y gas, la relación puede ser de 1 a 10 (900 %).
Sin embargo, para brindar un ejemplo del rol multiplicador del sector, la empresa Compañía General de Combustibles (CCG), del Grupo Eurnekian, tenía a mediados de 2015 solamente 60 personas vinculadas de manera directa, pero contrataba otros 1.250 trabajadores vinculados a las áreas de servicios, un incremento que superó cualquier promedio.
Consumo interno
El salario medio para los trabajadores del sector petrolero y minero en Santa Cruz se ubicó en los 38.630 pesos (2014), un 5 por ciento más que los asalariados de las demás provincias petroleras (37.047 pesos). Estos datos surgen del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), elaborados por el Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial del Ministerio de Trabajo. Esa masa de dinero impacta de lleno en las economías locales, en los comercios, restaurantes, almacenes.
Si se toman los distintos rubros vinculados a la producción de bienes y servicios, el salario promedio a 2014 para esta provincia fue de 22.324 pesos, distribuidos de la siguiente manera: agricultura (22.277 pesos), industria (20.839), comercio (13.580), servicios (15.819), electricidad, gas y agua (34.238) y construcción (22.070). Claramente, los sueldos más elevados en Santa Cruz provienen de la industria petrolera, como suele ocurrir en las provincias de la Patagonia.
Si las empresas de este sector comenzaran a despedir trabajadores o aplicaran retiros voluntarios a partir de la crisis del sector de los últimos meses (por una combinación de la baja del precio internacional, sumado a una reducción del precio sostén interno) o si se redujeran los trabajadores de la construcción vinculados a los rubros energéticos, el impacto no sólo se sentiría en las familias de los trabajadores petroleros, sino en el conjunto de las economías locales debido a una menor circulación de dinero.
La producción de petróleo en Santa Cruz representó en 2014 el 21,6 por ciento de la generación total del país, mientras que la extracción de gas fue equivalente al 9,1 por ciento del total nacional. En 12 años, la provincia logró multiplicar sus fuentes de trabajo, al pasar de 30.700 asalariados a 65.837.000, una suba del 114,7 por ciento, cuando el crecimiento del empleo a nivel nacional para el mismo período fue de 108 por ciento. Es decir, el crecimiento de la provincia acompañó al crecimiento general del país.
Claves
*Entre 2003 y 2014, la economía argentina en todos sus rubros tuvo una expansión del 62 por ciento.
*Las actividades hidrocarburíferas representaban en 2014 el 3,53 por ciento del Valor Agregado Bruto del país.
*La generación de valor agregado de la industria petrolera, gasífera y minera se amplifica al interior de la Patagonia y en particular, de Santa Cruz.
*Entre 2003 y 2014 las exportaciones del complejo productivo petrolero tuvieron un incremento en la provincia del 21 por ciento.
*En 2003, el sector petrolero y minero empleaba 4.300 personas de manera directa. Para 2014, la cantidad de trabajadores pasó a 14.000, es decir un incremento del 222,7 por ciento.
*Los 14.000 trabajadores directos del complejo petrolero-minero santacruceño representaron en 2014 el 17,5 por ciento del total de trabajadores del mismo complejo a nivel nacional.
*Se calcula que por cada puesto directo vinculado a la extracción de petróleo y gas pueden generarse hasta cuatro puestos indirectos, es decir un 300 por ciento más.
*El salario medio para los trabajadores del sector petrolero y minero en Santa Cruz se ubicó en los 38.630 pesos (2014). (Tiempo Su, Santas Cruz, 27/03/16)

