EditorialRN

(Comunicado) Pascua-Lama estudiara en profundidad sancion de la SMA

(Comunicado) Pascua-Lama estudiará en profundidad sanción de la SMA

 

 * Esta sanción se refiere a eventos del pasado y se enmarca en el proceso de recalificación ordenado por el Tribunal Ambiental.

* Actualmente, Pascua-Lama se encuentra en suspensión temporal parcial llevando adelante una administración responsable del proyecto.

* Además, en respuesta a las inquietudes de las comunidades, está estudiando una opción subterránea para disminuir sus impactos ambientales y sociales. 

 

Pascua-Lama estudiará en profundidad la sanción anunciada por la SMA, que se enmarca en el proceso de recalificación ordenado por el Tribunal Ambiental en el 2014.  

La sanción anunciada incluye la reducción de la multa impuesta por la SMA en el 2013, desde US$16 millones a US$11,5 millones.  Asimismo, como parte de esta revisión,  no se revocó la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto decretando la clausura de instalaciones y mandatando obligaciones de seguimiento ambiental así como también medidas transitorias en conformidad con las RCAs del proyecto.

 “Es importante recalcar que esta sanción se refiere a eventos del pasado y que actualmente, Pascua-Lama está enfocada en el futuro con una perspectiva de sustentabilidad. De hecho, en respuesta a las inquietudes expresadas por las comunidades,

Barrick la compañía está realizando estudios de optimización del proyecto para evaluar un posible desarrollo subterráneo que reduzca sus impactos ambientales y sociales”, destacó Muga.

“La clausura de instalaciones no altera el plan de la compañía de estudiar una opción subterránea”, agregó.

 “La compañía ha hecho un cambio profundo en su enfoque, aprendiendo de su historia, tomando decisiones y acciones concretas así como también realizado inversiones relevantes como parte de su compromiso de cumplir sus obligaciones regulatorias y llevar adelante una administración responsable de este proyecto”, dijo René Muga, Director Ejecutivo de Barrick Chile.  

Pascua-Lama se encuentra suspendido temporalmente hasta septiembre de 2019. En este contexto, el proyecto mantiene operativo el Sistema de Manejo de Aguas, monitoreando y gestionando las medidas asociadas al control de las aguas, de manera consistente con lo establecido en las RCAs.  (Barrick)

Última actualización en Viernes, 19 Enero 2018 11:10

Visitas: 74

14. 35.Hs SMA sanciona a Pascua Lama con el cierre definitivo del proyecto y una multa de casi $7.000 M

SMA sanciona a Pascua Lama con el cierre definitivo del proyecto y una multa de casi $7.000 M

