EditorialRN

La multinacional AMG también quiere explorar el yacimiento cacereño de Valdeflores

La multinacional AMG también quiere explorar el yacimiento cacereño de Valdeflores

La empresa alemana AMG Lithium GmbH, filial de la multinacional holandesa AMG Advances Metallurgical Group, ha solicitado a la Junta de Extremadura un permiso de investigación sobre 31 cuadrículas mineras del término municipal de Cáceres, entre ellas las que pretende explotar Infinity Lithium en el paraje de Valdeflores. La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad confirmó ayer que la solicitud fue registrada a finales de noviembre con el nombre 'Romolus', concretamente para la investigación de litio, estaño, tántalo, cesio y rubidio.
La entrada de un gigante metalúrgico como AMG en la pugna por explotar el litio de Valdeflores viene a ratificar la importancia que las empresas del sector otorgan a este yacimiento, considerado en la actualidad como potencialmente el segundo mayor de Europa. No obstante, la propia Junta de Extremadura aclaró ayer que la solicitud del permiso de investigación de AMG se pone «a la cola», ya que antes deben resolverse los solicitados para las mismas cuadrículas por las empresas participadas por Infinity Lithium, que tiene preferencia. El primero de ellos se encuentra actualmente en fase de revisión de alegaciones, después de que saliera a información pública para subsanar un defecto de forma que obligó a la Junta a retrotraer el procedimiento al punto inicial.
Actualmente, las solicitudes que están registradas en la Junta de Extremadura, antes que la de AMG, corresponden a dos permisos de investigación denominados 'Valdeflores' (dos cuadrículas) y 'Ampliación de Valdeflores' (45 cuadrículas), presentadas por Tecnología Extremeña de Litio (TEL), un tercer permiso de investigación llamado 'San José' a nombre de Valoriza Minería, y un permiso de exploración que solicitó Castilla Mining con la denominación 'Extremadura S.E.'. Esta última pertenece al 100% a Infinity Lithium, que posee un 75% de TEL y mantiene una opción para hacerse con el otro 25%, propiedad de Valoriza Minería, de Sacyr.
Un gigante metalúrgico
AMG Lithium GmbH pertenece a AMG Advances Metallurgical Group, una multinacional con sede central y cotización en Amsterdam, que cuenta con un valor de mercado en bolsa de 690 millones de euros. Tiene filiales dedicadas a la extracción y tratamiento de minerales en Alemania, Reino Unido, Francia, República Checa, Estados Unidos, China, México, Brasil, India, Sri Lanka y Mozambique, con una plantilla total de 3.300 empleados. También cuenta con una división tecnológica que produce compuestos de titanio para la industria aeroespacial y opera tratamientos térmicos para las industrias energética y de transportes.
Infinity Lithium ha reaccionado a la entrada de AMG en el tablero de juego por el litio de Valdeflores destacando que el interés de la multinacional «resalta el valor» del yacimiento, si bien recuerda que, según la legislación española y tal y como confirmó ayer la Junta, las solicitudes para explorar e investigar yacimientos mineros se conceden en función del orden de llegada, de modo que la compañía australiana sigue teniendo la prioridad.
En una notificación presentada ante la bolsa australiana, Infinity detalla que conserva tanto el derecho de tenencia sobre la zona del proyecto cubierta por los permisos de investigación, como el derecho de solicitar la concesión de la explotación y pedir el impacto ambiental.
El director general de la compañía, Ryan Parkin, destaca en esa misma nota que «el litio y otras actividades críticas de exploración de materias primas en la Península Ibérica han aumentado considerablemente en los últimos meses». Recuerda además que «la disponibilidad de productos químicos de litio sigue siendo un componente esencial en las ambiciones de la UE para desarrollar su cadena de suministro de baterías de iones de litio», e insiste en que la mina cacereña de San José Valdeflores «tiene el potencial de proporcionar el hidróxido de litio de grado de batería dentro de la UE».
Mina de litio en Brasil
El pasado mes de noviembre diversos medios especializados europeos publicaron que el grupo AMG está planeando construir una planta de tratamiento de hidróxido de litio en la localidad alemana de Zeitz, cerca de Leipzig, con una inversión prevista de unos 54 millones de euros. También pretende construir otra con una inversión similar en Brasil, donde esta compañía ya explota una mina de litio situada a unos 225 kilómetros al noroeste de Río de Janeiro.
Aunque el permiso de investigación solicitado a la Junta se refiere a varios tipos de minerales, el hecho de que lo haya pedido la filial de AMG dedicada al litio deja claras sus intenciones. Si bien la normativa minera otorga prioridad a los permisos solicitados por Infinity Lithium, la multinacional holandesa tiene a su favor el ser una empresa consolidada en el sector, y que tan solo en tercer trimestre de 2019 registró unos ingresos netos de 269 millones de dólares. De hecho, una de las críticas que se vienen haciendo a Infinity Lithium por parte de sectores contrarios a la mina, más allá de la cuestión medioambiental, es que su única actividad como empresa es el proyecto de Valdeflores, que se basa en expectativas de conseguir inversores que aporten el capital necesario una vez que lograse los permisos necesarios para explotar el yacimiento de litio. (Hoy España, 22/01/2020)