Última actualización en Lunes, 28 Marzo 2016 10:06

Visitas: 375

San Juan "escondio" tres derrames de cianuro

San Juan "escondió" tres derrames de cianuro

San Juan. La información figura en un registro de contingencias. Desconfían de las cifras oficiales sobre esos incidentes de la empresa Barrick Gold que ya fue sancionada por contaminar.
Al derrame de más de un millón de litros de agua cianurada ocurrido el último septiembre en la mina Veladero, en San Juan, le antecedieron pveladeroor lo menos tres vertidos que no se hicieron públicos en su momento. Aunque las cifras oficiales de esos incidentes son menores, en la Asamblea Jáchal No Se Toca desconfían de su veracidad, dado que la empresa Minera Argentina Gold (Barrick Gold) y las autoridades de San Juan intentaron ocultar la fuga del año pasado y su magnitud.
Según consta en un informe de la Dirección de Residuos Peligrosos que figura en el expediente de la Secretaría de Ambiente (hoy, Ministerio) iniciado tras el último derrame, en 2012 Barrick Gold presentó un "registro de contingencias" en el que cual confirmó que hubo al menos tres vertidos de cianuro antes del ocurrido entre el 12 y 13 de septiembre del año pasado.
Dos ocurrieron en 2011. El primero fue el 31 de julio, cuando hubo un desborde de solución y mineral fuera del valle de lixiviación, que es donde se separa la roca del mineral. Barrick Gold reportó que se fugaron 1.500 litros del líquido y se afectaron 20 metros cuadrados. El 29 de noviembre de ese año hubo un segundo vertido de 1.680 litros de solución cianurada que se produjo por una ruptura en la soldadura de una geomembrana.
Al año siguiente, Barrick Gold confesó que el 22 de marzo hubo otro derrame de 1.494 litros de solución cianurada en 160 metros cuadrados, que se produjo tras la quema de una bomba en el área de filtros persas. "Este suceso provoca que se corte la alimentación trifásica de la zona de filtros por 10 minutos, provocando un aumento del nivel de líquido de la nave", reportó la minera.
En la Asamblea Jáchal No Se Toca recibieron la novedad de los otros tres derrames con sabor amargo, porque nunca les avisaron y se enteraron casi de casualidad.
"Tres incidentes previos al del 13 de septiembre de 2015 en la mina Veladero ratifican que las condiciones de infraestructura no son óptimas, y que los funcionarios que conocieron de ellas no actuaron conforme de su deber", lamentaron vía Facebook. (Infobae, MDzol, El Sol, Mendoza, 27/03/16)

Última actualización en Lunes, 28 Marzo 2016 10:02

Visitas: 355

Dieron de baja a 270 concesiones mineras que tenia la Provincia

Dieron de baja a 270 concesiones mineras que tenía la Provincia

 

Mendoza. La actividad de la minería vuelve a ser noticia. O tal vez, la inactividad. Es que en función de esa condición el Gobierno acaba de dar de baja a 270 licencias mineras de la primera, segunda y tercera categoría en la provincia, prácticamente un 40% de todas las que estaban vigentes hasta ahora.

Todo comenzó cuando la Subsecretaría de Energía y Minería puso la lupa sobre un universo de 650 habilitaciones para minas y canteras que hay en Mendoza. De allí surgió que muchas de ellas prácticamente no estaban trabajándose, y en otras tantas los concesionarios adeudaban el pago del canon, entre otras cuestiones.
“Lo que se hizo fue revisar cuáles estaban trabajándose y producían efectivamente. A partir de ahí pudo detectarse que en muchas no había inversiones e incluso se habían convertido en un negocio inmobiliario. En otras tantas se comprobó la inexistencia de minerales”, explicó el subsecretario de Energía, Minería e Hidrocarburos de la Provincia, Emilio Guiñazú, respecto de las inhabilitaciones.
Entre las 270 bajas, que pueden ser más a medida que avancen los controles de la Dirección de Minería, hay de todo: desde talco, bentonita y cal, hasta cobre, plata y oro. Ahora, la autoridad de concesión deberá decidir a cuántas les cuelga el cartel de “mina vacante”, una figura que pone el activo a disposición de cualquier otro inversor que manifieste interés en explotarla.
Ecos de la medida
Según Guiñazú, entre las principales causales de rescisión están la falta de pago de cánones de concesión y también la prácticamente nula actividad exploratoria. Para el funcionario, la decisión servirá como base “de una política minera clara, dentro de la cual queremos tratar con seriedad a los inversores”.
Al respecto, la avanzada del Ejecutivo para “tamizar” las inversiones reales de las que no lo son fue tomada con pinzas por los empresarios de la actividad.
“No producir es complicado porque puede responder a las condiciones económicas del momento. Pero si se comprueba que los responsables incumplen, es correcto que se aplique la ley teniendo en cuenta que el Estado es dueño de los recursos naturales y el Gobierno su administrador, siempre que no nos limitemos sólo a la Ley 7.722 y a las normas que más convengan”, argumentó Mario Chabert, presidente de la Camem (Cámara de Empresas Mineras de Mendoza).
Desde la entidad contraponen la figura de “mina vacante” a la situación de Aterra Capitals en el proyecto de oro y cobre San Jorge, cuya indefinición tiene congelada una promesa de inversión superior a u$s 600 M. “Quieren invertir y no pueden al demonizarse a la minería metalífera. Es difícil quitar una licencia y salir a buscar inversiones por otro lado”, señaló el directivo.
Para Chabert, el Ejecutivo provincial si bien “quiere poner las cosas en claro” debe “entrar en sintonía” con la Nación, para la cual “la minería es una política de Estado, como ya dijo públicamente el ministro de Ambiente”.
Vale, un caso particular
Desde Camem confrontan la decisión oficial de barajar y dar de nuevo con otro caso de alto impacto para Mendoza: el parate de Potasio Río Colorado. En tal sentido, insisten en que es un ejemplo claro de lo que significa cuando un proyecto con potencial se vuelve “antieconómico”: de unos u$s 400 la tonelada del mineral a nivel internacional, en un par de años la cotización cayó a la mitad, demasiado, según el sector minero, para una inversión de más de u$s 6 mil millones con un plazo de repago de más de 20 años.
Al respecto, el subsecretario Guiñazú volvió a insistir en que hay gestiones conjuntas con la minera brasileña Vale para reflotar el emprendimiento. El tiempo apremia: a fin de año se cumplen los 4 años de suspensión permitida por ley antes de avanzar hacia la caducidad de la concesión.
“Estamos trabajando en la búsqueda de un inversor para adecuarlo a la realidad del mercado. No será fácil", resumió el funcionario.
Mineras pagarán el monitoreo y control
“Los gastos que demanden las tareas de monitoreo, control y vigilancia de las actividades mineras que realice la Autoridad Ambiental Minera, estarán a cargo de la empresa minera fiscalizada”.
Así, en base a la resolución 125/2016, la DPA (Dirección de Protección Ambiental), ajustó el arancel que deben abonar los concesionarios por las inspecciones realizadas en cada yacimiento o cantera.
Vale señalar que todo surge de una fórmula polinómica detallada en la Ley Impositiva, que pondera “Costo por km recorrido” y el “Costo de la inspección por persona”.
Tiene en cuenta distintas variables, como: distancia en kilómetros recorridos hasta y desde el lugar del proyecto; precio del kilómetro; días de inspección; cantidad de inspecciones anuales estimadas; y valor unitario de la inspección por persona, entre otras.
De ese modo, la DPA informó que el área de Control Minero que realiza las inspecciones cuenta con un presupuesto anual de $ 965 mil. Y que para calcular la Tasa, se toma un costo unitario por inspector de $ 375, y un coeficiente directamente proporcional a la complejidad del proyecto.
Esto significa que para uno considerado de alta complejidad (de más de 5 mil hectáreas) se aplica un coeficiente igual a 1,5, mientras que si es mediana (entre 500 y 5 mil hectáreas).
En cambio, tratándose de un proyecto de “baja complejidad” (superficie inferior a 500 hectáreas), el coeficiente aplicado es de 0,75. (Los Andes, Mendoza, 27/03/16)

