EditorialRN

Aranguren pidio terminar “con el despilfarro” que significa utilizar energia contaminante

Aranguren pidió terminar “con el despilfarro” que significa utilizar energía contaminante

(Por María del Pilar Assefh) Ante sus pares del grupo de países más desarrollados y con la cordillera como marco, el funcionario dijo que es fundamental entender el real costo de la energía.
Un despilfarro. Con esas pala- bras definió el ministro de Ener- gía y Minería, Juan José Arangu- ren, al consumo de energía en la Argentina, al abrir el Foro Lati- noamericano de Energía 2018, que organiza el World Energy Council (WEC) en San Carlos de Bariloche, en elmarco de las reu- niones de energía del G20. Luego, y en un intercambio con periodistas, el funcionario amplió: “Hoy el desarrollo eco- nómico y el consumo de energía no están corriendo de manera paralela. Se está produciendo una disminución de la intensi- dad energética –que es la canti- dadde energía por unidadde de- sarrollo que estamos consu- miendo– y esto es consecuencia de equipos (electrodomésticos), pautas y conductas más eficien- tes. Esto es algo en lo que vamos a ir avanzando a medida que va- yamos reconociendo el real cos- to de la energía”. Otro elemento que podría caracterizarse como un despilfarro, y uno que contamina el ambiente, en palabras de Aranguren, es el uso de combustibles líquidos para producir energía eléctrica. “Esto es lo que tenemos que disminuir lo más rápido posible”, enfatizó, en relación con la transición que debe encarar el país. Y es justamente este concepto –el de transiciones energéticas– el eje con el cual se está trabajando en las reuniones de G20 que están teniendo sede en el hotel Llao Llao de esta ciudad. Ayer, los encuentros fueron del grupo de trabajo, y hoy y mañana se realizará la reunión de Ministros de Energía de las 20 economías más importantes del mundo (representativas de más del 77% del consumo energético y más del 80% de la capacidad renovable a nivel global). Entre los funcionarios que dirán pre-ente se incluyen Thorsten Herdan, director General de Política Energética de Alemania; Yoji Muto, ministro de Estado de Economía, Comercio e Industria de Japón; Rick Perry, secretario de Energía de Estados Unidos; y James Gordon Carr, ministro de Recursos Naturales de Canadá. “Todos los países están transitando un camino de energías menos limpias a energías más limpias”, señaló Aranguren en relación con las conversaciones que tendrán lugar en estos días. E hizo foco en lo local: “El primer objetivo es tratar de evitar el consumo de hidrocarburos líquidos y de carbón. Esto vemos que lo vamos a conseguir en un par de años más. Y, obviamente, a medida que avancemos, vamos a ir eliminando el LNG importado. En realidad, lo que es- tamos haciendo es reducir las semanas, los meses del año en que estamos obligados a consumir líquidos o gas importado”.
Subsidios a la baja
Dentro del esquema de eficientización de la matriz energética nacional se incluye, como se sabe, la eliminación de los subsidios, que, en el momento en que Cambiemos asumió el Ejecutivo nacional, ascendían al 3,3% del PBI, esto es, a valores actuales, unos u$s 15.000 a 16.000M. Hoy, este monto se redujo aproximadamente a la mitad, pero se mantienen algunos que se destinan a la producción. “En este momento, el único subsidio a la producción, aunque yo prefiero llamarlo incentivo, más que subsidio, está vinculado a la explotación de gas no convencional”, dijo al respecto. ¿Sus destinatarios? “Aquellas empresas que estaban en una etapa de piloto, estudiando cuál es el mejor desarrollo, de modo de generar condiciones para que pasen más rápido del piloto al desarrollo”. Se trata de subsidios de cuatro años, con un precio del gas de u$s 7,5 el millón de BTU que garantiza el Gobierno para este año, u$s 7 para 2019, u$s 6,5 para 2020 y u$s 6 para 2021. “Después, desaparece”, asegura.
También en el marco de las políticas de reducción de subsidios fósiles, hoy, la Argentina firmará con el gobierno de Canadá diversos acuerdos de cooperación técnica, uno de los cuales se basa en un compromiso para hacer lo que se conoce como una revisión entre pares (o peer review) para discutir los subsidios que los dos países están utilizando. El objetivo, en la voz del ministro: “Ver cómo son, qué tenemos, para qué los aplicamos, y así colaborar en lo que significa la reducción de los fósiles en el consumo y en la producción”.
Recuperar posiciones
“En 2022, la producción de gas en la Argentina ya va a ser superior a la necesidad de importación. Vamos a estar exportando más de lo que estamos importando”, prometió Juan José Aranguren. De todos modos, antes de lograr la balanza comercial positiva del gas, en palabras del ministro de Energía y Minería, se llegaría a la del petróleo. “Está aumentando la producción, específicamente en Vaca Muerta y seguramente en 2020 vamos a estar en condiciones de recuperar una posición exportadora”, anticipó.
El ministro, además, confirmó que la cuarta y quinta centrales nucleares, de momento, no siguen en carpeta. “Los proyectos respondían a un memorándum de entendimiento que se había firmado en 2014 con China. Ahora, la actual situación fiscal que tiene la Argentina nos obliga a ser prudentes. Por lo tanto, le hemos propuesto al gobierno chino suspender, postergar, estos desarrollos. No estamos, en este momento, en condiciones de hacer una inversión de un orden de magnitud de entre u$s 14.500 y 15.000 millones‘, puntualizó Aranguren, quien también hizo referencia a la anticipada reglamentación de la Ley de Energía Distribuida: “Ya la tenemos terminada. Estamos haciendo algunas consultas con las provincias, para que, cuando les pidamos la adhesión, tengamos una adhesión rápida. Es una cuestión de semanas, no más”. (El Cronista, Buenos Aires)