EditorialRN

La historia de dos mujeres que, dia a dia, manejan camiones con 250 toneladas de carga en Veladero

La historia de dos mujeres que, día a día, manejan camiones con 250 toneladas de carga en Veladero

En la mina de Veladero, ubicada en Iglesia, son más de 4700 personas las que se desempeñan en diferentes tareas, ya sea en extracción, producción, construcción o mantenimiento. De ese total, 298 son mujeres.
Una de las políticas nuevas de Veladero en la provincia es la incorporación de más mujeres a puestos de trabajo en los que, desde una perspectiva tradicional, son “de hombres”. Durante el último año la empresa que opera en Iglesia sumó un 43% (103 en total) de personal femenino. DIARIO HUARPE habló con Lucía y Julieta, quienes trabajan actualmente como operadoras de camiones fuera de ruta, transportando el material rocoso desde la mina Federico hacia el Valle de Lixiviación. Ambas coincidieron en que “se sienten poderosas” en ese puesto.
Julieta Díaz tiene 26 años y es profesora de educación física. La joven contó que su “nicho” es la natación, motivo por el cual realizó el curso para ser guardavida y comenzó a trabajar en esa ocupación. Sin embargo, el sueldo que se les paga a los docentes muchas veces es insuficiente para vivir y poder crecer sobre la base de él.
La situación económica la llevó a buscar otros horizontes, otras perspectivas. Fue en ese momento cuando se topó con esta oportunidad. “Empezamos con los cursos y éramos 21 al principio, pero como era eliminatorio quedamos solo 17”. Hoy en día, Julieta lleva un año trabajando como coordinadora fuera de ruta.
Por otro lado, Lucía Bernabeu tiene 28 años y siempre se desempeñó en trabajos varios, como secretaria y otro tipo de ocupaciones, pero desde agosto conduce los camiones de tremendas dimensiones.
El camino de la joven en Veladero inició cuando se enteró del curso, se inscribió y la llamaron. Al principio, quedaron seleccionadas un total de 240 mujeres, pero luego de algunos pasos eliminatorios, quedaron solo doce trabajadoras.
Después de esa selección, el trayecto de todos los operadores de ruta, independientemente que sean hombres o mujeres, es el mismo. Un mes de entrenamiento teórico y seis meses de trabajo en el campo, “de prueba”.
Los camiones que conducen, de varios metros de altura, llegan a transportar 250 toneladas de piedra y, en total, hacen alrededor de 12 de viajes por día. Por este motivo, muchas veces la reacción de las familias es negativa.
En el caso de Lucía, sus dos hermanos trabajan en Veladero, por lo que su familia está “acostumbrada” a este tipo de labores.
Pero la situación de Julieta fue distinta, la primera reacción de sus seres queridos fue decirle “estás loca”. A pesar de esto, la apoyaron y le ayudaron a continuar con su labor.
A pesar de estar lejos de la equidad de género, las políticas implementadas por Veladero están, poco a poco, logrando su cometido. En este sentido, una de las medidas que incorporan a las mujeres es que, cuando las mujeres tengan síntomas menstruales, si son agudos, pueden pedir permisos y atenderse en el hospital de la mina.
De este modo, Julieta y Lucía son testigos y protagonistas de este cambio, cuyo objetivo es incorporar a las mujeres a trabajos considerados históricamente como masculinos. “Con mis compañeros somos un gran equipo de trabajo, no hacen diferencia conmigo. Trabajamos en conjunto”, cerró Lucía.
(Diario Huarpe San Juan)