Chile. La Superintendencia del Medio Ambiente finalizó el procedimiento sancionatorio y dictó sanción contra Compañía Minera Nevada SpA, titular de las RCA´s “Pascua Lama” (RCA N°39/2001) y “Modificaciones Proyecto Pascua Lama” (RCA N° 24/2006).
El procedimiento sancionatorio comprende un total de 33 cargos, seis de ellos por infracciones gravísimas, catorce por infracciones graves y nueve por infracciones leves; cuatro cargos fueron absueltos debido a quepascua-lama no pudo determinarse su configuración con los antecedentes disponibles.
Respecto a las sanciones, cinco de los incumplimientos (dos de los cuales produjeron además daño ambiental irreparable) merecen la sanción de clausura total y definitiva. A su vez, se aplicaron diversas multas a un total de 24 infracciones, las que sumadas alcanzan a la cifra de 12.360 UTA, equivalentes a $ 6.973 millones.
Este procedimiento sancionatorio implicó un esfuerzo de investigación y análisis llevado adelante por un equipo multidisciplinario de la SMA, incluyendo la revisión de miles de páginas de documentación e informes, fiscalizaciones en terreno, visitas del fiscal instructor al sitio, solicitud de informes especializados a diversos peritos y solicitudes de información a servicios públicos tales como la DGA, Sernageomin y Conadi, entre otras diligencias.
Entre la serie de incumplimientos que motivaron la aplicación de la clausura definitiva de la faena minera se encuentra la intervención de vegas altoandinas; la afectación de diversas especies de fauna y flora nativa (entre ellas, algunas protegidas por categorías de conservación), el monitoreo incompleto de glaciares y glaciaretes; la descarga de aguas ácidas al río Estrecho sin cumplir con las normas de calidad del agua, entre otros. Esta sanción toma en cuenta la importancia del daño causado, como también la criticidad, extensión y duración del efecto generado.
Historia del proceso sancionatorio
Hay que recordar que en junio de 2016 se acumularon en un único expediente dos procedimientos de sanción contra la minera. El primero, Rol A-002-2013, fue iniciado el año 2013 y concluyó con una sanción de 16.000 UTA, pero luego de reclamaciones ante el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, éste determinó que la resolución sancionatoria de la SMA del año 2013, adolecía de diversos vicios que la hacían ilegal y le ordenó dictar una nueva resolución sancionatoria que se ciñera estrictamente al marco legal. Entre las ilegalidades detectadas por el tribunal, se identificaron la falta de fundamentación de la sanción y la utilización de la figura del concurso infraccional, todo lo cual fue posteriormente ratificado por la Corte Suprema en diciembre de 2014.
De esta forma, la SMA reabrió el referido procedimiento en abril de 2015. El mismo mes, y producto de una serie de nuevas denuncias y fiscalizaciones se abrió un segundo proceso, Rol D- 011-2015, con cargos relacionados a incumplimientos a las obligaciones establecidas en las RCA del proyecto respecto de flora y vegetación, monitoreo de glaciares y monitoreo de variables socio-culturales, entre otros.
En junio de 2016 ambos procesos de sanción se agruparon en un único expediente, el cual incluyó a más de 100 interesados y/o denunciantes, entre los que se incluyen asociaciones de regantes, comunidades indígenas, personas naturales, ONG, además de la propia empresa minera.
Cabe mencionar que las partes interesadas en este proceso, realizaron todo tipo de presentaciones, solicitudes y requerimientos ante la SMA los cuales de acuerdo a la ley, obligaron a la institución a examinar y ponderar cada una de ellas en detalle y tener que pronunciarse pormenorizadamente a su respecto en la resolución sancionatoria que hoy se ha dictado.
El Superintendente del Medio Ambiente, Cristián Franz afirmó que, “dada la naturaleza y envergadura de las infracciones cometidas por la empresa, y luego de un proceso altamente complejo, tanto desde el punto de vista técnico como jurídico, y en el cual se garantizó en todo momento los derechos de todas las partes intervinientes, se ha llegado a la convicción de que la clausura total y definitiva más la imposición de una multa en dinero, es la sanción más adecuada y proporcional en este caso”.
El Superintendente Franz subrayó además, que “esta resolución es el fruto del trabajo de un gran equipo de profesionales de distintas áreas, el cual con dedicación exclusiva durante muchos meses, examinó y analizó en detalle cada una de las infracciones, cada una de las pruebas y cada uno de los antecedentes recabados durante el proceso, para arribar, en definitiva, a una decisión contundente, pero sobretodo objetiva y proporcional, a los incumplimientos cometidos, tal y como ha sido la tónica de nuestra institución en estos años”. (Portal Minero, Chile, 18/01/18)

Última actualización en Jueves, 18 Enero 2018 18:33

Visitas: 33

“Impredecibilidad de los fenomenos naturales”

“Impredecibilidad de los fenómenos naturales”

¿Es posible que una industria, haga mella en los fenómenos naturales?
Un análisis a tener en cuenta sobre la problemática de los glaciales y la actividad minera.
El Pregón Minero solicitó al Dr. Ricardo N. Alonso, su análisis sobre la situación de los glaciares en el territorio argentino y la influencia que la actividad minera tiene sobre ellos.
Como es habitual, el Dr. Alonso haciendo gala de sus conocimientos basados en razones científicas posibles de confirmar en la biblioteca que trata sobre el tema, realiza consideraciones dignas de ser tenidas en cuenta tanto por los detractores como por los defensores de la actividad minera en la zona cordillerana.
Las mismas iluminan el concepto de glaciar y sus orígenes, al mismo tiempo que aclaran sobre el error que se comete al intentar considerar glaciar a todo aquello que sea “simplemente manchones de hielo y acumulaciones varias de nieve que son el relicto del último Máximo Glacial (LGM) que ocurrió en el Pleistoceno entre 20 y 18 mil años atrás”.
No conforme con eso acude a la historia y se remonta a lo escrito por Álvaro Alonso Barba en 1640, quien considera que “donde hay depósitos minerales no hay hielo”.
Más allá de lo anecdótico que el hecho encierra, sería conveniente tenerlo en cuenta no para aceptarlo como condición sine qua non, sino para utilizarlo como una herramienta más del profundo análisis que se debe realizar para poder justificar las decisiones ineludibles y absolutamente necesarias a las que se debe llegar con respecto a la minería en nuestro país.
El Dr. Alonso, termina su argumentación, achicando a su mínima expresión nuestras posibilidades de inferir en el desarrollo del planeta y recolocándonos como simples seres humanos: “Ninguna industria humana es capaz de hacer mella en la interacción propia de las dinámicas endógena y exógena del planeta Tierra”. Es una interesante apreciación que deberíamos tener en cuenta…

