EditorialRN

En medio de la guerra EE.UU.-China, el acero insiste en pedir proteccion (I)

En medio de la guerra EE.UU.-China, el acero insiste en pedir protección (I)

El último año las exportaciones chinas de bienes fabricados con acero a América Latina crecieron 17% y los productos siderúrgicos -largos, planos y tubos-, el 12%. El recrudecimiento de la guerra comercial entre Washington y Beijing reavivó las demandas de la industria siderúrgica de América latina, que desde hace años viene denunciando la sobreproducción de acero por parte de China, en base a subsidios e incentivos, al margen de las normas que establece la Organización Mundial de Comercio.
Con las medidas arancelarias tomadas por los Estados Unidos (Sección 232) y salvaguardias de la Unión Europea y otros países como telón de fondo, la industria china del acero busca colocar sus excedentes en terceros mercados, y entre ellos los países de América latina son los que se muestran más vulnera-bles. Al menos eso es lo que afirma la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero).
En el marco de una reunión ayer en San Pablo, Máximo Vedoya, CEO global de Ternium y presidente de Alacero, hizo una presentación vía webcast, con números que muestran cómo los flujos de comercio de productos siderúrgicos chinos se reorientaron hacia la región en los últimos años.
“Cuando la Unión Europea y los Estados Unidos cierran sus mercados al acero chino, se puede ver que los productos de China llegan más a América latina”, aseguró Vedoya. En ese contexto, la industria regional enfrenta importantes desafíos en relación a China pero, al mismo tiempo, tiene ante sí la oportunidad de mejorar sus exportaciones a los Estados Unidos.
“La guerra comercial EE.UU.- China recién comienza pero para la industria siderúrgica latinoamericana es algo bueno porque nos deja competir en Estados Unidos en igualdad de condiciones”, consideró el experto. - ¿Qué medidas pide la industria del acero en la región para proteger su mercado?, preguntó El Cronista.
- “Si China quiere ganar mercado a base de subsidios, América latina tiene que reaccio-nar, si no se van a perder empleos en la región”, advirtió Vedoya. Indicó que “se han detectado más de 3000 subsidios” en China, tanto al costo de capital, como a la mano de obra y otros.
Entre 2017 y 2018 las exportaciones de productos de acero (largos, planos, tubos sin costura) desde Beijing hacia América l1atina se incrementaron 4,2%, con una suba relevante en bienes a Chile, Perú, Brasil y Colombia, mientras que en México y la Argentina hubo una baja. El mayor impacto está en productos planos, que “concentra el 72% del total y creció 10% entre esos años. En contraste, en el mismo período las exportaciones al resto del mundo se contrajeron 9,1%.
Los números varían al analizar el comportamiento de las exportaciones indirectas de acero, que involucran a productos que contienen acero, como autos, equipos o maquinaria. Allí se observa un incremento del 11,3% a todo el mundo, mientras que los envíos a América latina aumentaron 16,6% entre 2017 y 2018. La tendencia en los primeros meses del año se mantiene en los mismos términos.
En este contexto, Brasil es un caso emblemático, con importaciones de bienes chinos que pasaron de 7,7 M de toneladas en 2017 a 10,6 M el año pasado, 37,6% de suba. En cuanto a México, el incremento interanual fue de 25,3%. Así, entre ambos países capturan un 56% de las importaciones de la región. Sólo la Argentina presenta una baja en las importaciones de productos siderúrgicos de China, con un 16,6%, aunque no hay que olvidar la incidencia que aquí tiene la fuerte caída de la actividad. (El Cronista, Buenos Aires, 15/05/19)