EditorialRN

Escombrera: la empresa avanza con el retiro y Mineria pide mas informes

Escombrera: la empresa avanza con el retiro y Minería pide más informes

El juez federal Leopoldo Rago Gallo ya tiene en sus manos el primer informe semestral del Ministerio de Minería sobre el retiro que la minera chilena Los Pelambres está haciendo de la montaña de escombros que armó en tierras calingastinas. Fue el magistrado el que ordenó la remoción, la cual comenzó a ejecutarse en enero. La repartición provincial señaló en su escrito que la propia empresa destacó que al 10 de junio ha removido casi un millón de toneladas de rocas, lo que va a tono con lo pautado. Si bien en la cartera minera no dudan de los datos, en la presentación le indican al titular del tribunal que la compañía debería incluir una topografía del terreno para conocer con mayor exactitud la cantidad de material que hay en la escombrera y lo que se va sacando progresivamente, indicaron fuentes calificadas. Según los cálculos, la escombrera tiene 43 millones de toneladas. Es decir, buscan más precisión, pero será el juez el que deberá resolver si le hace lugar al planteo.
No es lo único, ya que Minería también solicitó que Los Pelambres debería presentar un modelo hidrogeológico que determine el comportamiento de todo el sistema hídrico del lugar (vegas, lagulugar-del-traslado-escombrenas) y la permeabilidad o no del suelo. El objetivo es contar con esos estudios para tener en cuenta las obras preventivas que haya que hacer durante la remoción, indicaron las fuentes.
El retiro de la escombrera es una experiencia nunca vista en el escenario minero internacional. Y todo se debe a que Los Pelambres sacó las rocas de la mina que tiene en Chile y las depositó desde 2007 a 2012 en suelo calingastino sin autorización argentina. El escándalo estalló en 2014, luego de que la empresa Glencore, propietaria del proyecto de cobre El Pachón, en donde se dejaron los escombros, demandara a la compañía trasandina por la maniobra. Un año después hizo la denuncia en el juzgado que conduce Rago Gallo, quien apretó el acelerador y ordenó el retiro, luego de un pedido del fiscal federal Francisco Maldonado y de Fiscalía de Estado de la gestión uñaquista.
La extracción arrancó en enero y según la información oficial, Los Pelambres tiene una flota de seis gigantescos camiones, de los cuales, utiliza cinco, con una capacidad de 100 toneladas cada uno. De acuerdo a la cantidad de viajes, la empresa retira 6.700 toneladas por día y al 10 de junio sacó 946.822 toneladas. Según lo programado, a fin del mes pasado tendría que haber sacado 1.000.000, lo que va a tono con lo dispuesto en el plan de ejecución que presentó en la Justicia Federal. La empresa además cuenta con una excavadora, una topadora, una motoniveladora y un camión cisterna para regar caminos y mitigar el polvo durante la remoción. El recorrido de los residuos es desde la escombrera Cerro Amarillo (del lado argentino) a las que Los Pelambres tiene en Chile, como la que se llama Hualtatas.
Según estableció en el esquema de trabajo, Los Pelambres tiene cinco años y medio para sacar la escombrera, más uno de prórroga ante contingencias climáticas y laborales. Por ese motivo, la misma empresa informó que sumará a su flota otros 10 camiones, pero de 240 toneladas cada uno para intensificar las tareas. (Diario de Cuyo, San Juan, 11/07/18)