 

Glaciares Andinos

(Por Ricardo N. Alonso, Doctor en Ciencias Geológicas)
Oportunamente señalamos que leyes como las de los bosques o los glaciares no estaban pensadas para proteger bosques o glaciares sino para atacar y oponerse a actividades productivas legítimas bajo el falso paraguas del “cuidado” del medio ambiente. Deformaciones semánticas (megaminería), definiciones arbitrarias (periglaciales), pseudociencias con disfraces científicos (calentamiento antrópico), eufemismos, etcétera, forman un combo ideológico para evitar la generación de riqueza genuina con recursos genuinos naturales como es el aprovechamiento de nuestras propias sustancias minerales. La ciencia de los glaciares la han convertido mediática e ideológicamente en una pseudociencia vulgar. George Bernard Shaw decía que las discusiones se terminan cuando se definen las cosas por su nombre. Este artículo intenta acercar algunos aportes sobre un tema de candente discusión.
América del Sur tiene una extraordinaria cordillera en su sector occidental que se extiende unos 9000 km de norte a sur. Alcanza alturas máximas en el Aconcagua, una montaña que roza los 7 km de altura sobre el nivel del mar. Los Andes Centrales tienen en conjunto las mayores alturas, entre ellos los volcanes más altos del mundo caso del Llullaillaco (Salta). La línea de las “nieves eternas” va subiendo desde cero metros en la Antártida , donde los glaciares están a nivel del mar, hasta alcanzar alturas próximas a 6000 m en la Puna Argentina. Es interesante señalar un hecho casi desconocido y es que la línea de nieves permanentes en la Puna Argentina es la más alta del mundo, o lo que es lo mismo decir que en cualquier otro lugar del planeta donde haya nieves permanentes éstas arrancan a mucho menor altura.
Para que se forme un glaciar tienen que darse una serie de condiciones entre el balance del agua caída y el agua evaporada y la posición de la isoterma de cero grados centígrados. De nada vale que tengamos una región helada si la misma es un desierto seco donde no se producen precipitaciones. Un cerro blanco en invierno puede ser la simple caída de granizo y por lo tanto de duración efímera. Para que se forme un glaciar hace falta entonces una importante acumulación nívea y que ésta se convierta en hielo y que éste hielo empiece a fluir lentamente en función de la pendiente. El hielo continental patagónico tiene abundantes glaciares que caen hacia la ladera atlántica de Argentina o hacia la ladera pacífica de Chile, y un ejemplo destacado es el Glaciar Perito Moreno. Ahora bien cuando se habla de glaciares cordilleranos en la frontera de Argentina y Chile, fuera de ese ámbito patagónico, no existe más ese ícono que representa el Perito Moreno. No hay miles de “Peritos Morenos” a lo largo de la Cordillera, sino simplemente manchones de hielo y acumulaciones varias de nieve que son el relicto del último Máximo Glacial (LGM) que ocurrió en el Pleistoceno entre 20 y 18 mil años atrás. La Puna seca tiene escaso hielo arriba de los 6000 metros . Donde sí se desarrolla un importante ambiente glacial es en la Cordillera Real de Bolivia, donde los vientos húmedos amazónicos descargan hasta 5000 milímetros anuales en los valles de Yungas y el resto de la humedad se estrella contra la cadena montañosa que bordea el Altiplano, entre los cerros Illampu al norte y el Illimani al sur, superando ambos los 6400 metros de altura respectivamente.
