EditorialRN

Yacimiento Carboniferos de Rio Turbio

Yacimiento Carboníferos de Río Turbio

Una noticia que pasó prácticamente desapercibida es que Parques Nacionales será la autoridad de aplicación de un nuevo sistema gigante de áreas marinas, que llegaría hasta el 10 % de nuestra superficie oceánica. Mediante diversos instrumentos internacionales, Argentina se había comprometido a proteger su platafor-ma, pero hasta ahora sólo el 3 % estaba bajo esta categoría. Bajo el lema “Llegó la hora del mar”, una coalición de once ONGs impulsó una intensa campaña para que se creen cinco parques nacionales en nuestro océano, lo que parece que se plasmará en la realidad más temprano que tarde. Pablo Borboroglu, el investigador del Conicet y mayor experto en pingüinos del país, señala que la experiencia internacional demuestra que las áreas protegidas en el mar terminan “beneficiando” a las zonas colindantes por su producción biológica. Ese fue, por ejemplo, el caso registrado en Perú. “Nuestro mar es una de las plataformas más amplias del mundo y tiene características únicas”, dice. “Si el océano está en condiciones saludables, es más productivo”, agrega. Todos los países con litoral costero están avanzando hacia la protección del océano. No nos quedemos atrás.
¿Chau carbón?
La producción mundial de carbón bajó un 6,2%, la caída anual más importante de la historia, según señala el informe anual del sector realizado por BP. A pesar de los esfuerzos de Donald Trump por revivir esta industria sucia, y contaminante como ninguna otra, esta parece en una decadencia estructural e inevitable. En el Reino Unido, el consumo de carbón bajó a niveles comparables a los de la revolución industrial, cuando se puso de moda este tipo de combustible. ¿La razón? Gas shale y, obviamente, las energías renovables. Deberían tomar nota en Río Turbio. (Clarín, Buenos Aires, 16/06/17)