Última actualización en Lunes, 28 Marzo 2016 09:55

Visitas: 261

“Queremos una empresa carbonifera al servicio del pueblo”

“Queremos una empresa carbonífera al servicio del pueblo”

Daniel Huanca y Ricardo Pascual Bordón, operarios de Yacimientos Carboníferos Rio Turbio (YCRT), de Santa Cruz, e integrantes de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA), hablaron durante el Congreso Nacional 2016 de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA) sobre la actualidad de la empQueremos-una-empresa-carboresa minera.
En estos momentos, los trabajadores de Rio Turbio están trabajando con la iniciativa para que la figura jurídica de la empresa vuelva en términos legales a ser una carboeléctrica estatal.
Daniel Huanca dijo que “actualmente nos encontramos en una posición en donde estamos viendo de poder tener la figura legal de YCRT en el gobierno actual y tratar de que la empresa a futuro sea sustentable y conseguir la estabilidad laboral para los compañeros. Al congreso de FeTERA venimos a buscar la unión con los gremios hermanos”.
Por su parte, Ricardo Pascual Bordón dijo que “para nosotros fue muy importante la reunión de los gremios de energía en ATE, necesitábamos darnos nuestra impronta para construir dentro de FeTERA. El contexto lo amerita, problemas en CNEA (energía atómica), en PIAP (agua pesada) y lo que pasa con nuestra empresa carbonífera”.
Y agregó que “con YCRT queremos aportar al desarrollo energético nacional, a partir de 2007 se comenzó con la construcción de lo que llamamos la súper usina, que son dos módulos de 120 Megavatios (MW), hasta hace un mes atrás estaba casi terminada, faltaba un 20% del segundo módulo. El primero había sido inaugurado por Cristina Fernández de Kirchner. El gobierno de Mauricio Macri tomó la decisión política de parar las obras con el argumento de hacer una auditoria en la súper usina”.
Y agregó que “en noviembre hubo inconvenientes por falta de pago, cerraron la usina y 800 compañeros quedaron en la calle y 200 quedaron haciendo una especie de guardia. El gobierno decidió que se apaguen las calderas. Si bien el gobierno anterior realizó fuertes inversiones, en principio eran 13 mil millones de pesos ahora son 35 mil millones. Así, quedaron varias tareas para realizar”.
“Ahora estuvimos hace unos días charlando con el ministro de Energía y ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, quien dijo que hay una auditoria. Además, va haber un informe sobre el estado de la mina. De todos modos, no tenemos confianza”.
Hoy la carbonífera estatal tiene media sanción y está en el Senado. Somos coherentes nosotros no planteamos ningún tipo de cambio, lo deben hacer ellos si lo desean, mientras no se perjudiquen y afecten el espíritu del 4to congreso del carbón, que se hizo en Rio Turbio, donde se planteó la carboelectrica Estatal”, expresó.
Bordón agregó que “nosotros le planteamos al ministro Aranguren que queremos una empresa estatal, sin despidos, con pleno empleo, la posibilidad de la sustentabilidad y viabilidad empresaria, no en términos de eficiencia sino de eficacia, no el estado que cierra con sólo con los números, sino con los compañeros adentro. Es un tarea difícil porque el estado que ellos proponen es el estado neoliberal. Nosotros tenemos una historia de mucha lucha y vamos a seguir para que la empresa se mantenga en el ámbito estatal y en beneficio para todo pueblo argentino”.
Por último, Daniel Huanca dijo que “este congreso de FeTERA es muy importante para fortalecer lazos, es un comienzo para tener un horizonte firme de los trabajadores en unión y como se dice en ATE: `Fortalecer el Estado para liberar la Nación. (Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina. Agencia CTA, Tiempo Sur, Santa Cruz, 27/03/16)

