EditorialRN

Piden permiso para explorar uranio

Piden permiso para explorar uranio

Santa Cruz. La empresa Sophia Energy espera lograr los permisos ambientales, evaluación de antecedentes y trabajos necesarios para poder explorar en la zona de Laguna Sirven. La minera se basa en los estudios del CNEA y asegura que en la zona hay “mucho potencial” para una explotación que sería sólo superficial. Cabe recordar que ya hubo intentos anteriores y estos fracasaron por falta de licencia social.Piden-permiso-para-explorar
Mientras en el país se debate y se busca el desarrollo de la explotación de uranio para potenciar el desarrollo nuclear, en Santa Cruz el tema ha sido largamente debatido.
Días atrás, en declaraciones al portal especializado El Inversor, Guillermo Re Khul, al frente de Sophia Energy, confirmó que la empresa está abocada a la gestión de los permisos ambientales, la evaluación de antecedentes y los trabajos necesarios para explorar el norte de la provincia de Santa Cruz.
“Esta zona era muy conocida desde hace mucho tiempo y el uranio es superficial, así que la potencial extracción del uranio está dentro de los primeros 3 metros de profundidad. Son yacimientos de baja ley, pero de gran extensión. Sabemos que hay uranio, los antecedentes de la CNEA son muy alentadores porque prospectó el área hace unos 20 años atrás”, planteó.
Pero todavía no hay confirmaciones. De hecho, el ejecutivo sostuvo que “suponiendo que nos dieran las autorizaciones, sería ideal empezar a explorar la próxima temporada estival y para ello tenemos estimada una inversión de u$s 2 M, destinada a una primera etapa que puede incluir dos campañas”, dando cuenta de que aún no han sido autorizados para explorar.
Sophia Energy tiene los derechos mineros en unas 100.000 has. que cubren aproximadamente el 80% de los sectores más prospectivos de la cuenca uranífera, ubicada en los alrededores de Laguna Sirven. El yacimiento es del tipo calcrete, es decir que el mineral se presenta dentro de un material arenoso y de gravas poco consolidado.
Según Re Khul, “en este momento el uranio todavía está en valores bajos, pero su precio sigue siendo razonable para un mercado internacional. Acá el tema son los costos argentinos en cuanto a exploración y producción”.
Demanda en expansión
Cabe recordar que recientemente el Gobierno nacional firmó acuerdos con la República Popular de China para la construcción de 3 nuevas centrales nucleares, a fin de expandir la oferta de energía eléctrica y diversificar la matriz energética del país, lo que elevará la demanda de uranio en el país.
En la actualidad la Cámara Argentina de Uranio (CADEU) se compone de cinco empresas asociadas -Blue Sky Uranium Corp., Cauldron Minerals Ltd., U308 Corp., Calypso, Sophia Energy- que proyectan extraer uranio en los próximos años, dependiendo de las condiciones de mercado y de la licencia social. Dos de ellas están reevaluando si continúan o no con la exploración de uranio.
Pese a la demanda, los empresarios reconocen que “luego del desastre de Japón, el precio del uranio cayó en el mercado internacional y, como consecuencia, los presupuestos de exploración se vieron afectados, sobreviviendo aquellas empresas que tenían los proyectos más avanzados”, dijo Hugo Bastias, presidente de CADEU, al tiempo que resaltó que “como resultado de la crisis financiera internacional, las compañías deben tener un proyecto viable, es decir, un volumen mínimo de 10 millones de libras de uranio, cuya extracción y minado resulte rentable en un modelo de costos y beneficios, además de mostrar en su flujo de caja una recuperación de la inversión inicial en 2 a 3 años. Sin estas condiciones es muy difícil que el mercado financiero invierta en los proyectos, a pesar de que el precio del comodity muestra una leve, pero constante suba desde finales del año 2014”.
Licencia social
Bastias consideró que “CADEU debiera colaborar en un proceso que tiene que iniciar el Estado, enseñando que no hay riesgos con una explotación de uranio, como no hay problema con una planta nuclear o con una fábrica de combustible nuclear. El pueblo lo va a empezar a aceptar y la Cámara podrá hacer programas en conjunto, pero si no existe una política definida al respecto, las actuaciones nuestras son aisladas. Nosotros podemos llegar a conseguir la licencia social en un caso puntual, pero no sé si tendremos suerte en todos lados. Tendría que ser algo conjunto, Estado nacional, provincial y empresas. Con la CNEA lo hemos planteado, pero hay provincias más permeables que otras”. Por su parte, Guillermo Re Kuhl sostuvo que “sociológicamente la palabra uranio implica algo fuerte, porque la gente imagina radiaciones y cosas complejas. Debe tener un trabajo social mucho más intenso a nivel educativo que el resto de los minerales, pero también depende de la provincia donde se realice la exploración. Depende del Estado esta tarea, porque el ente que estuvo relacionado con la exploración ha sido la CNEA y tuvo conflictos no resueltos, sobre todo en Mendoza”.
Cabe recordar que años atrás hubo un intento de avanzar en este emprendimiento en Laguna Sirven, pero las comunidades originarias y un sector de la sociedad alzaron su voz en contrario. Desde entonces están paralizados todos los emprendimientos que tengan que ver con la explotación de uranio y, de hecho, también hay leyes sancionadas en ese sentido. (La Opinión Austral, Santa Cruz, 21/04/15)