EditorialRN

El Bundesbank apuesta por mostrar a los alemanes que su oro es real

El Bundesbank apuesta por mostrar a los alemanes que su oro es real

Si en Alemania existen dudas sobre la autenticidad de su oro, el banco central está haciendo todo lo posible para disiparlas.
En enero de 2013, el Bundesbank (banco central de Alemania) declaró su intención de repatriar 674 toneladas de sus reservas oficiales de oro a suelo alemán para el año 2020. En agosto del 2017, tres años antes del calendario establecido, anunció que el objetivo estaba cumplido.
En los últimos cinco años, las autoridades alemanas han repatriado oro almacenado en Nueva York, Londres y París. De la capital francesa llegó un envío de unas 374 toneladas de oro que estaban almacenadas en las bóvedas del banco central de Francia. Esta reserva alemana en Francia floreció durante las décadas del conocido como milagro económico alemán, posterior a la Segunda Guerra Mundial. Entonces, el Bundesbank decidió transformaba los superávits comerciales en oro físico y los depositaba en la capital francesa.
Así que en la actualidad, una vez realizadas las tareas de traer el oro, el banco central alemán se esfuerza para transmitir esta tarea a sus ciudadanos. Para eso, el Bundesbank de Alemania inaugura una exposición, de casi seis meses de duración, dedicado exclusivamente al oro. Los asistentes pueden, entre otras cosas, admirar los lingotes de oro y monedas más interesantes en la colección del banco central. Además, el banco también va a publicar, en los próximos días, un libro sobre “El oro de los alemanes”. Carl-Ludwig Thiele, miembro del consejo del banco central aleman, responsable en su momento de anunciar el regreos del oro a Alemania y de supervisar “la autenticidad, pureza y peso” de los lingotes importados, celebra estas iniciativas. Del libro señala que, “por primera vez vamos a poder mostrar a los lectores los lingotes de oro de una manera tal como si estuvieran en sus manos”. Y en la inauguración de la exposición aseguró a los asistentes que “que el oro de los alemanes se almacena y administra bajo los más altos estándares” y que “eso seguirá siendo así en el futuro”.
Alemania posee las segundas reservas mundiales de oro después de Estados Unidos, con 3.378 toneladas o 270.000 lingotes de 12 kilogramos de peso cada uno. Tras las últimas repatriaciones de oro, unas 1.710 toneladas –el 50.6%- están sitas en Frankfurt, y el resto permanece en Nueva York -1.236 toneladas- y Londres, que custodia 432 toneladas. (Oro y Finanzas, España, 16/04/18)