EditorialRN

El calor fuerte seguira hasta el sabado y trabajan contrarreloj por los cortes de luz en la zona sur porteña

El calor fuerte seguirá hasta el sábado y trabajan contrarreloj por los cortes de luz en la zona sur porteña

El combo del verano que incluye calor agobiante y cortes de luz volvió hoy con fuerza en el área metropolitana. Se registraron 36.7° de temperatura real y 39.9 grados en la Ciudad, donde se vivió el día más caluroso del 2018. A esto se le sumaron los más de 125 mil usuarios que no pudieron contar durante varias horas con energía eléctrica, sobre todo en la zona sur porteña. Pero el calor por estos días no es sólo patrimonio de los porteños, que siguen con la alerta naranja. Hubo 16 provincias con temperaturas arriba de los 35 grados, y en todo el país, excepto en Tierra del Fuego, el termómetro superó los 30°. Hasta Puerto San Julián, en Santa Cruz, clavó 30,6. Pasadas las 15 horas Capital Federal era un horno con 36,7 de temperatura real, igualando la marca del 4 de enero. Los problemas con el suministro de luz se dieron sobre todo con usuarios de Edesur, en los barrios porteños de Liniers, Pompeya, Villa Soldati, Caballito, Constitución, Flores y Villa Lugano. En diálogo con Clarín, desde la compañía habían indicado que por lo menos hasta las 17 "unos 30.000 usuarios" de esos barrios estarían sin servicio. Sin embargo, pasadas las 16, el sitio del Ente Nacional de Regulación de Energía informó que más de 122.000 usuarios de esa distribuidora no tenían luz. En tanto, unos 4.000 clientes de Edenor se encontraban a la misma hora sin energía eléctrica. Los cortes programados en esos barrios —afirmó Edesur— estaban relacionados al incidente ocurrido la semana pasada, cuando una tunelera ajena a la compañía dañó una línea de alta tensión que une el corredor Ezeiza - Perito Moreno, en Villa Soldati. Según explicaron voceros de la compañía en aquel momento, los trabajos de reparación llevarían "varios días". La empresa concesionaria asegura que "el 90 por ciento" de los clientes sin servicio es por cortes preventivos y rotativos para "superar" ese accidente provocado por la tunelera. Hoy le dijeron a este diario que prevén terminar con las reparaciones el próximo lunes. Mientras tanto, para paliar las dificultades hemos instalado 28 equipos grupos electrógenos grandes que hasta hoy permitieron que los usuarios recibieran el servicio habitual", explicaron. "No es ola de calor lo que estamos viviendo, pero sí es un período de altas temperaturas sobre todo porque en algunos lugares las mañanas son frescas", le explicó a Clarín el difusor del Servicio Metereológico Nacional, Ignacio López Amorín. Y aclaró que el "alerta naranja tiene techo y no pasará a rojo ya que este sábado descenderán las temperaturas". De todos modos la baja en el termómetro no será tan fuerte. "Por ejemplo de 36 podrá bajar a 30 o de 35 a 28. Es decir que las máximas serán más normales", agregó el meteorólogo. (Clarín, Buenos Aires)