EditorialRN

Respiro para naftas: cayo un 7% el precio del petroleo

Respiro para naftas: cayó un 7% el precio del petróleo

La cotización internacional del petróleo tuvo ayer descensos importantes. El barril de petróleo Brent, que es el de referencia en la Argentina, cerró en el mercado de Londres a u$s73,40, con una caída de u$s5,43, o el 6,88%, con relación al cierre del día anterior. En Nueva York, el barril de WTI se desplomó un 5,03% y terminó en u$s70,38.
Los analistas internacionales atribuyeron la disminucinafta-subioón a que Libia reanudó las exportaciones de crudo, tras varias semanas de conflictos internos, y a que los inversores presumen que la tensión comercial entre EE.UU. y China derivará en menor actividad económica en los próximos meses.
La noticia implica un relativo alivio para los precios de los combustibles en el mercado local, que volvieron a estar liberados a partir del 1 de este mes y en consecuencia dependen del valor del Brent y del tipo de cambio.
Las petroleras locales calculan diariamente el precio del crudo que trasladan a los consumidores de acuerdo con la cotización internacional y al valor del dólar, y éste último se mantuvo estable en las últimas jornadas, aun con la leve alza verificada ayer.
Estos dos elementos restan presión sobre los precios locales o por lo menos no añaden más retraso al 19% que, según los cálculos empresarios, todavía falta trasladar a los surtidores, después de los aumentos de la semana pasada y de ésta.
Ayer Axion, siguiendo el mismo criterio utilizado por YPF durante el fin de semana, aplicó un aumento del 1% en sus precios, de modo que ambas refinadoras quedaron con subas del 6% en nafta súper y gasoil y del 9% en los productos premium desde principios de este mes.
Las petroleras aspiran a ir produciendo cambios en los precios hasta que éstos vuelvan a estar alineados con los internacionales, y se ubiquen en los mismos niveles de Chile y Brasil, como ocurrió hasta abril.
Sin embargo, y aunque parecen contar con aval oficial para esa decisión, sigue habiendo dificultades de abastecimiento en el segmento mayorista que afectan sobre todo a las estaciones sin bandera. Se empieza a notar, además, que crece la disparidad de precios entre Capital Federal y las provincias, con aumentos mayores en éstas últimas.
El escenario se completa con faltantes de nafta súper y gasoil común en las estaciones. Esto es atribuido por las empresas a que el consumo de combustibles premium dejó de crecer como lo venía haciendo hasta abril con tasas del 8% promedio, porque hay un desplazamiento hacia las variedades más económicas. En cambio, representantes de los estacioneros afirman que en algunos casos les entregan más productos premium que comunes.
En apariencia, estos problemas se mantendrán hasta que las petroleras hayan podido aplicar el retraso que reclaman. En el trascurso, que pueden ser 4 ó 5 meses, no hay todavía seguridad sobre el valor del tipo de cambio, y el precio del petróleo puede volver al alza y convertir en efímera la caída de ayer.
De hecho, el mercado internacional seguirá tensionado por la exigencia de Donald Trump para que en noviembre los gobiernos europeos dejen de comprar crudo a Irán, dentro de su proyecto de restituir las sanciones comerciales a ese país. Y por esta razón hay quienes estiman que el precio internacional sobrepasará u$s80 apenas en setiembre. (Ambito Financiero, Buenos Aires)