Alvaro Alonso Barba escribió en 1640 su famosa obra “El Arte de los Metales”, y allí explicó que donde hay depósitos minerales no hay hielo. Precisamente él aconsejaba a los prospectores mineros de la época colonial que se fijaran después de las nevadas aquellos lugares donde no se acumulaba la nieve porque esa era una guía de que allí podía haber un depósito mineral. Y esto ocurre por una razón muy simple y es que los minerales son en su mayoría sales y la sal tiene la propiedad de evitar el congelamiento del agua. Esa es la causa por la cual el agua marina del Ártico o del Antártico no están congeladas a pesar de estar bajo cero grados y también el motivo por el cual se agrega sal en los caminos para derretir la nieve y evitar que se forme hielo. Si se observan los altos cerros cordilleranos del norte argentino podrá verse que muchos de ellos presentan acumulaciones de nieve y hielo en sus cumbres. En invierno, los cerros al oeste de Salta y Jujuy aparecen cubiertos de un manto blanco, aunque la mayoría de las veces se trata de una acumulación pasajera de granizo que se mantiene sólo unos pocos días. En cambio hay otros que mantienen a lo largo del año un capuchón permanente de nieve y hielo.
En esta parte de los Andes se da sin embargo un fenómeno curioso y es que muchos de los cerros, a pesar de estar por arriba de la cota de 4.600 m , no muestran acumulaciones de nieve permanente. Esa es precisamente la cota de la isoterma media anual de 0ºC , o sea que por encima de ese límite el agua debería estar ya congelada. La explicación es que mientras en las regiones húmedas la línea de las nieves coincide con la isoterma de 0ºC , en las regiones áridas de los Andes centrales se da que las partes más frías de las montañas son también las más secas. Ello explica el porqué de la ausencia de glaciares sobre las laderas montañosas que se ubican bien por arriba de la línea de temperatura de cero grados centígrados.
En referencia a lo explicado tenemos que si camináramos idealmente por las cumbres de los Andes, desde el Llullaillaco hasta Tierra del Fuego, veríamos que cada vez la línea de nieves permanentes está más abajo, hasta llegar a la Antártida donde se encuentra al nivel del mar. Actualmente vemos que la línea de nieves permanentes es más alta hacia la alta cordillera. Se encuentra a 5.000 m en la Sierra de Aconquija y va cambiando en altura hacia la Puna donde alcanza a 6.000 m en su borde oriental (tal el caso de los Nevados de Palermo) y 6.500 en el borde occidental, esto es en los altos volcanes del límite con Chile tal como el Llullaillaco. Ahora bien, lo que hoy vemos como cerros nevados es un pálido reflejo de lo que ocurrió durante el Pleistoceno, entre 30 mil y 10 mil años atrás cuando la región mostraba una mayor cobertura de hielos. Para entonces el borde oriental de la Puna tenía nieves hasta los 4.500 m mientras que al oeste dicha línea se encontraba en los 5.500 metros . O sea que para esa época más húmeda, donde hubo regímenes de precipitaciones pluviales más intensos, la línea de las nieves permanentes bajó hasta 1.000 m por debajo del nivel actual. Los avances y retrocesos glaciares que tuvieron lugar en la región fueron la causa que los salares de la Puna se convirtieran sucesivamente en lagos como queda documentado por sus viejas líneas de costa, por la presencia de mantos de diatomitas y otras evidencias. Las pulsaciones lacustres, muy bien estudiadas en Bolivia con el lago Titicaca, coinciden entonces con los periodos interglaciares. Las vertientes orientales de los Andes son a su vez las más glaciadas lo que demuestra que la circulación de los vientos húmedos del Atlántico fue similar a la que vemos ahora. Las vertientes orientales muestran signos evidentes del trabajo de los hielos como el caso de los circos, morenas, y pequeños glaciares de valle; y al menos tres episodios glaciarios han sido identificados en el norte argentino para el Pleistoceno. Algunas cumbres nevadas del NOA, que conservan glaciares activos, semiactivos o bien litoglaciares (glaciares de rocas) son las de Aconquija, Chuscha, Acay, Quevar, Cachi, Palermo, Chañi, Ojos del Salado, Llullaillaco, Bonete, Pissis, San Franciso, Antofalla, Zapaleri, Vilama, Jama, Granada, Salle, entre otras.
Los glaciares han retrocedido por un calentamiento global natural, cíclico y aperiódico, estocástico y contingente, en el marco de la ley de la impredecibilidad de los fenómenos naturales. Ninguna industria humana es capaz de hacer mella en la interacción propia de las dinámicas endógena y exógena del planeta Tierra. (El Pregón Minero)