Última actualización en Lunes, 28 Marzo 2016 10:00

Visitas: 318

El gobierno busca inversiones en la mina de Andacollo

El gobierno busca inversiones en la mina de Andacollo

Neuquén. El gobierno provincial espera reactivar el Proyecto Minero de Andacollo con un ritmo de producción de 600 toneladas de minerales al día y una inversión mínima de un millón de dólares por año.
Esto, si logra adjudicar de manera exitosa el llamado a licitación que lanzó este mes. El 9 de mayo se abrirán los sobres de la compulsa internacional convocada por la firma estatal Cormine, que determinará el futuro de la explotación que Andacollo Gold SA abandonó a fines del 2014.
La firma que se haga cargo del proyecto recibirá el usufructo de unas 24.000 hectáreas de áreas mineras por 25 años y deberá absorber a los 147 trabajadores que dependían de la anterior firma (cuyos salarios hoy son sostenidos por la provincia) reconociendo su antigüedad y remuneración.
Según establece el pliego licitatorio al que accedió "Río Negro", primero se analizarán los antecedentes de las empresas y, tras esa evaluación, se conocerán las ofertas económicas.
El porcentaje de regalía que ofrezcan a Cormine –no menor al 3%–, el plan de trabajo, el importe que propongan por derecho de exploración y los antecedentes de la empresa serán los requisitos a tener en cuenta para la preadjudicación. Las firmas deberán acreditar que poseen conocimiento, especialidad y habilidad para la explotación y exploración, además de contar con tecnología y una política de cumplimiento de "los más estrictos estándares ambientales".
El contrato de usufructo que Cormine espera firmar establece que, en 90 días, la contratista inicie un plan de producción, prospección y exploración con una inversión mínima de un millón de dólares anuales.
La producción de oro y plata deberá iniciarse a los dos años de firmado el contrato y mantener un ritmo de procesamiento de mineral no inferior a 600 toneladas por día. Cormine le dejará a la empresa comercializar libremente los productos que extraiga y procese, así como asociarse a terceros. Por la vigilancia de las propiedades, la empresa deberá pagarle una tasa de inspección y monitoreo de u$s 20.000 anuales.
Parálisis total
La mina de Andacollo se encuentra paralizada desde fines del 2014 y con apenas algunas tareas de mantenimiento que ordenó la Justicia para evitar daños ambientales. Cuando se firme el contrato, Cormine facultará a la contratista a realizar una inspección que determine el estado de situación de los yacimientos. En caso de detectarse pasivos ambientales, deberán ser remediados por la empresa provincial.
Los trabajadores de la ex Andacollo Gold se mostraron cautos en las expectativas porque aún no conocen los detalles del llamado a licitación. En caso de que no se presenten empresas o de que ninguna de las ofertas resulte atractiva, el concurso será declarado desierto. A partir de allí, se activará un plan B que podría implicar la explotación del yacimiento por parte de Cormine.
La quita de las retenciones a la minería decretada por el gobierno nacional podría agregarle atractivo al proyecto, pues el concentrado de oro y plata que sale de las minas neuquinas se exporta a Chile. (Río Negro, Río Negro, 27/03/16)

Última actualización en Lunes, 28 Marzo 2016 09:54

Visitas: 287