EditorialRN

Productividad chilena volveria a crecer en 2018 despues de cinco años de caidas

Productividad chilena volvería a crecer en 2018 después de cinco años de caídas

La anunciada recuperación para 2018 no sólo llegaría al crecimiento económico, sino que también a la productividad del país. De acuerdo a una proyección de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), la Productividad Total de Factores (PTF) se elevaría 0,5% en 2018, tras registrar caídas desde 2013.

El informe precisa que el efecto neto que causará el aumento de la productividad en el PIB durante 2018 permitirá una expansión de la economía chilena de al menos 3% este año desde el 1,8% promedio registrado entre 2013-2017.

Incluso, la CCS estima que en un escenario de análisis más conservador también se ratifica el cambio de tendencia en la productividad al alza, lo que permitirá un piso mínimo de crecimiento del PIB de 2,5% en 2018.

Lo anterior, se alinea a las mejores proyecciones de expansión de la economía chilena para este año por parte de Hacienda (3%) y del Banco Central (2,5%-3,5%). Positivas expectativas que desde ya se ven afianzadas por los mejores resultados de crecimiento de fines de 2017. De hecho, el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) de noviembre sorprendió con un crecimiento de 3,2% y alcanzar su mayor avance desde febrero de 2016.

La gran influencia minera

El análisis de la Cámara destaca que la caída de la productividad que habría tenido el país entre 2013 y 2017 se ha debido en parte importante a “los dramáticos ajustes” en la productividad de minería, que ha sido golpeada por diversos factores, entre ellos, la caída en las leyes del cobre.

Sin embargo, agrega que ese proceso estaría entrando en una fase de estabilidad. “De acuerdo a nuestros cálculos, la PTF del sector minero habría caído sólo 1,4% en promedio los años 2016 y 2017, en lugar del descenso de 10% entre 2007 y 2013. Hacia 2018 prevemos que este proceso continuará mejorando”, acota el estudio.

Para el gremio, la recuperación de la productividad del país estimada para 2018 y 2019 se relaciona con la normalización en la productividad del sector minero y los encadenamientos positivos que tiene sobre el resto de la economía.

La CCS también explica la recuperación de la productividad del país con un aumento en las dotaciones de los factores productivos, como el stock de capital y el trabajo, en sectores con mayor rendimiento competitivo, tales como el comercio, servicios, construcción y sectores manufactureros exportadores.

Esto último es planteado por la Cámara como un desafío importante para que la productividad continúe por un sendero positivo los próximos años. “Hacer repuntar el crecimiento del stock de capital requiere de aumentos sostenidos en la inversión en áreas competitivas y en forma eficiente. Por el lado de factor trabajo, es importante la creación de nuevas ocupaciones asalariadas o provenientes de emprendimientos asociados a innovación”, apunta el informe.

Finalmente, la CCS señala que la tendencia decreciente de la productividad no es un fenómeno exclusivo del país, sino que también es mundial. Sin embargo, también indica que el fenómeno local se ha manifestado en forma mucho más agresiva. Si en los países de la OCDE, la productividad aporta 0,5 puntos en promedio al crecimiento del PIB, en Chile restó 0,3% según la última oficial correspondiente a 2016.

George Lever: “Nuestros cálculos indican un cambio de tendencia en la productividad minera”

¿Cuál es la cifra de crecimiento de la productividad para la minería que ustedes manejan para 2018?

Nuestros cálculos indican un cambio en la tendencia de la productividad minera, desde valores fuertemente negativos a marginalmente positivos del orden de 0,1%. Las proyecciones de crecimiento del PIB de la minería se sitúan también en área positiva.

¿Y cuáles son los principales factores que impulsarán la mejora de ese sector este año?

Entre los factores, se encuentra el proceso de normalización de la productividad minera luego de un extenso período de bajas, así como el avance tecnológico asociado a las nuevas inversiones del sector y a una mayor madurez del ciclo de absorción de nuevas tecnologías digitales en la actividad. El desarrollo de nuevas áreas de extracción, como el mineral de litio, agregará un nuevo impulso a la productividad, aunque su impacto está limitado por su bajo peso relativo frente a los segmentos tradicionales.

En ese contexto, ¿cómo se prevé la reactivación de las inversiones mineras?

La expectativa es que se normalice el comportamiento de las inversiones de modo que no se repita la sobrerreacción que se produjo en el anterior ciclo de altos precios del commoditie, que puso en producción faenas poco eficientes y que en gran parte es responsable de la fuerte caída en la productividad. Si bien no se espera que la minería avance hacia altas tasas de crecimiento de su productividad, el sólo hecho de que deje caer al ritmo que lo hizo en los últimos años dará un respiro.

¿El mejor comportamiento de la PTF de la minería qué efectos tendrá en otros sectores?

Provocará un encadenamiento positivo en el resto de los sectores económicos. De esta forma, la economía no minera en su conjunto presentaría una variación positiva en su productividad del orden de medio punto porcentual, dando forma a una mejoría de la PTF hacia 2018-2019. Los sectores que más han contribuido a la productividad son principalmente el comercio, comunicaciones y servicios financieros. Los niveles de competitividad e intensidad con que están siendo impactados por los nuevos modelos digitales permite pensar que seguirán liderando los avances.(Pulso, MCH, Chile, 08/01/18)