Última actualización en Jueves, 18 Enero 2018 11:56

Visitas: 36

Glaciares Andinos. Glaciares Andinos (Por Ricardo N. Alonso, Doctor en Ciencias Geologicas

Glaciares Andinos

(Por Ricardo N. Alonso, Doctor en Ciencias Geológicas)
Oportunamente señalamos que leyes como las de los bosques o los glaciares no estaban pensadas para proteger bosques o glaciares sino para atacar y oponerse a actividades productivas legítimas bajo el falso paraguas del “cuidado” del medio ambiente. Deformaciones semánticas (megaminería), definiciones arbitrarias (periglaciales), pseudociencias con disfraces científicos (calentamiento antrópico), eufemismos, etcétera, forman un combo ideológico para evitar la generación de riqueza genuina con recursos genuinos naturales como es el aprovechamiento de nuestras propias sustancias minerales. La ciencia de los glaciares la han convertido mediática e ideológicamente en una pseudociencia vulgar. George Bernard Shaw decía que las discusiones se terminan cuando se definen las cosas por su nombre. Este artículo intenta acercar algunos aportes sobre un tema de candente discusión.
América del Sur tiene una extraordinaria cordillera en su sector occidental que se extiende unos 9000 km de norte a sur. Alcanza alturas máximas en el Aconcagua, una montaña que roza los 7 km de altura sobre el nivel del mar. Los Andes Centrales tienen en conjunto las mayores alturas, entre ellos los volcanes más altos del mundo caso del Llullaillaco (Salta). La línea de las “nieves eternas” va subiendo desde cero metros en la Antártida , donde los glaciares están a nivel del mar, hasta alcanzar alturas próximas a 6000 m en la Puna Argentina. Es interesante señalar un hecho casi desconocido y es que la línea de nieves permanenRICARDO ALONSOtes en la Puna Argentina es la más alta del mundo, o lo que es lo mismo decir que en cualquier otro lugar del planeta donde haya nieves permanentes éstas arrancan a mucho menor altura.
Para que se forme un glaciar tienen que darse una serie de condiciones entre el balance del agua caída y el agua evaporada y la posición de la isoterma de cero grados centígrados. De nada vale que tengamos una región helada si la misma es un desierto seco donde no se producen precipitaciones. Un cerro blanco en invierno puede ser la simple caída de granizo y por lo tanto de duración efímera. Para que se forme un glaciar hace falta entonces una importante acumulación nívea y que ésta se convierta en hielo y que éste hielo empiece a fluir lentamente en función de la pendiente. El hielo continental patagónico tiene abundantes glaciares que caen hacia la ladera atlántica de Argentina o hacia la ladera pacífica de Chile, y un ejemplo destacado es el Glaciar Perito Moreno. Ahora bien cuando se habla de glaciares cordilleranos en la frontera de Argentina y Chile, fuera de ese ámbito patagónico, no existe más ese ícono que representa el Perito Moreno. No hay miles de “Peritos Morenos” a lo largo de la Cordillera, sino simplemente manchones de hielo y acumulaciones varias de nieve que son el relicto del último Máximo Glacial (LGM) que ocurrió en el Pleistoceno entre 20 y 18 mil años atrás. La Puna seca tiene escaso hielo arriba de los 6000 metros . Donde sí se desarrolla un importante ambiente glacial es en la Cordillera Real de Bolivia, donde los vientos húmedos amazónicos descargan hasta 5000 milímetros anuales en los valles de Yungas y el resto de la humedad se estrella contra la cadena montañosa que bordea el Altiplano, entre los cerros Illampu al norte y el Illimani al sur, superando ambos los 6400 metros de altura respectivamente.
