EditorialRN

Mineria: avanzan cuatro proyectos

Minería: avanzan cuatro proyectos

(Por Gabriela Balls) En Malargüe, la extracción de hierro es prácticamente un hecho mientras que una mina de cobre está en etapa exploratoria. En el norte, cerca de Uspallata, San Jorge -cobre y oro- y Paramillos tienen perspectivas a mediano plazo.
mineria-avanzaHace un par de semanas que, desde las altas esferas de la política provincial, volvieron a hablar de las posibilidades que tienen distintos proyectos mineros en Mendoza. Sin duda, la actual crisis económica, las deprimidas inversiones y el “achique” o decrecimiento del empleo, son los principales argumentos de base en este contexto. A la par, resurgen las voces de resistencia y protesta en un territorio que, con sus razones, se opone a la explotación minera.
Conscientes de ello, tanto las empresas como el Gobierno provincial buscan moverse al compás de la Ley 7.722, aquella que prohíbe explícitamente la utilización de cianuro y otras sustancias tóxicas en la actividad minera. Según sus defensores, más que una “ley antiminera” es la pionera en la defensa del agua. A esta altura de los hechos, podemos asegurar que el debate está servido.
Así, aunque hay diversos proyectos en carpeta, en la actualidad avanzan dos en Malargüe. Son Hierro Indio y Cerro Amarillo. Mientras que otro par, San Jorge y Paramillos Uspallata, siguen su derrotero tratando de sortear los obstáculos y requisitos que se les requiere.
Si vamos a los números, la minería promete, en principio, una inversión de alrededor de los u$s 220 M y más de 5.000 puestos de trabajo entre indirectos y directos. Fuentes del sector explican que cada un empleo directo hay 5 indirectos.
Desde el Gobierno mendocino recuerdan que a las arcas de la Provincia intresa el 3% por regalías, a lo que le suman 1,5%, así como lo que se agregue a partir de distintos Ingresos Brutos.
Los proyectos más avanzados
Ya iniciados los primeros pasos burocráticos, los proyectos de exploración de hierro y cobre en Malargüe llevan el nombre de Hierro Indio y Cerro Amarillo, respectivamente.
Esta semana el ministro de Energía, Marcos Zandomeni, los presentó en la Legislatura provincial. “Entró en la Cámara de Senadores y ahora tomará estado parlamentario”, dijo Zandomeni. Explicó que pasará por las comisiones de Energía y Ambiente y allí se espera que aprueben la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). Este proceso podría durar entre 6 y 8 meses, aproximadamente.
En la etapa exploratoria, Hierro Indio busca reactivar una vieja mina de hierro, abandonada desde el año 1972, en el sur provincial. Para esta etapa se prevé una inversión inicial de u$s 500 mil y según calculan hay una reserva de más de 10 millones de toneladas de este metal. En el mercado mundial, cada tonelada ronda los u$s 110.
Según explican desde esta empresa de capitales argentinos, para esta primera etapa contratarán unas 30 personas y, una vez en marcha la explotación, este número puede subir a no menos de 80 empleos formales. En esa etapa, la inversión de la empresa rondaría los u$s 1,5 millón.
De Hierro Indio, un alto ejecutivo, Mauricio Stasi, aseguró que la reserva es de “muy alta ley”, casi del 90%. La intención de extraer el hierro de esa zona surge porquela única mina activa del país (Sierra Grande en Río Negro) exporta toda su producción a China.
Indican que las tres grandes firmas como Acindar, Siderar y Tenaris deben importar todo lo que se comercializa en el interior de la Argentina. “Con la alta calidad que existe en la reserva de Mendoza, el método de separación es por medios mecánicos convencionales, no hay químicos”, destaca Stasi. Mientras que el uso del agua es sólo para “dispersar el polvillo del medio ambiente”, destaca este ejecutivo, y agrega que el líquido en juego “es muy poco” y el que se utilice se recuperará.
El otro proyecto en marcha, Cerro Amarillo, “es un pórfido de cobre que actualmente se encuentra en una etapa inicial de exploración”, explica un ejecutivo de la firma que lo tiene entre manos, Eugenio Ponte. En este caso, el interés de la empresa data del año 2010, “en el que Meryllion (la compañía en cuestión) estuvo trabajando en el Informe de Impacto Ambiental, dando cumplimiento a los requerimientos de la Dirección de Minería y Dirección de Protección Ambiental”, destacan.
En esta primera etapa se realizarán una serie de perforaciones para testear 5 zonas ya identificadas dentro de la propiedad. “La idea es trabajar con perforadoras portables, trasladadas con helicóptero para minimizar el impacto, ya que no requiere la construcción de caminos”, asegura Ponte.
La inversión para la etapa de exploración es de u$s 10 M y generarán unos 70 puestos de trabajo. Explican que la expectativa de la empresa en el corto plazo es poder llevar a cabo el programa de exploración y lograr ir dándole valor al proyecto para definir si realmente hay una mina. “Todavía estamos muy lejos de poder hablar de explotación o producción”, advierte este ejecutivo.
Los proyectos en pausa activa
Sin dudas, San Jorge es el ícono de las idas y venidas de los proyectos mineros en Mendoza. Aunque es el más avanzado de todos, a su vez es el que hace más tiempo lleva cajoneado en la Legislatura provincial.
