EditorialRN

Rebelion en el departamento «minero» por la Ley 9202

Rebelión en el departamento «minero» por la Ley 9202

Mendoza. El departamento mendocino de Malargüe, limítrofe con La Pampa, ha encarnado en este último mes la resistencia a favor de la ley que habilitaba la minería metalífera en esa provincia. Tras la aprobación de la 9202 y su inmediata derogación, el departamento está en pie de guerra en defensa de su potencial minero. Ahora anunció que no hará la Fiesta de la Vendimia, la más tradicional de Mendoza, y en su defecto hará una «Fiesta del Trabajo y la Producción».
La decisión se plasmó en un acto normativo que firmó Juan Manuel Ojeda, intendente del departamento más austral de Mendoza, y es consecuencia directa del malestar que provocó la derogación de la Ley 9.202 y dejara otra vez en vigencia la 7.722. Según informó el diario Los Andes, la decisión cuenta con el apoyo de la Cámara de Comercio de Malargüe, representantes del Movimiento y el Consejo Asesor Minero, senadoras provinciales y vecinos autoconvocados.
La medida incluye la no participación de la reina departamental en la Fiesta Central de la Vendimia, a realizarse en breve.
«La Fiesta Nacional de la Vendimia es una festividad tradicional y popular originaria de la Provincia de Mendoza; refleja la celebración de la uva transformada en vino a través del esfuerzo que los viñateros llevan a cabo en las viñas soportando inclemencias climáticas y diversos factores culturales, políticos y socio económicos», expresó Ojeda en los fundamentos la resolución que se publicó en el sitio oficial del Concejo Deliberante malargüino.
Malargüe «no cuenta con viñedos ni bodegas» sino que «se caracteriza por la cría de ganado caprino, también por actividad turística, petrolera y minera», contrastó el intendente.
«Distintos sectores del Departamento», aseguró Ojeda, fueron los que manifestaron «preocupación por el nivel de violencia generado en la capital provincial debido a la reforma de la ley 7722, siendo Malargüe el principal promotor de esta actividad» y en función de ello «solicitaron la exclusión de nuestra anfitriona departamental en los festejos vendimiales».
Por esos motivos, el intendente decretó «la exclusión de la Municipalidad de Malargüe de participar de la Fiesta Nacional de la Vendimia, deja sin efecto al acto departamental en el cual se corona la reina de la Vendimia», y en su reemplazó decidió instituir la «Fiesta Departamental del Trabajo y la Producción», una festividad que «representaría la matriz productiva del Departamento».
Mineros
Cuando la derogación de la ley 7722 encendió la mecha de la protesta popular en Mendoza, el único departamento que se levantó a favor de los cambios fue Malargüe, uno de los distritos más extensos del territorio mendocino y que comparte gran parte de sus límites con el oeste pampeano.
La modificación de la ley 7722 -al permitir prácticas mineras que son rechazadas por los grupos ambientalistas- beneficiaría directamente a este departamento ya que la mayoría de los proyectos en carpeta se ubican dentro de su jurisdicción, principalmente en la zona cordillerana.
Mientras en toda la provincia de Mendoza se sucedían manifestaciones a favor de la ley 7722, en Malargüe hubo expresiones públicas en apoyo a la 9202, aunque no tuvieron ni la magnitud ni la visibilización pública de aquellas.
La rebelión malargüina llegó a producir un corte de rutas en los accesos a la capital provincial que duraron unas pocas horas.
El sabor a frustración que dejó el ida y vuelta de la 7722 derivó en esta nueva forma de protesta, que ataca a una de las piezas fundamentales de la idiosincrasia mendocina. (La Arena, La Pampa)