Alvaro Alonso Barba escribió en 1640 su famosa obra “El Arte de los Metales”, y allí explicó que donde hay depósitos minerales no hay hielo. Precisamente él aconsejaba a los prospectores mineros de la época colonial que se fijaran después de las nevadas aquellos lugares donde no se acumulaba la nieve porque esa era una guía de que allí podía haber un depósito mineral. Y esto ocurre por una razón muy simple y es que los minerales son en su mayoría sales y la sal tiene la propiedad de evitar el congelamiento del agua. Esa es la causa por la cual el agua marina del Ártico o del Antártico no están congeladas a pesar de estar bajo cero grados y también el motivo por el cual se agrega sal en los caminos para derretir la nieve y evitar que se forme hielo. Si se observan los altos cerros cordilleranos del norte argentino podrá verse que muchos de ellos presentan acumulaciones de nieve y hielo en sus cumbres. En invierno, los cerros al oeste de Salta y Jujuy aparecen cubiertos de un manto blanco, aunque la mayoría de las veces se trata de una acumulación pasajera de granizo que se mantiene sólo unos pocos días. En cambio hay otros que mantienen a lo largo del año un capuchón permanente de nieve y hielo.
En esta parte de los Andes se da sin embargo un fenómeno curioso y es que muchos de los cerros, a pesar de estar por arriba de la cota de 4.600 m , no muestran acumulaciones de nieve permanente. Esa es precisamente la cota de la isoterma media anual de 0ºC , o sea que por encima de ese límite el agua debería estar ya congelada. La explicación es que mientras en las regiones húmedas la línea de las nieves coincide con la isoterma de 0ºC , en las regiones áridas de los Andes centrales se da que las partes más frías de las montañas son también las más secas. Ello explica el porqué de la ausencia de glaciares sobre las laderas montañosas que se ubican bien por arriba de la línea de temperatura de cero grados centígrados.
En referencia a lo explicado tenemos que si camináramos idealmente por las cumbres de los Andes, desde el Llullaillaco hasta Tierra del Fuego, veríamos que cada vez la línea de nieves permanentes está más abajo, hasta llegar a la Antártida donde se encuentra al nivel del mar. Actualmente vemos que la línea de nieves permanentes es más alta hacia la alta cordillera. Se encuentra a 5.000 m en la Sierra de Aconquija y va cambiando en altura hacia la Puna donde alcanza a 6.000 m en su borde oriental (tal el caso de los Nevados de Palermo) y 6.500 en el borde occidental, esto es en los altos volcanes del límite con Chile tal como el Llullaillaco. Ahora bien, lo que hoy vemos como cerros nevados es un pálido reflejo de lo que ocurrió durante el Pleistoceno, entre 30 mil y 10 mil años atrás cuando la región mostraba una mayor cobertura de hielos. Para entonces el borde oriental de la Puna tenía nieves hasta los 4.500 m mientras que al oeste dicha línea se encontraba en los 5.500 metros . O sea que para esa época más húmeda, donde hubo regímenes de precipitaciones pluviales más intensos, la línea de las nieves permanentes bajó hasta 1.000 m por debajo del nivel actual. Los avances y retrocesos glaciares que tuvieron lugar en la región fueron la causa que los salares de la Puna se convirtieran sucesivamente en lagos como queda documentado por sus viejas líneas de costa, por la presencia de mantos de diatomitas y otras evidencias. Las pulsaciones lacustres, muy bien estudiadas en Bolivia con el lago Titicaca, coinciden entonces con los periodos interglaciares. Las vertientes orientales de los Andes son a su vez las más glaciadas lo que demuestra que la circulación de los vientos húmedos del Atlántico fue similar a la que vemos ahora. Las vertientes orientales muestran signos evidentes del trabajo de los hielos como el caso de los circos, morenas, y pequeños glaciares de valle; y al menos tres episodios glaciarios han sido identificados en el norte argentino para el Pleistoceno. Algunas cumbres nevadas del NOA, que conservan glaciares activos, semiactivos o bien litoglaciares (glaciares de rocas) son las de Aconquija, Chuscha, Acay, Quevar, Cachi, Palermo, Chañi, Ojos del Salado, Llullaillaco, Bonete, Pissis, San Franciso, Antofalla, Zapaleri, Vilama, Jama, Granada, Salle, entre otras.
Los glaciares han retrocedido por un calentamiento global natural, cíclico y aperiódico, estocástico y contingente, en el marco de la ley de la impredecibilidad de los fenómenos naturales. Ninguna industria humana es capaz de hacer mella en la interacción propia de las dinámicas endógena y exógena del planeta Tierra. (El Pregón Minero)