Los comienzos se remontan al año 1964 y 6 compañías pasaron sucesivamente en la tarea de exploración de esa zona que limita con San Juan. En la actualidad, están esperando la actualización de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que ya obtuvieron en el año 2011. Así se está evaluando técnicamente en el Poder Ejecutivo de Mendoza, explican fuentes de la compañía.
En cuanto a las inversiones, el detalle es que a nivel inicial, para este proyecto actualizado a desarrollarse entre Mendoza y San Juan en cuanto a la producción de cátodos de cobre es de u$s 200 M. En la zona hay cobre y oro. Sin embargo, si se suma el desarrollo de la Planta Concentradora en Mendoza, la cual está aprobada, la inversión inicial se duplicaría.
Fuentes de la empresa rusa que actualmente posee el proyecto (el grupo formado por Solway Investment y Terra Capital) aseguran que sería “absolutamente posible hacerlo” si contaran con la voluntad legislativa de Mendoza y los permisos del Gobierno de San Juan.
En cuanto a los puestos de trabajo, estiman que rondarían los 5.000 entre directos e indirectos y podría producir unas 25 mil toneladas de cobre fino por año.
Otros dos proyectos ubicados en Las Heras en las antiguas minas de Paramillos están también en vías de poder avanzar.
Uno es el llamado Paramillos Uspallata, que presenta una planificación “a escala” y empezaría con un trabajo mínimo de recuperación arqueológica y trabajo de suelo. Con esta etapa se empezaría con la “remediación” de colas de cobre que quedaron de la “época de los jesuitas”. Fuentes de la compañía no quisieron dar cifras de inversión ni de empleo.
La visión de la Casa de Gobierno
El ministro de Energía de la provincia, Marcos Zandomeni, explica que la minería sólo podrá avanzar en las zonas del secano provincial, más allá de que esta semana se conoció un expediente para explorar cobre en San Carlos. Según el funcionario, las 800 mil hectáreas de los oasis productivos aptas para el cultivo, “no competirán con la minería por el agua” y serán zonas en las que se promueva el desarrollo agroindustrial, así como otras actividades, tales la metalmecánica, el petróleo o los servicios.
Zandomeni agrega que en las zonas del secano, sobre todo en Malargüe y el norte de Las Heras, “adonde no hay grandes producciones agrícolas, hay que discutir cómo desarrollar la minería”, dando un atisbo hacia realizar la actividad y analizar “proyecto por proyecto”.
Oikos: Hay que respetar la ley y cuidar los glaciares
Desde Oikos, organización ambiental, el máximo referente, Eduardo Sosa, dijo que desde este sector observan que “el gobierno empuja al sector minero metalífero hacia el abismo”. Argumentó que ambos proyectos deben cumplir una serie de normas ambientales para ser viables, entre las cuales figuran la Ley 7.722, la cual prohíbe el uso de sustancias tóxicas en la minería metalífera, y el decreto 820/06 que regula la evaluación de impacto ambiental minera.
A su vez, dijo que Oikos “no puede opinar” sobre los aspectos técnicos de los proyectos de exploración recientemente anunciados por el Gobernador de Mendoza “porque no ha accedido a los expedientes”.
Sin embargo -continúa- “podemos afirmar que el área donde se ubica el proyecto Cerro Amarillo se encuentra cubierta por nieve unos 6 meses al año.
La empresa -dice Sosa- pretende realizar dos perforaciones exploratorias a escasos metros de la laguna El Cajón -de probable origen glaciario- según menciona el reporte técnico de la empresa, fechado en julio de 2014.
“Es muy probable -dice Sosa- que el sitio contenga elementos que la califiquen como ambiente periglacial”, lo que impediría tanto la exploración como la explotación minera, según el inciso c) del artículo 6° de la ley nacional N° 26.639/10 de presupuestos mínimos para la protección de los glaciares y del ambiente periglacial.
Es decir, explica el ambientalista, que “la empresa proponente se embarcará en una aventura de resultado incierto”. La reflexión apunta a que el gobierno apruebe el proyecto exploratorio “sin haber determinado previamente si la zona entra en la categoría mencionada”, para lo cual hay que esperar la publicación del inventario de glaciares de la cuenca que debe elaborar el Ianigla (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales).
Además, continúa Sosa, para el caso del yacimiento Hierro Indio debe implicarse a la provincia de La Pampa, por el uso del agua del río Atuel, con el cual ya hay un reclamo pendiente de esa provincia con Mendoza.
En cuanto a Cerro Amarillo, debe irse al Comité Interjurisdiccional del Río Colorado porque pertenece a la cuenca del río Grande, que a su vez forma parte de la cuenca del río Colorado que cruza todo el país.
Métodos de extracción
Hierro Indio: por las características del yacimiento, permite la extracción y concentración del hierro por medios mecánicos convencionales. No hay procesos químicos. Para el proceso de concentración se aplicarán separadores magnéticos en seco y en húmedo.
Cerro Amarillo: por la mineralización y las características de este tipo de yacimientos, el método de tratamiento que se empleará es el de flotación. No se utilizarían sustancias prohibidas por la normativa vigente.
San Jorge: es mediante lixiviación con uso de ácido sulfúrico en la provincia de San Juan. En Mendoza solo se extraería la roca de la cantera y se transportaría para su proceso en San Juan. La planta concentradora de Mendoza utiliza el método de extracción por flotación sin el uso de sustancias prohibidas por la Ley 7.722. Esta DIA no tiene la ratificación parlamentaria. (Los Andes, Mendoza, 14/09/14)