EditorialRN

Revelan como sellaron planta de uranio

Revelan cómo sellaron planta de uranio

En la UNCuyo comenzó ayer el XII Encuentro del Centro Internacional de Ciencias de la Tierra y que se desarrollará hasta el próximo viernes.
La planta utilizada para el procesamiento del uranio extraído de las minas Huemul y Sierra Pintada (San Rafael), ubicada a tan sólo mil metros de la ciudad de Malargüe, finalmente fue saneada, sellada y tapizada en su totalidad.
En forma simultánea a los trabajos de construcción que llevaron dos décadas de planificación por parte del equipo de profesionales asignados, se sumaron mediciones específicas que a lo largo del tiempo descartaron focos contaminantes de radiación.
Las conclusiones de este abordaje científico y tecnológico en el terreno malargüino fueron expuestas ayer en la UNCuyo por los propios expertos que dirigieron los proyectos de saneamiento y medición de las denominadas “colas de uranio”.
La temática fue desarrollada en la primera de las charlas que la institución ha organizado en el marco de la XII edición del Encuentro del Centro Internacional de Ciencias de la Tierra, que tendrá lugar hasta el viernes inclusive, en diferentes espacios de la universidad y en distintos horarios.
Ayer por la tarde, en uno de los cilindros del Cicunc (Centro de Información y Comunicación de la UNCuyo), los expertos a cargo de las tareas explicaron los procedimientos aplicados en la ex planta, que dejó de funcionar en 1986.
En esta oportunidad expuso en primera instancia Juan Guillermo Díaz, ingeniero en construcciones que llevó adelante las tareas de inspección y supervisión de la planta desde 1998 para lograr contener y aislar el predio.
Luego presidió la charla Ernesto Barari, ingeniero químico responsable del área de Protección Radiológica de la Gerencia de Seguridad Nuclear y Ambiente, de la Gerencia Proyecto de Restitución Ambiental de la Minería del Uranio (PRAMU) de la Comisión Nacional de Energía Atómica.
Díaz detalló que el proyecto de restitución del complejo, que se extiende sobre una superficie de 42 hectáreas, se inició en 1997 cuando se comenzó a trabajar en la declaración de impacto ambiental en la zona. Se realizó una obra de gran magnitud, que comenzó con el desmantelamiento, demolición de equipos y estructuras que se combinaron a tareas de descontaminación del área y acondicionamiento.
En total fue necesario tratar 700 mil toneladas de material y 500 metros cúbicos de residuos que quedaron como resabios del tratamiento realizado al uranio que era extraído de la mina subterránea Huemul (en un 30%) y Sierra Pintada, San Rafael (en un 70%).
Con el financiamiento del Banco Mundial, se realizó por ejemplo, una estructura destinada a lograr el drenaje semi perimetral y se concretó la construcción -por etapas- de un esquema de talud encapsulado, de manera de “atrapar” las colas de mineral.
También se llevaron adelante tareas destinadas a medir el PH en el suelo cada mil metros cuadrados. “Fue necesario gestionar 10 mil metros cúbicos de escombros”, detalló Díaz a medida que avanzaba su exposición con ilustraciones, detalles con datos y fotografías que dan cuenta de las complejas labores que se necesitaron en este sitio.
Para resguardar la salubridad de las aguas, en 1998 hubo que cambiar la dirección de las hijuelas de riego. Hacia 2016 se inició la etapa de encapsulado, relleno y limpieza de los terrenos, etapa que culminó en junio pasado. “Podemos asegurar que la tarea se ha cumplido exitosamente”, aseguró Díaz y detalló que un próximo paso será remediar la mina Huemul ubicada a 40 kilómetros al sur de Malargüe.
Por su parte, Barari detalló las acciones realizadas para monitorear y medir en agua subterránea y superficial de la zona. También fue necesario trabajar a nivel regional, efectuando seguimientos en la Laguna de Llancanelo.
El aire, el suelo y las personas que trabajaron en el complejo también fueron monitoreadas con la idea de limitar y constatar que la emanación de radón (gas derivado del uranio) fuera inferior a la establecida en los estándares internacionales. Se instalaron 10 estaciones de medición de la concentración de radón en el sitio.
Barari destacó que “no hay impacto alguno en la población ni en el entorno”. Para ampliar las investigaciones, además se instalaron 14 estaciones de medición fuera del área involucrada y se utilizaron detectores de alta tecnología. Para trabajar de manera exhaustiva en el territorio, fue necesario además efectuar una demarcación de cuadrículas de 20 metros cuadrados y se llevó adelante una toma de muestras en los suelos para ser analizadas en laboratorio.
“Los valores promedio para el suelo en las áreas gestionadas son menores en relación a los estándares internacionales fijados”, detalló Barari y profundizó su explicación son detalles técnicos y científicos.


Jornadas
Hoy Desde las 9 en el Cicunc habrá conferencias y charlas de destacados académicos, científicos y especialistas. A las 14.30, en el Aula 21 del BACT se desarrollará el Taller "Ambiente y Recursos Naturales coordinado por Alberto Vich (UNCuyo, Conicet) y Marcela Servant (CNEA). Por la tarde habrá 12 charlas y 3 conferencias, sobre cambio climático y el medio ambiente

Mañana. Entre las charlas previstas se destaca la del expositor Andrés Rivera (CECs-Chile) que brindará la conferencia "Hidrología subglacial antártica: descubrimiento del lago subglacial CECs".
(Los Andes, Mendoza, 14/11/17)