Última actualización en Jueves, 18 Enero 2018 12:01

Visitas: 32

Mas de 180 empleos para las comunidades en el inicio del Proyecto Chinchillas

Más de 180 empleos para las comunidades en el inicio del Proyecto Chinchillas

Jujuy. Se presentó el “Plan de Ingresos y Capacitación” para el Proyecto Chinchillas. Desde la empresa se destacaron las distintas oportunidades y desarrollo en territorio que acarreará este importante emprendimiento minero, que trabajará en conjunto con la planta de Pirquitas. Ricardo Rodriguez, Gerente de Recursos Humanos de la empresa, señaló también que el plan de incorporaciones vinculará distintas instancias y “olas de ingresos”, las cuales implicarán planes de capacitación para uPlan-de-Ingresos-y-Capacitan gran porcentaje de personas que accede sin ningún tipo de experiencia laboral.
La presentación consistió en explicar al público presente, modalidades, tiempos y cantidad de personas que irán ingresando en Chinchillas para esta inminente etapa de inicio del proyecto. En la primera fase del mismo, la mano de obra directa alcanzará los 240 puestos de trabajo. Entre ellos, 180 serán prioritariamente de las comunidades de influencia ‘directa’. Repasando estos números el Gerente de Recursos Humanos, Ricardo Rodriguez, manifestó que: “estamos ante un fuerte compromiso que la empresa ha decidido tomar con las comunidades. Hablamos de una oportunidad de desarrollo importante, vinculada a la posibilidad de aprender modos de trabajo, técnicas y oficios, pero además de incorporar una cultura de trabajo que vincula nuestra experiencia en la provincia con un nuevo modo de relacionamiento entre la empresa y sus empleados y vecinos”. Es importante remarcar que a estos puestos ‘directos’ (los empleados de la empresa), hay que sumar los vinculados a contratistas y proveedores que abastecerán de servicios al desarrollo de la construcción y puesta en funcionamiento de la Mina, estableciéndose como estimado para la actividad minera una cantidad de 3 a 4 puestos ‘indirectos’ por cada ‘directo’. De esta manera se alcanzarán en los próximos meses un ‘pico’ de empleo de unos 780 a 900 trabajadores. Estos números dan cuenta de la indudable importancia de la minería en nuestra provincia.
“El desafío que tenemos por delante es desarrollar estas oportunidades concretas de aprendizaje; principalmente inculcando conocimientos referidos a la salud, seguridad y cuidado del medio ambiente en el entorno laboral; las primeras competencias; y los conocimientos técnicos-operativos necesarios para desempeñarse en el trabajo. Recordemos que la minería demanda personal calificado y entrenado, entonces, como priorizaremos miembros de las comunidades, debemos pensar en una instancia fuertemente formativa. Entre los primeros trabajos el 70% corresponde a Mecánicos, Electricistas, Operadores de máquinas y equipos. El resto corresponde a Ingenieros, Especialistas, Puestos de supervisión, Dirección y Gerencia”, continuó explicando R. Rodriguez.
El 1° de febrero se iniciará la primera tanda de incorporaciones, cumpliendo un cronograma en el cual se pautaron 4 etapas que incluyen “Comunicación a las comunidades” – “Relevamiento de interesados” – “Evaluación” – “Incorporaciones”. Los perfiles principales de los nuevos trabajadores serán de Operaciones, Mantenimiento y Servicios Técnicos.
En la reunión participaron el Secretario de Minería, Miguel Soler; el referente de la Gerencia de Empleo y Capacitación Laboral, Jorge Beller; la Directora de Educación Técnica Profesional, Marta Amarilla; la referente de la Fundación Nueva Gestión, Elsa Pereira; el equipo de Recursos Humanos de Minera Exar; el presidente de Cámara Minera de Jujuy, Franco Mignacco; referentes de AOMA; y Comisionados y representantes de las comunidades aledañas al proyecto. Este último grupo, participó de la reunión manifestándose a favor del inicio del proyecto, destacando sus experiencias de diálogo y participación con la empresa; en tanto, luego de la presentación mantuvieron una reunión que se extendió hacia horas de la tarde, para continuar delineando detalles en cuanto a las incorporaciones y capacitaciones. (Cámara Minera de Jujuy, Gobierno de Jujuy, Pregón, Jujuy, 17/01/18)

Última actualización en Jueves, 18 Enero 2018 12:05

Visitas: 28